CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Crimen

Crimen

La vio por primera vez en un bus escolar: los pasos que siguió el secuestrador de Jayme Closs

Por Susannah Cullinane

(CNN) — Cuando Jake Patterson salió de su casa en Gordon, Wisconsin, por unas horas el 10 de enero, dejó a Jayme Closs escondida debajo de una cama rodeada de pesados contenedores y pesas para evitar que se fuera.

Su método para mantenerla cautiva había funcionado durante meses.

Pero ella no estaba allí cuando él regresó. La chica de 13 años había escapado, dejando huellas afuera.

Entonces, Patterson volvió a su Ford Taurus rojo y buscó a la chica que había secuestrado durante 88 días, intentando salvar lo que hasta entonces había sido un secuestro meticulosamente ejecutado, dicen los fiscales.

La policía estaba esperando cuando él regresó.

MIRA: La policía pasó justo al lado de un auto en camino a la casa de Jayme Closs. Ella iba en el maletero, atada

“Lo hice”, dijo Patterson a los policías mientras le ordenaban salir de su automóvil, de acuerdo con una denuncia presentada el lunes por el fiscal de distrito del condado de Barron.

Jake Patterson confesó haber asesinado a una pareja y secuestrar a la hija

Jake Patterson

La denuncia da nuevos detalles sobre un caso que permaneció como un misterio para los investigadores durante tres meses, después de que se descubriera que los padres de Jayme habían sido asesinados a tiros en su casa, con Jayme desaparecida.

Patterson confesó haber disparado mortalmente a James Closs, de 56 años, y Denise Closs, de 46, el 15 de octubre, antes de llevarse a Jayme fuera de la ciudad de Barron, a 112 kilómetros del lugar donde la encontraron, según la denuncia.

Patterson hizo su primera aparición ante el tribunal en el condado de Barron el lunes para enfrentar cargos de homicidio intencional, secuestro y robo a mano armada. Un juez ordenó una fianza de 5 millones. Regresará a la corte el 6 de febrero.

LEE: FOTOS | Dentro la casa del terror en la que Jayme Closs estuvo cautiva

Los Defensores Públicos Richard Jones y Charles Glynn, que representan a Patterson, hablaron con WCCO, cadena afiliada de CNN, antes de la comparecencia en la corte pero no compartieron detalles sobre el caso ni confirmaron que Patterson había confesado. Los abogados no han respondido a varias solicitudes de CNN para hacer comentarios. El sheriff del condado de Barron, Chris Fitzgerald, dijo el lunes que Patterson actuó solo y que tenía un “enfoque muy específico y un ataque planificado” contra la familia Closs.

La vio subirse al autobús escolar

Patterson vio por primera vez a Jayme subirse a un autobús escolar mientras conducía a la Fábrica de Quesos Saputo semanas antes del secuestro, dijo a los investigadores.

Pero no supo su nombre hasta después de que la secuestró, y solo se enteró de los nombres de sus padres en los noticieros y las redes sociales sobre los homicidios, según la denuncia.

Días después de haber visto por primera vez a Jayme, Patterson dijo que había comprado un pasamontañas negro en Walmart y había ido a la casa de la familia Closs dos veces antes del ataque del 15 de octubre.

MIRA: Jayme Closs apareció “como un fantasma” en una calle de Wisconsin a unos 100 kilómetros de donde mataron a tiros a sus padres en casa

“El acusado dijo que reflexionó un poco sobre los detalles de cómo iba a secuestrar (a Jayme)”, dice la denuncia, robando placas para ponerle a su automóvil, desactivando las luces interiores del automóvil y quitando el cable de liberación del maletero para que ella no pudiera escapar.

Ocultó su identidad

Patterson dijo a los investigadores que iba a secuestrar a Jayme la noche del 15 de octubre “y mataría a alguien en la casa porque no podía dejar atrás a ningún testigo”, dice la denuncia.

Tomó su arma (una escopeta Mossberg de calibre 12) con cuidado, diciéndole a los investigadores que las municiones “infligirían el mayor daño posible a alguien y probablemente serían la mejor opción de proyectil y arma para matar a alguien con un rifle”.

Patterson limpió la escopeta y la munición usando guantes para que no hubiera huellas dactilares en ellos. También se afeitó el pelo de la cara y la cabeza antes del secuestro para no dejar ninguna evidencia de ADN en el lugar, según la denuncia.

Realizó el secuestro en la oscuridad de la noche.

Jayme despertó después de medianoche la noche del secuestro porque oyó ladrar a su perro. Afuera, vio un automóvil que entraba por el camino de entrada. Patterson había apagado los faros y el motor mientras se dirigía hacia la casa, le dijo a los investigadores.

LEE: Le disparó a su madre mientras la abrazaba: Jayme Closs describe la noche en que mataron a sus padres y sus 88 días en cautiverio

Ella alertó a sus padres, dijo, y su padre se dirigió a la puerta.

Patterson dijo a los investigadores que había visto al padre de Jayme a través de la ventana de la puerta principal, alumbrando con una linterna. En ese momento, Patterson levantó su escopeta y “apuntó deliberadamente a la cabeza de James”, según la denuncia.

Jayme oyó el disparo desde su escondite en la bañera con su madre, le dijo a los investigadores. Su madre llamó al 911 desde su teléfono celular, una de las pocas pistas para los investigadores mientras buscaban a Jayme después de los asesinatos.

Patterson rompió la puerta del baño y desgarró la cortina de la ducha tras la que se ocultaban, dijo a los investigadores. Patterson, vestida de negro de pies a cabeza, con mascarilla, gorro y guantes, le dijo a la madre de Jayme que le cubriera la boca con cinta y luego le ató las muñecas y los tobillos, dijo a los investigadores.

“Con (Jayme) parada a su lado en el baño, el acusado dijo que tomó la escopeta, apuntó a la cabeza de Denise y apretó el gatillo cuando comenzó a alejarse”, dice la denuncia.

Patterson arrastró a Jayme fuera de la casa y la metió en la cajuela del auto, dijo a los investigadores, de acuerdo con la denuncia.

La ocultó a sus amigos y familiares

Esta es la casa en Gordon, Wisconsin, en la que Jake Patterson mantuvo cautiva a Jayme Closs, dijeron autoridades. El letrero sobre la puerta dice “Refugio de los Patterson”. (Julia Marsh/NY PostMega Agency)

Cuando llegaron a la casa de Gordon, Patterson arrojó la ropa, la cinta y los guantes que Jayme había usado en una chimenea del sótano, según la denuncia.

MIRA: Jake Patterson confesó haber asesinado a una pareja y secuestrar a la hija

Jayme les dijo a los detectives que Patterson la escondía debajo de una cama sencilla en su habitación cuando tenía amigos o parientes.

Cuando ella estaba debajo de su cama, apilaba bolsas y cestos de ropa alrededor de la cama con pesas y barras apiladas contra ellas para que no pudiera moverlas sin que él se diera cuenta, dice la denuncia.

Patterson dijo a los detectives que encendía la radio para que los visitantes no oyeran ningún ruido que pudiera hacer su rehén.

Un valiente acto puso fin a la dura prueba de 88 días de Jayme

Según la denuncia, Patterson dijo que suponía que había salido impune de sus crímenes porque no había sido capturado durante las primeras dos semanas.

Pero llegó a casa el 10 de enero para descubrir que Jayme se había ido. La niña había apartado los pesados contenedores y pesas, se había puesto los gigantes zapatos New Balance y había huido de la casa, deteniendo a una mujer que paseaba a su perro. La mujer, Jeanne Nutter, llevó a Closs a la casa de un vecino más cercano, donde llamaron al 911.

“Yo estaba paseando a mi perro y estábamos casi en casa y ella estaba caminando hacia mí, llorando, diciendo: ‘Tienes que ayudarme, tienes que ayudarme'”, dijo Nutter al despachador del 911, según una transcripción de la convocatoria publicada por WCCO.

Cuando se encontró con que la policía lo estaba buscando, Patterson dijo a los investigadores que “a esa altura él sabía que había sido atrapado”.

Los periodistas de CNN Eric Levenson y Marlena Baldacci contribuyeron con este informe.