CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Contaminación

Un producto químico no aprobado estuvo en su agua potable durante 10 años

Por Sara Ganim

(CNN) — Durante 10 años, algunos residentes en Denmark, Carolina del Sur, han sospechado del agua de color óxido que proviene de sus grifos. Han estado recolectando muestras en frascos y usando agua embotellada o de manantial, aunque el gobierno local y estatal les aseguran que era segura.

Sin embargo, tras una solicitud de Ley de Libertad de Información y una investigación de un año, CNN ha encontrado nueva información que puede arrojar dudas sobre esas garantías.

El gobierno estatal estaba agregando una sustancia a uno de los cuatro pozos de la ciudad, tratando de regular las bacterias de hierro naturales que pueden dejar manchas de color rojo o depósitos de óxido en el agua. La sustancia, conocida como HaloSan, no fue aprobada por la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos para desinfectar el agua potable.

LEE: La contaminación nos está volviendo tontos, dice un estudio

El alcalde de la ciudad dice que todos los pozos de la ciudad fluyen en un sistema que se distribuirá por todo el lugar.

La Agencia de Protección Ambiental (EPA) y el estado de Carolina del Sur han confirmado a CNN que ahora hay una investigación abierta sobre cómo sucedió esto, aunque ninguna entidad comentaría sobre el objetivo de la investigación o lo hallado.

No está claro cuáles podrían ser los efectos de HaloSan en las casi 3.000 personas que viven en esta comunidad rural muy unida, pero un grupo de aproximadamente 40 residentes cree que el agua es la culpable de las enfermedades que dicen que están sufriendo.

Los residentes de Denmark, en Carolina del Norte con confían en el agua que sale de sus grifos. En la foto, Eugene Smith sostiene una botella con agua que, asegura, salió de su grifo.

El producto químico se usa normalmente como desinfectante para piscinas y spas, pero varios expertos contactados por CNN dijeron que no pudieron encontrar otra instancia en la que se agregó a un sistema de agua potable.

Algo está claro: el estado de Carolina del Sur aprobó su uso, y no debería haberlo hecho. Fue utilizado durante 10 años.

El estado le dijo a CNN que ha estado agregando HaloSan al agua en Denmark desde 2008.

LEE: Más del 95% de la población mundial respira aire contaminado, según un nuevo estudio

Un portavoz del Departamento de Salud y Control Ambiental de Carolina del Sur dijo a CNN en un correo electrónico que creía que HaloSan estaba aprobado por la EPA para el agua potable, según la forma en que se “anunciaba” el sistema.

“La unidad de tratamiento HaloSan de Berry Systems se había anunciado como un tratamiento eficaz en el control de las bacterias del hierro y estaba certificada …” dijo Tommy Crosby, director de Relaciones con los Medios del Departamento de Salud y Control Ambiental de Carolina del Sur.

Berry Systems, los fabricantes de HaloSan, no ha respondido a varias llamadas telefónicas y correos electrónicos de CNN solicitando comentarios.

“Pensamos que era un producto químico aprobado para ser utilizado”, dijo Gerald Wright, alcalde de Dinamarca, Carolina del Sur.

Una evaluación de riesgos de la EPA de 2007 muestra que HaloSan puede ser un “irritante significativo para los ojos y la piel”. Otros efectos pueden incluir ardor, erupción cutánea, picazón, decoloración/enrojecimiento de la piel, ampollas, reacciones de tipo alérgico que incluyen ronchas / ronchas, dermatitis de contacto alérgica y sangrado. También se ha informado dolor en los ojos e hinchazón de los ojos”.

Los vecinos han llegado a usar agua embotellada hasta para cepillar los dientes de sus hijos.

Los desinfectantes entran en el programa de pesticidas de la EPA.

La EPA le dijo a CNN que HaloSan no es un producto pesticida registrado y no ha sido revisado por el programa de pesticidas de la EPA.

La EPA también dice que la dosis debe regularse cuando se usa para los fines previstos en pesticidas. En el agua potable de Dinamarca, no está claro si fue regulada o filtrada.

Joe Charbonnet, asociado de Ciencias y Políticas del Green Science Policy Institute, dijo que sin saber los niveles de concentración en el agua, es difícil saber los efectos en la salud. Dijo que le preocupa que HaloSan se use como desinfectante de agua porque podría producir compuestos que son tóxicos.

El agua embotellada también es empleada al momento de cocinar, por temor a emplear el agua que sale de los grigos.

El alcalde de Denmark le dijo a CNN que cree que ha hecho todo lo posible para asegurarse de que el agua sea segura.

“Vivo aquí”, dijo. “Uso agua todos los días. Sería extremadamente tonto si no me asegurara de que fuera segura. Me preocupo por mí mismo tanto como cualquiera se preocupa por sí mismo. No hemos sido negligentes con cualquier cosa relacionada con el agua. Aquellas personas que se quejan, descubrirán que son quejas falsas”, dijo.

El Departamento de Salud y Control Ambiental de Carolina del Sur, cuando se le preguntó sobre el posible litigio, dijo que sería “inapropiado” comentar.

Eugene Smith y Paula Brown manejan 32 kilómetros para llenar botellas con agua de manantial que puedan usar en casa.

Matt Gannon, de CNN, contribuyó a este reporte.