Nota del editor: Alyssa Milano es actriz, activista y productora. Aparece en la comedia negra de Netflix "Insatiable". Milano es también el fundador de #NoRA, un colectivo de más de 50 artistas y activistas, centrado en luchar contra la cultura de la violencia armada a través del arte y contrarrestar la influencia del lobby de armas en el sistema político estadounidense. Las opiniones expresadas en este comentario son suyas. Ver más artículos de opinión en CNN en Español.

(CNN) - Si se debe creer a la profesora Christine Blasey Ford, y creo que se debe, Brett Kavanaugh es un depredador sexual.

Si hay que creer a muchas mujeres y creo que sí, Donald Trump es un depredador sexual.

Tanto Kavanaugh como Trump han negado las acusaciones contra ellos. Deseo muy profundamente que la presunta violencia sexual (y la crueldad general hacia aquellas que son vulnerables) cometida por aquellos que visten el manto del Gobierno de nuestra nación comenzara y terminara con estos dos hombres. No es así. Existe en todos los niveles de nuestras instituciones nacionales, e incluso en las agencias que trabajan en nombre de nuestro Gobierno y que tienen la tarea sagrada de cuidar a los niños.

MIRA: Alyssa Milano explica por qué no denunció el abuso sexual del que fue víctima hace 30 años

Hasta que eliminemos la institucionalización de la violencia sexual y el abuso infantil en nuestro gobierno, demasiados continuarán siendo víctimas, algunos en nuestro nombre, bajo la falsa premisa de proteger nuestras fronteras.

Escondido detrás del resplandor de las cámaras apuntadas hacia el juez Kavanaugh, se encuentra la difícil situación de los niños inmigrantes en Estados Unidos. Un artículo del New York Times recientemente contó la historia de cientos de niños inmigrantes de todo el país que fueron trasladados a una ciudad llena de carpas dirigida por el gobierno en Texas, bajo la cobertura de la oscuridad. No hay escuelas. El acceso a los servicios legales es limitado y, con frecuencia, los niños se ven obligados a representarse a sí mismos en el tribunal de inmigración.

Casi 70 días después de una orden judicial que exige que los niños inmigrantes se reúnan con las familias de quienes fueron separados, cientos aún languidecen en los refugios administrados por Southwest Key. Cientos más que llegaron sin padres también están a su cargo.

Como una de las organizaciones más grandes encargadas del cuidado de niños inmigrantes separados de sus familias por la cruel e innecesaria política de separación familiar del régimen de Trump, Southwest Key ha recibido más de 1.500 millones de dólares de los contribuyentes en la última década, incluidos casi 500 millones solo este año para albergar a más de 1.500 niños en varios estados. Sus acciones se llevan a cabo en nuestro nombre, utilizando nuestro dinero.

Una y otra vez, Southwest Key y otras organizaciones encargadas del mismo servicio cruel han sido acusadas de delitos contra niños: violencia sexual, abuso y negligencia.

En Arizona, Levian Pacheco, un exempleado de Southwest Key, fue condenado por abusar sexualmente de varios niños a su cuidado. Había estado trabajando durante meses sin una verificación de antecedentes completa, se requiere una infracción de las medidas de seguridad básicas que Southwest Key debe realizar y desempeñar de manera competente. El portavoz de Southwest Key, Jeff Eller, dijo en un comunicado que el testimonio del juicio mostró que la organización actuó inmediatamente después de que se enteraron de los ataques y suspendieron a Pacheco. Otro empleado de Southwest Key en Arizona ha sido acusado de agredir sexualmente a una adolescente detenida bajo su cuidado en Arizona.

MIRA: Kavanaugh fue interrogado por la Policía tras una pelea de bar en 1985

Me gustaría poder decir que este era un problema nuevo, que no está profundamente arraigado en nuestras agencias de inmigración. No lo es. Un informe publicado en mayo por la American Civil Liberties Union detallaba las denuncias de actos indescriptibles de violencia sexual, abandono y abuso físico de niños inmigrantes al cuidado de Southwest Key y otras agencias que se remontan a casi una década. Basado en más de 30.000 páginas de documentos fechados entre 2009 y 2014, el informe incluyó acusaciones de que las piernas de una niña inmigrante de 16 años fueron separadas durante una búsqueda y sus genitales fueron tocados con tanta fuerza que la hicieron gritar. El certificado de nacimiento de otro niño inmigrante fue presuntamente perdido, y el niño presuntamente fue amenazado con abuso sexual por un hombre adulto.

En 2017, el juez Brett Kavanaugh, quien como juez de la Corte Suprema tomaría decisiones sobre los derechos corporales y la autonomía de todos los estadounidenses, disintió de un fallo de la corte de apelaciones que allanó el camino para que una adolescente indocumentada detenida obtuviera un aborto por las objeciones del Gobierno de Trump. Kavanaugh, al denunciar el fallo en el caso presentado por la ACLU en nombre del adolescente, escribió que la mayoría de sus colegas basaron su decisión "en un principio constitucional tan novedoso como erróneo: un nuevo derecho para los menores inmigrantes ilegales en la detención del gobierno de EE.UU., para obtener un aborto inmediato bajo demanda".

El estado de Arizona se ha movido para revocar las licencias de operación de todas las instalaciones de niños migrantes de Southwest Key, demasiado tarde para muchas de las víctimas de los empleados de Southwest Key.

El comportamiento sexual depredador alegado contra, y el fanatismo demostrado por, el presidente, hace que sea muy fácil entender cómo este comportamiento sigue siendo tan generalizado en nuestro gobierno. Ve a las mujeres y los inmigrantes no blancos como menos que humanos. Él ve a estas personas como nada más que objetos sobre los que puede representar sus peores impulsos, y ahora esos impulsos tienen todo el peso y el poder del Gobierno de Estados Unidos detrás de ellos.

Nuestro gobierno.

En nuestro nombre.

MIRA: Trump bromea: “¿Se imaginan si yo bebiera?”

La profesora Ford era una mujer joven cuando supuestamente fue atacada por Brett Kavanaugh. Como los jóvenes que son atacados en la industria de detención de niños de nuestra nación. Pienso en ver su testimonio la semana pasada, la forma en que su voz temblaba cuando relataba los detalles aterradores de su asalto, los años de dificultades que este asalto creó para ella, el inconfundible sonido de verdad en cada palabra que dijo, y pienso en estos niños. Pienso en el trauma que ya están experimentando por su arresto y detención en un nuevo país, que muchos de ellos sufren porque nuestro gobierno los arrancó de sus padres, que muchos se quedaron en los países de origen a los que queremos devolverlos. Y estoy aún más enferma por el trauma sexual infligido a tantos de estos niños.

En nuestro nombre.

¿Podemos dudar de que, si confirmamos a Brett Kavanaugh ante la Corte Suprema, esta mayor institucionalización de la violencia sexual no levantará su cabeza fea de muchas maneras invisibles en toda nuestra nación? ¿Como en las instalaciones donde detenemos por la fuerza a niños? ¿En mi nombre? ¿En tu nombre?

No podemos confirmar a Brett Kavanaugh. No podemos permitir que otra generación de mujeres y niños crezcan sabiendo que su Gobierno y aquellos que actúan en su nombre nos ven como menos que humanos.

No podemos permitir que Kavanaugh y Trump sean la cara duradera de quienes somos como nación.

No podemos confirmar a Brett Kavanaugh. No podemos permitir que otra generación de mujeres y niños crezcan sabiendo que su Gobierno y aquellos que actúan en su nombre nos ven como menos que humanos.

Alyssa Milano