CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Fútbol Americano

Los mejores y peores comerciales del Super Bowl

Por Brian Lowry

(CNN Business) — La elaboración de los memorables comerciales publicitarios del Super Bowl sigue siendo un desafío formidable, ya que las compañías intentan navegar por las complicadas aguas de las contrataciones de celebridades, el manejo de la marca corporativa, los temas delicados y los comerciales diseñados para lanzar productos.

Sin embargo, la conclusión del domingo fue que hubo demasiados patrocinadores que simplemente se esforzaron mucho, y hubo pocos ideas ingeniosas, sorprendentes y emocionales destacadas. Si bien es popular decir que “los anuncios publicitarios fueron mejores que el partido”, colectivamente no lo fueron, incluso en medio de un juego de pocas anotaciones que no produjo un touchdown en tres cuartos.

Los anuncios más visuales representan una inversión a largo plazo en el perfil de un vendedor, aunque dado el tamaño del momento y la exposición, pueden generar controversia. Sin embargo, hubo relativamente poco de eso, y varios anuncios mostraron a las mujeres de manera prominente, vinculados a ese momento cultural.

El partidos del domingo ofreció la mezcla habitual de los conocidos anunciantes de Super Bowl (Budweiser, Pepsi), los nuevos anunciantes que intentan hacerse notar (¿conocen a Bubly?) y las exitosas películas que buscan aumentar su notoriedad en el espectáculo anual más importante del año… este año, esta fue una categoría en gran medida dominada por Disney.

En términos de grupos de productos en general, las compañías de tecnología dejaron una impresión considerable: T-Mobile transmitió un comercial en cada cuarto del partido, acompañado por Microsoft, Amazon y Google. Cabe destacar que también hubo un impulso para el contenido de televisión de los servicios de transmisión a través de Amazon, Netflix y Hulu, e incluso un anuncio de The Washington Post.

Basados ​​en las primeras impresiones del gran partido del domingo, no hubo un solo comercial del que estaremos discutiendo en los próximos años, como el anuncio “1984” de Apple, o incluso el niño Darth Vader de Volkswagen hace unos años. Pero hubo destacados, tanto en términos de anunciantes que lograron un buen resultado, como de aquellos que parecen haber desperdiciado la oportunidad, dados los más de 5 millones de dólares desembolsados ​​por un comercial de 30 segundos.

GANADORES

Bud Light / Game of Thrones: muchos espectadores, sin duda, se sorprendieron y quizás quedaron confundidos al ver que el comercial de la cerveza se transformó en uno de “Game of Thrones”, pero fue realmente sorprendente, y en términos de impactar en un día sin emociones, de creatividad predecible, fue un poco impresionante.

Google: sus dos comerciales, uno sobre el ejército y el otro sobre cómo se traducen las palabras, fueron sorprendentes y puntuales en términos de su marca, lo que brindó un rayo de esperanza sobre la experiencia humana, salpicados de un fugaz reconocimiento del lado más oscuro.

Microsoft: el anuncio de la compañía que muestra controladores de juegos especiales para los niños que los necesitan no solo fue alentador, sino un ejemplo de las grandes cosas que la tecnología puede ayudarles personas a lograr.

Hulu: La audacia de transmitir un anuncio para el drama distópico “The Handmaid’s Tale” en medio del Super Bowl casi hace que la jornada fuera tolerable.

Budweiser: Al utilizar “Blowin ‘in the Wind” de Bob Dylan para promocionar la cerveza elaborada con energía eólica, el llamado a los comerciales anteriores de Budweiser contenía una mezcla de promoción y activismo que resultó visualmente llamativo.

Stella Artois: Por su cuenta, los temas de “Sex and the City” y The Big Lebowski —y los personajes interpretados por Sarah Jessica Parker y Jeff Bridges— hubieran sido algo ingeniosos. Pero en un día lleno de apariciones incongruentes de celebridades, combinar a los dos se sintió como un golpe de estado inspirado.

The Washington Post: Sobrio y escueto, el anuncio de un minuto del periódico ofreció una amplia declaración en nombre del periodismo, diciendo: “Saber nos mantiene libres”. La narración de Tom Hanks fue un buen toque.

Disney: la combinación de Captain Marvel y Toy Story 4 justo después del partido y un comercial previo al inicio de Avengers: Endgame marcó un tranquilo Super Bowl para los estudios de cine, con una modesta presencia del spinoff Fast y Furious, la película Hobbs & Shaw.

Kia: en medio de un excedente de comerciales impulsados ​​por celebridades, uno subestimado que celebraba a la gente común que produce sus autos se destacó en medio de la multitud.

PERDEDORES

Turbotax: un niño robot que anhela hacer una declaración de impuestos pone el listón alto para la extraño e incómodo, en un día con una buena cantidad de ello.

Olay: el primer anuncio de la compañía en el Super Bowl, una parodia de película de terror con la presencia de la reina de Scream Sarah Michelle Gellar, desperdició ese golpe de reparto, en el que incluso el asesino quiere hablar sobre su fantástica piel.

Planters: es difícil decir qué parte de este comercial se supone que te debe gustar: el hecho de que el cacahuate tenga un automóvil, que lo maneje como un loco o que vive en el mismo vecindario que Charlie Sheen.

Devour Frozen Foods: hubo cierta promesa en la idea de confundir el amor de los platos congelados de la compañía con la pornografía (el anuncio se titula “Pornografía de los alimentos”), pero no.

Pepsi: el gigante de los refrescos presentó una parodia llena de estrellas alrededor de la gente que pregunta: “¿Está bien una Pepsi?”, lo que realmente recuerda a los espectadores que a muchas personas les gusta más la Coca-Cola. Como dice la publicidad, es una clásica autovergüenza.

T-Mobile: la compañía compró un comercial para cada cuarto del partido, pero no parecía tener nada particularmente interesante que decir, aparte de ofrecer regalos gratuitos.

Avocados from Mexico: no es para ser molestos, pero ¿qué tiene que ver una exposición de perros con los aguacates?

Yellowtail: cualquiera que sea el sabor del vino, el anuncio de la compañía sabe a aburrimiento.

Michelob Ultra: Miren, los robots pueden hacer todo mejor que nosotros, pero no disfrutan bebiendo cerveza. Por supuesto, se reirán de último cuando se levanten contra sus amos humanos y tomen el poder.

Turkish Airlines: nada sobre el anuncio de Turkish Airlines tiene sentido, empezando por la suposición de que cualquier persona se movería para conectarse en línea para averiguarlo.

Audi: ¿Debería un comercial de autos involucrar la maniobra de Heimlich? No, no debería.

Bon & Viv Spiked Seltzer: Francamente, los tiburones también se pueden comer a quien haya soñado con esa campaña publicitaria.

Burger King: ¿Andy Warhol? Genera conversación, pero para todas las preguntas que propició el anuncio, nada de eso realmente hizo que quisieras salir corriendo y comer una hamburguesa. O para citar un anuncio más memorable, ¿dónde está la carne?