CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Donald Trump

Donald Trump

La pesadilla del cierre de Trump: debe elegir entre la economía y el muro

Por análisis de Stephen Collinson

(CNN) — Si el cierre del gobierno dura mucho más, la única salida del presidente Donald Trump puede implicar una elección entre dos pilares de su viabilidad política: su muro fronterizo y su economía próspera.

MIRA: Esta podría ser la única forma en que se termine el cierre del Gobierno de EE.UU.

Cada vez más estadounidenses sienten los efectos del cierre parcial todos los días, desde viajeros atrapados en líneas de seguridad hasta agentes de la Guardia Costera que ahora se unen a los cientos de miles de empleados federales que se quedan sin sueldo.

Sin embargo, los puntos de presión política normales que generalmente terminan con los puntos muertos de los cierres no están funcionando, tal vez debido a la dinámica única de la era Trump. Como consecuencia, hay muchas posibilidades de que cierre que ya llega a su día 27, dure mucho más.

Trump les dijo a los simpatizantes el martes, por ejemplo, «si es necesario, nos quedaremos en cierre por mucho tiempo».

El senador John Kennedy, que voló el lunes en el Air Force One con el presidente, dijo que Trump insiste en que no va a ceder.

«Es un carnívoro, y en este caso, él cree que tiene razón», dijo el republicano de Louisiana.

MIRA: El cierre parcial del Gobierno de EE.UU. cuesta US$ 1.200 millones por semana

Otra señal de que el impasse podría extenderse es que la presidente de la Cámara, Nancy Pelosi, le pidió al presidente que cambie el día del discurso del Estado de la Unión, ahora fijado para el 29 de enero, o lo entregue por escrito debido a las sobrecargadas agencias de seguridad.

Un funcionario de la Casa Blanca familiarizado con los preparativos dijo el miércoles por la noche a Jim Acosta de CNN que «en este momento, Trump planea dar el discurso programado el 29 de enero.

Los cierres del gobierno generalmente terminan cuando uno de los lados, el presidente o el Congreso, comienzan a sentir la presión insoportable y el costo de avanzar sobrepasa el daño político sufrido.

Dado que ese punto de quiebre aún no llega, los factores a más largo plazo pueden entrar en juego. Un punto de presión significativo podría ser los efectos secundarios del cierre del crecimiento económico, el desempleo y la confianza del consumidor.

MIRA: ¿Cómo viven los miles de trabajadores del Gobierno de EE.UU. que no reciben su sueldo por el cierre parcial?

Si se prolonga la disputa sobre la exigencia del presidente de que los demócratas proporcionen $ 5.700 millones de dólares en financiamiento, las posibilidades de un daño genuino a la economía -uno de los puntos indiscutibles de la presidencia de Trump- aumentan significativamente.

Kevin Hassett, que preside el Consejo de Asesores Económicos de la Casa Blanca, advirtió que el impacto del cierre de los contratistas del gobierno es más alto de lo esperado y podría reducir significativamente las cifras de crecimiento.

«Creemos que se trata de un décimo de un porcentaje por semana, no un décimo de un porcentaje cada dos semanas», dijo Hassett a la prensa el martes.

Su comentario tenía la intención de presionar a los demócratas en el Capitolio para que cedieran a las demandas de Trump. Pero también sirvió para subrayar el riesgo para el presidente, que podría decirse que tiene más en juego por la economía que los demócratas.