(CNN) – Michael Cohen, el ex abogado personal del presidente Donald Trump y ahora un testigo clave de la investigación sobre la trama rusa, tenía la impresión de que el hoy mandatario de EE.UU. le concedería el perdón presidencial a cambio de mantener su mensaje de apoyo hacia él con los fiscales federales, según informaron dos fuentes.

Después de una visita en marzo pasado a Mar-a-Lago, el club privado del presidente en Florida, Cohen regresó a Nueva York creyendo que su ex cliente lo protegería si llegara a enfrentar cargos por apegarse a la historia sobre los pagos hechos a la actriz porno Stormy Daniels para silenciarla, según una de las fuentes con conocimiento del tema. Trump también estuvo en Mar-a-Lago durante el momento de la visita de Cohen.

Otra fuente informó que después del allanamiento a la oficina y casa de Cohen, hecho por el FBI en abril de 2018, personas cercanas al presidente le aseguraron al abogado que Trump cuidaría de él. Y Cohen creyó que eso significaba que el mandatario le ofrecería el indulto presidencial si se mantenía en el mensaje. No está claro específicamente quién contactó a Cohen.

“El presidente de Estados Unidos nunca le indicó nada a Michael, ni a nadie más, sobre darle un perdón”, señaló Rudy Giuliani, abogado de Trump. “Los indultos están fuera de discusión, pero eso no limita su poder en el futuro para perdonar cualquier caso”, añadió.

Los abogados de Cohen no pudieron ser contactados para que comentaran al respecto.

Después del allanamiento a su casa y oficina, los abogados de Cohen tuvieron un acuerdo de defensa legal con Trump y su equipo de juristas. Durante ese tiempo, hubo un flujo constante de comunicación entre las dos partes, según dos fuentes familiarizadas con el asunto.

Inicialmente y de manera pública, Trump parecía apoyar bastante a su ex abogado. El día del allanamiento, el mandatario señaló que Cohen era “un buen hombre” y que la investigación alcanzó “un nivel completamente nuevo de injusticia”. Incluso, criticó a las fuerzas de seguridad, refiriéndose a la redada como “una situación vergonzosa”.

Pero en los días siguientes, relató una fuente, las cosas comenzaron a cambiar con el presidente.

Trump empezó a distanciarse de Cohen. Cuando el mandatario apareció en el programa “Fox and Friends” dos semanas después del allanamiento y dijo que su ex abogado solo hizo una “pequeña y diminuta fracción” de su trabajo legal, Cohen supo que el juego era diferente. Según una fuente, el hoy testigo se dio cuenta que las condiciones cambiaron y actuó para proteger a su familia y a sí mismo.

No se pudo establecer si Cohen compartió esta información con el fiscal especial a cargo de la investigación sobre Rusia Robert Mueller, aunque el ex abogado de Trump ha pasado más de 70 horas entregando su durante los últimos meses.

Estos desarrollos representan una inversión extraordinaria de destinos para Trump y Cohen, quien alguna vez se jactó de estar dispuesto a “recibir un disparo” para proteger a su antiguo cliente. Pero desde entonces, Cohen ha implicado a Trump bajo juramento en el esquema ilegal de dinero para silenciar a Daniels. En caso de que Cohen haya compartido esta información con el equipo de Mueller, entonces podría usarse como parte de la investigación por obstrucción a la justicia que busca determinar si el presidente trató de influir ilícitamente sobre un testigo en la investigación.

Cohen se declaró culpable este jueves de mentirle al Congreso sobre la investigación de la trama rusa. A principios de este año, también se declaró culpable de ocho cargos penales relacionados con el plan de dinero para de Daniels y el fraude fiscal de sus negocios personales.

Marshall Cohen de CNN contribuyó a este informe.