CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Empresas

Apple tiene un problema y no quiere hablar de ello

Por Seth Fiegerman

(CNN) — La era del rápido crecimiento del iPhone terminó hace años. Ahora Apple está haciendo un cambio para asegurarse de que no tiene que hablar tanto sobre ese problema.

En una conferencia telefónica el jueves, los principales ejecutivos de Apple presentaron sus planes para dejar de revelar la cantidad de iPhones, iPad y Mac que venden cada trimestre. Es un movimiento que sorprendió a los analistas y solo aumentó el nerviosismo en torno a un informe de ganancias mixtas.

MIRA: Tres gráficos para entender el problema de Apple con el iPhone

Daniel Ives, un analista de Wedbush, calificó el anuncio como “asombroso” en una nota para inversionistas el viernes por la mañana, particularmente porque Apple se encuentra en una “coyuntura crítica”. Dijo que Apple está tratando de compensar la desaceleración del crecimiento de las ventas por unidad al cobrar más por su línea de dispositivos.

Efectivamente, en el período de tres meses que terminó en septiembre, Apple vendió casi 47 millones de iPhones, lo que representa un crecimiento del 0% en el número de teléfonos inteligentes vendidos del año anterior. En los próximos trimestres, la cantidad de iPhones que vende Apple podría disminuir, pero probablemente no lo sepamos.

Las ventas unitarias de Mac y iPad de Apple cayeron un 2% y un 6%, respectivamente, durante el trimestre en comparación con el año anterior.

iPhone de Apple

Sin embargo, los ingresos generales de Apple siguen aumentando de un año a otro. Eso es en gran parte porque la compañía está subiendo los precios en todos los ámbitos. Apple ganó 8.000 millones más de dólares vendiendo iPhones que un año antes (cuando vendió casi la misma cantidad de iPhones).

Apple ahora no tiene uno, sino dos teléfonos inteligentes en el mercado, el XS y el XS Max, con precios que pueden superar los 1.000 dólares. Apple también introdujo recientemente iPad Pros y MacBook Air más caros.

MIRA: ¿Por qué Apple ya no quiere que sepas cuántos iPhones vende?

En la llamada con los analistas, el director ejecutivo de Apple, Tim Cook, trató de explicar la decisión de eliminar las cifras de ventas de las unidades a través de una analogía de una tienda de comestibles.

“Si usted va al mercado y empuja su carrito hacia la cajera y ella dice, o él dice, ‘¿Cuántas unidades tiene ahí?’ “No importa mucho cuántas unidades haya allí en términos del valor general de lo que hay en el carro”.

Lo que importa ahora, en otras palabras, no es necesariamente cuántos dispositivos vende Apple de un trimestre al siguiente, sino cuánto gana con los dispositivos que vende. Es una píldora difícil de tragar para Wall Street.

“La eliminación de las métricas de la unidad de informes para iPhone, iPad y Mac es significativa: la calle se obsesiona con ellos”, escribió Gene Munster, analista de Loup Ventures, en una nota el viernes.

Más que eso, la decisión una vez más genera preocupación sobre cuál será el próximo gran motor de crecimiento para la compañía más grande del mundo. Apple nunca ha revelado ventas de unidades para el Apple Watch, su nueva categoría de hardware más reciente. Y a pesar de los años de rumores sobre un Apple Car, todavía no hay nada en el horizonte.

MIRA: ¿Gana Apple con la estrategia de vender más caro?

Tanto los inversores como los consumidores conscientes de los precios se preguntarán cuánto más puede cobrar Apple por los futuros iPhones e iPads para mantener el crecimiento de las ventas. ¿La gente pagará 2.000 dólares por un iPhone?

En su lugar, Apple continúa tratando de concentrar a los inversores en el fuerte crecimiento de las ventas de servicios suplementarios, incluidos Apple Music, Apple Pay e iCloud. En el último trimestre, Apple dijo que las ventas para esta categoría alcanzaron casi los 10.000 millones de dólares, una cifra sin precedentes.

“La nueva metodología de presentación de informes es el intento de Apple de hacer que los inversionistas piensen en todo su negocio como un servicio”, dice Munster. Pero, admite que podría llevar un año para que los inversores lo acepten.

Pero incluso el éxito de los servicios de suscripción depende en última instancia de que los clientes sigan acudiendo a los dispositivos de Apple que soportan estos servicios, entre ellos el iPhone.

En algún momento, Apple tendrá que averiguar qué reemplazará al iPhone, o su motor de crecimiento podría detenerse.