Londres (CNN) - Los esfuerzos de la primera ministra de Reino Unido, Theresa May, por aprobar un acuerdo del brexit han sufrido un nuevo revés después de que España amenazara con vetar su proyecto de acuerdo de divorcio por el manejo de Gibraltar.

Madrid se ha opuesto a parte del acuerdo que cubre las futuras relaciones comerciales y de seguridad entre Reino Unido y la Unión Europea. Se insiste en que los acuerdos relacionados con Gibraltar, un pequeño territorio británico en el extremo sur de España, deben discutirse por separado.

MIRA: ¿Qué es el brexit? La guía que debes tener para entenderlo (porque a ti también te afecta)

España no respaldará el acuerdo hasta que se aclare el asunto, dijo el ministro de Relaciones Exteriores de España, Josep Borrell, luego de las conversaciones con el negociador jefe de la UE, Michel Barnier, y los embajadores de la UE.

España ha reclamado durante mucho tiempo la soberanía sobre Gibraltar, que ha sido un territorio británico desde 1713. Pero los gibraltareños, que votaron casi por unanimidad para permanecer en la Unión Europea en el referéndum de 2016, son ferozmente leales a Gran Bretaña y se han resistido a los reclamos españoles.

El borrador del acuerdo del brexit debe acordarse en una cumbre de la UE el 25 de noviembre. España no puede bloquear el acuerdo, que puede aprobarse si 20 de las 27 naciones restantes de la UE están de acuerdo. Un funcionario de la UE dijo a CNN que era probable que el problema se resolviera antes de que el Consejo de la UE se reúna el fin de semana. "Confío en que esto se resolverá antes del domingo", dijo.

Pero las objeciones de Madrid frustrarán los esfuerzos de May para que el acuerdo se realice sin problemas en la UE antes de regresar al Parlamento del Reino Unido para una votación final.

España quiere negociaciones sobre arreglos futuros para que Gibraltar sea negociado separadamente en discusiones más amplias de comercio y seguridad.

Un portavoz de May dijo que Gibraltar debería ser incluido en las conversaciones sobre la futura relación entre Reino Unido y la UE. "La primera ministra ha dejado claro que no excluiremos a Gibraltar y los otros territorios de ultramar y las dependencias de la corona de nuestras negociaciones sobre la futura relación".

MIRA: Las repercusiones para el Reino Unido tras el brexit

El ministro de Gibraltar, Fabián Picardo, dijo que la posición del gobierno español "hace poco para construir confianza mutua y confianza en el futuro".

"El lenguaje de los vetos y las exclusiones debe ser el lenguaje del pasado", agregó.

Más problemas para May

La lucha de May para salvar su acuerdo brexit bajo fuego, que provocó una serie de renuncias en su gobierno la semana pasada, se vio aún más afectada el martes por la negativa de los miembros del Partido Unionista Democrático de respaldar a su gobierno en varios votos financieros en el Parlamento de Reino Unido.

Bajo los términos de un acuerdo entre el DUP y los conservadores, los 10 miembros del parlamento de Irlanda del Norte votan con el gobierno sobre la legislación clave. La decisión del DUP de romper el acuerdo el martes por la noche fue vista como un disparo de advertencia para May.

Su apoyo es crucial si May tiene la oportunidad de impulsar su acuerdo de retirada de la UE a través del Parlamento. Pero el DUP ha criticado ferozmente el borrador del acuerdo desde que se publicó la semana pasada.

MIRA:¿Será el brexit un divorcio amargo?

El Tribunal Supremo de Reino Unido dio un golpe más a May, que se negó a escuchar una apelación del gobierno en un caso sobre si el Artículo 50, la sección del Tratado de Lisboa que desencadenó el proceso del brexit, puede ser revocada unilateralmente.

El caso, presentado por un grupo de legisladores que apoyan la permanencia en la UE, está siendo escuchado por el máximo tribunal de Escocia, el Tribunal de Sesión. El gobierno se había opuesto a la decisión del Tribunal de Sesión de remitirlo al Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas, temeroso de que una decisión exitosa en Estrasburgo animaría a los legisladores británicos a pedir que el Artículo 50 fuera rescindido.

"Estamos decepcionados por la decisión del tribunal y sigue siendo una cuestión de política firme que no vamos a revocar el artículo 50", dijo un portavoz del gobierno.

- Erin McLaughlin, de CNN, contribuyó a esta historia reportando desde Bruselas.