(CNN Español) - Keiko Fujimori recibió este miércoles, en Lima, una detención preliminar de diez días por parte del Poder Judicial de Perú. El juez Richard Concepción Carhuancho dispuso la orden que restringe temporalmente la libertad de la excandidata presidencial e hija del expresidente Alberto Fujimori, como parte de las investigaciones a los aportes que recibió su partido político para la campaña electoral de 2011. Sobre la denuncia, la líder de Fuerza Popular asegura ser inocente y que es parte de una persecución política en su contra.

Sin embargo, más allá del tema judicial, que sigue su curso, una selfie de Keiko Fujimori ya detenida sorprendió este jueves y, más allá de la anécdota, puede generar consecuencias para quienes la acompañan en la imagen.

LEE: Se anula indulto a Alberto Fujimori y ordena su captura

En la fotografía aparece Keiko Fujimori en medio de dos policías, a bordo de la parte trasera de un vehículo. Una de las agentes es la que habría toma la foto.

La imagen se difundió rápidamente a través de redes sociales y numerosos medios locales la publicaron en sus sitios web este jueves.

Mientras la selfie se popularizaba más y más, el Ministerio del Interior, institución de la que depende la Policía Nacional de Perú, condenó el actuar de las dos agentes policiales.

En su cuenta de Twitter, el Ministerio del Interior dio a conocer que el ministro Mauro Medina había dispuesto que se tomen "las medidas correspondientes" para las dos policías "que aparecen en 1 foto [sic] con una persona conducida a una diligencia judicial y que viene circulando en redes sociales". CNN no ha podido comprobar los nombres de las agentes policiales en cuestión.