(CNN) - Bitcoin está contra las cuerdas nuevamente.

Su precio se desplomó más del 10% este miércoles, alcanzando su nivel más bajo en más de un año. Ahora se está negociando por debajo de los 6.000 dólares, lejos de las alturas que alcanzó durante su ascenso meteórico a finales de 2017.

Después de casi 20.000 dólares en diciembre de 2017, el valor de bitcoin se redujo en las operaciones volátiles en los siguientes meses. Pero ha disfrutado de un período de relativa estabilidad desde principios de septiembre, que oscila entre 6.000 7.000 dólares.

LEE: Compré 250 dólares en bitcoin y esto es lo que aprendí

La caída de este miércoles es un recordatorio de que las criptomonedas siguen siendo una inversión extremadamente volátil.

Si bien algunas personas han logrado enriquecerse mediante el comercio de divisas digitales, la mayoría de los inversores están demasiado familiarizados con sus cambios de precios rápidos e impredecibles.

La volatilidad proviene de cambios repentinos en el valor percibido de las criptomonedas. Al igual que los precios de las acciones, las criptomonedas se ven afectadas por la oferta y la demanda, pero las exageraciones también desempeñan un papel importante en los mercados turbios y poco regulados donde algunos inversores tienen grandes participaciones.

La volatilidad de las criptomonedas siguen dando que hablar.

Los desencadenantes, como los informes de noticias alarmantes y los rumores de una regulación más estricta de la industria pueden llevar a grandes movimientos en los mercados criptográficos.

El desplome de bitcoin este miércoles se debió en parte a las expectativas de que otra gran criptomoneda, bitcoin cash, se dividirá en dos este jueves, según Marshall Hayner, fundador de Metal Pay, un servicio de pagos de criptomoneda.

Hayner dijo que es probable que el bitcoin también se vea presionado por la esperanza de que el mercado se fortalezca antes de fin de año.

A medida que el precio de bitcoin se disparó a 20.000 dólares cerca del final del año pasado, algunos de sus impulsores pronosticaron con optimismo que podría llegar a 50.000 dólares en 2018.