CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Política

Esta podría ser la única forma en que se termine el cierre del Gobierno de EE.UU.

Por análisis de Chris Cillizza

Washington (CNN) — El cierre del gobierno se acerca a la marca del mes — el miércoles fue el día 26 — y sigue sin haber optimismo de que el enfrentamiento se resuelva pronto.

“Diré esto, los demócratas en la Cámara de Representantes y el Senado están unidos”, dijo a CNN el líder de la minoría del Senado, Chuck Schumer, luego de reunirse con la presidenta de la Cámara de Representantes Nancy Pelosi el miércoles por la tarde. “Tenemos tres palabras para el presidente Trump, Mitch McConnell y el líder McCarthy: abran el gobierno. Todos estamos unidos y estamos descubriendo que los republicanos comienzan a unirse a nosotros”.

Trump, mientras tanto, mantuvo su ritmo en Twitter: “Cada vez es más obvio que los demócratas radicales son un partido de fronteras abiertas y crimen”, escribió el miércoles por la mañana. “¡No quieren tener nada que ver con la Gran Crisis Humanitaria en nuestra Frontera Sur. #2020!”

El cierre parcial de Gobierno no tiene cuándo acabar. Ya es el más largo de la historia de Estados Unidos.

En este contexto de guerra retórica, los costos del cierre continúan no solo acumulándose sino también empeorando.

¿Quieren entender lo mal que están las cosas? Este tuit, de Bob Post del diario The Washington Post, debería ayudar:

“Un par de legisladores republicanos de alto rango me dicen que la única forma de que esto se rompa es si los empleados aéreos se quedan en su casa y los estadounidenses se enfurecen sobre sus vuelos. Esa es la única salida, dicen. Y son cercanos a la Casa Blanca”.

Así que … nuestros líderes electos han llegado al punto en que reconocen de forma más o menos abierta que son totalmente incapaces de reabrir el gobierno y necesitan un elemento externo — gente indignada en las filas del aeropuerto — para tener alguna esperanza de devolver las cosas a la “normalidad”.

Consideren eso. Necesitamos una crisis totalmente evitable, pero probablemente enorme, para generar suficiente presión sobre Washington para que realmente haga algo tan básico como abrir el gobierno.

El Punto: Qué crítica a nuestra política actual, y a nuestra capacidad para transigir, o incluso hablar.