CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Donald Trump

Donald Trump

Indagar sobre un juicio político contra Donald Trump es una buena idea en este momento

Por Julian Zelizer

Nota del editor: Julian Zelizer es profesor de historia y asuntos públicos en la Universidad de Princeton, y autor, junto con Kevin Kruse, del nuevo libro “Fault Lines: A History of the United States Since 1974”. Las opiniones expresadas en este comentario son suyas. 

(CNN) — Mientras viajaba el jueves por la noche, me encontré con un demócrata senior de la Cámara de Representantes de Estados Unidos. Después de presentarme y contarle sobre mi trabajo como analista político e historiador, esta persona me hizo la pregunta que casi todos piensan: ¿es hora de acusar al presidente Donald Trump?

La respuesta a esa pregunta está cambiando minuto a minuto.

Algunas horas después de este encuentro, BuzzFeed publicó una impactante historia que alegaba que Trump ordenó a su exabogado Michael Cohen mentirle al Congreso sobre la Torre Trump en Moscú, un acuerdo inmobiliario que se discutió durante la campaña de 2016. Según la historia, Ivanka Trump y Donald Trump Jr. también se habían actualizado regularmente sobre el proyecto. Un portavoz del abogado de ética de Ivanka Trump, Abbe Lowell, hizo una declaración enfatizando que la señora. Trump estaba “mínimamente involucrada” en el proyecto.

CNN no ha confirmado independientemente la historia de BuzzFeed. Y en una acción inusual el viernes por la noche, un portavoz del fiscal especial Robert Mueller dijo: “La descripción de BuzzFeed de declaraciones específicas de la oficina del fiscal especial y la caracterización de documentos y testimonios obtenidos por esta oficina respecto al testimonio en el Congreso de Michael Cohen no son precisos”.

BuzzFeed respondió con su propia declaración respaldando el informe. Si la historia de BuzzFeed es cierta, las noticias serán devastadoras. Tanto los presidentes Nixon como Clinton fueron acusados como parte de su proceso de juicio político por entrenar a testigos para dar falso testimonio.

  • Mira: Trump explica por qué cree no se le puede hacer un juicio político

Hasta hace poco, las voces que pedían un juicio político han sido limitadas. El multimillonario Tom Steyer ha llevado a cabo una campaña publicitaria individual para presentar el caso y crear apoyo político para la acusación formal. También ha habido algunos demócratas en la Cámara haciendo bombo de que ha llegado el momento de comenzar este proceso.

Aún así, cuando la legisladora Rashida Tlaib, que está en su primer mandato, dijo: “¡Vamos a entrar allí y vamos a impugnar a ese ****””, hubo un alboroto, y no solo por la elección de sus palabras.

Pero el ímpetu hacia la acusación parece estar creciendo a un ritmo rápido. El exsecretario de Justicia de Estados Unidos, Eric Holder, tuiteó que si la historia de BuzzFeed es cierta, “el Congreso debe comenzar los procedimientos de acusación”. En la historia de portada del próximo número de Atlantic, Yoni Appelbaum describe uno de los casos más poderosos hasta ahora sobre por qué necesitamos procedimientos de destitución y cómo han sido extremadamente valiosos en momentos previos en la historia de Estados Unidos.

Ben Sherman, un demócrata de California, reintrodujo artículos de juicio político a principios de este mes. El congresista Jerry Nadler, presidente del Comité Judicial de la Cámara, dijo que su comité investigará en respuesta a la historia de BuzzFeed.

En otras palabras, se siente como si la marea estuviera girando.

Hay muchas buenas razones para que los demócratas de la Cámara de Representantes comiencen este proceso ahora. Lo más importante es que el Congreso debe proporcionar algún tipo de informe público sobre lo que este presidente podría haber hecho o no. Debido a que el Congreso republicano dejó pasar el balón realizando audiencias públicas serias sobre la elección, la posible obstrucción y todas las demás acusaciones en torno a este gobierno, la mayor parte del trabajo de investigación ha sido completado por periodistas y el equipo legal de Robert Mueller. El resultado es que gran parte de la recopilación de información se ha hecho en secreto.

Ahora es el momento de que el Congreso, la institución que finalmente determina si el presidente ha cometido altos crímenes y delitos menores, inicie sus propios procedimientos. El Congreso no puede confiar en el Departamento de Justicia para que maneje solo este trabajo. La Cámara puede recurrir primero a los comités pertinentes para realizar sus propias audiencias antes de pasar el asunto a la judicatura. O bien, como ocurrió con Peter Rodino en 1974, el Comité Judicial de la Cámara de Representantes podría llevar a cabo una investigación propia mediante la formación de un equipo de abogados de primer orden y testigos. El Comité Judicial puede luego determinar si el peso de las pruebas las lleva a votar por los artículos de juicio político formal.

Las consideraciones políticas no deberían dictar lo que la presidenta de la Cámara de Representantes Nancy Pelosi decida hacer. Hay momentos en la historia política estadounidense en que los líderes del Congreso tienen la obligación de hacer lo correcto, independientemente de los posibles costos políticos. Dado el gran número de acusaciones graves que ahora enfrenta este presidente, sería casi imprudente que la Cámara se abstuviera de investigar.

Las acusaciones acumulativas ahora varían desde que el presidente es un agente de un gobierno extranjero después de trabajar con él para ganar las elecciones, hasta tomar decisiones de política exterior basadas en los intereses financieros personales de su familia.

Aunque los republicanos de la Cámara de Representantes no manejaron bien la investigación de Bill Clinton en 1998, y permitieron que sus intereses partidistas abrumaran las deliberaciones sensatas, los Demócratas de la Cámara ofrecen un modelo histórico diferente a partir de 1974, cuando el Comité Judicial de la Cámara de Representantes recomendó la destitución de Richard Nixon. En ese caso, llevaron a cabo su audiencia y su voto de una manera sensata, logrando gradualmente apoyo bipartidista, y produjeron un resultado —que votó a favor de varios artículos de juicio político— que pocos historiadores consideran erróneo.

Ninguna de las objeciones usuales a un proceso de impugnación actualmente se cumple. El argumento estándar de que un proceso de destitución “distraería” al presidente del serio negocio de gobernar no es realmente relevante en este momento, porque el gobierno federal no está funcionando. Es imposible predecir las consecuencias políticas de un juicio político, pero después de que el presidente Nixon renunció, los demócratas ganaron mayorías en 1974 y la presidencia en 1976.

Finalmente, el estado actual de Washington debería ser un recordatorio más bien austero para los demócratas y republicanos sobre los peligros que enfrenta la nación en este momento con el status quo de una Casa Blanca disfuncional. El presidente Trump ha demostrado repetidamente que ya no se está ocupando de los componentes básicos del trabajo.

Nos hemos acostumbrado a los desarrollos poco convencionales de esta Casa Blanca, pero la actual emergencia nacional debería ser un punto de inflexión.

El Congreso debe reconocer que la presidencia está en manos de alguien que es incapaz de mantener el funcionamiento del gobierno. La responsabilidad del cierre es toda suya. Los demócratas y los republicanos acordaron un presupuesto a corto plazo que no incluía un muro fronterizo. Insistió en un muro fronterizo y está reteniendo al gobierno como rehén hasta que lo obtenga.

Mientras los demócratas de la Cámara de Representantes pretenden desencadenar un juicio político, la situación actual debe ser parte de cómo piensan sobre su decisión, dado que se trata de un presidente que parece no poder o puede manejar sus responsabilidades .

Así que la respuesta a la pregunta que me hizo el legislador el jueves por la noche es acercarse a afirmativa, sí. No es que el presidente Trump deba ser acusado, pero sí debemos comenzar el proceso. Los hechos que tenemos ante nosotros están haciendo que la lógica de la Cámara de Representantes comience una investigación de destitución casi inevitable.