CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Empresas

Revelan quién filtró al National Enquirer que Bezos salía con una mujer

Por Chloe Melas, Oliver Darcy

Nueva York (CNN Business) — El hermano de la mujer con la que el presidente ejecutivo de Amazon Jeff Bezos estaba en una relación fue la persona que alertó al National Enquirer de su relación, dijeron el miércoles dos personas con conocimiento del asunto.

El misterio de quién proporcionó al National Enquirer información sobre el romance entre Bezos y Lauren Sanchez ha suscitado mucha intriga. Bezos inició una investigación sobre el asunto, y la persona que dirigió la investigación ha dicho que la evidencia sugiere que fue una filtración de motivación política. Bezos, en una publicación de blog la semana pasada, sugirió que posiblemente el presidente Donald Trump o el reino de Arabia Saudita hayan desempeñado algún papel, o que National Enquirer haya actuado para ganarse el favor de ellos.

Desde entonces, otras dos organizaciones noticiosas informaron que Michael Sanchez, hermano de Lauren Sanchez, fue el pronosticador inicial. The Daily Beast, citando fuentes de la empresa matriz del National Enquirer, American Media Inc., informó el domingo que Michael Sánchez era la fuente del tabloide. The Associated Press informó el martes que la investigación de Bezos había concluido que Michael Sánchez filtró mensajes de texto privados entre la fundadora de Amazon y Lauren Sanchez.

Michael Sanchez declinó el miércoles proporcionarle a CNN un comentario oficial sobre si él fue quien filtró la información. Anteriormente negó a The Washington Post haber jugado un papel en filtrar detalles sobre la relación entre Bezos y su hermana, y le dijo al New York Post que no dignificaría tales acusaciones con una respuesta.

MIRA: Jeff Bezos frente al National Enquirer: ¿escándalo de infidelidad o extorsión?

Un representante de AMI dijo a CNN el miércoles que la compañía “se niega a comentar sobre las fuentes”.

Las sugerencias sobre si Trump o Arabia Saudita posiblemente desempeñaron un papel en la exposición de la relación no han sido confirmadas desde que Bezos las publicó en un blog la semana pasada, detallando sus interacciones con el National Enquirer.

El jueves pasado, Bezos escribió en una publicación de Medium que el National Enquirer y AMI habían intentado chantajearlo usando fotos explícitas que había enviado a Lauren Sánchez que el tabloide dijo que habían obtenido.

En la publicación del blog, Bezos colocó detalles tentadores delante del lector, mencionando tanto a Trump como a Arabia Saudita.

Bezos escribió que ser dueño del The Washington Post, que ha cubierto críticamente tanto a Trump como al gobierno de Arabia Saudita, era algo “complejo” para él.

En efecto, Bezos sugirió -aunque no lo dijo rotundamente- que los sauditas o Trump, o tal vez ambos, posiblemente habían desempeñado un papel en la exposición de su relación con el National Enquirer.

#CifraDelDía: US$ 1,48 millones vale la casa donde Bezos comenzó Amazon

Pero seis días después, Bezos no ha presentado ninguna prueba para respaldar esas ideas. Y si bien proporcionó correos electrónicos para respaldar su alegación de chantaje, la ausencia de evidencia sobre las otras sugerencias explosivas solo ha aumentado el interés en el asunto.

Pero parece que AMI deseaba tener vínculos con Arabia Saudita. Elkan Abramowitz, abogado del presidente ejecutivo de AMI, David Pecker, dijo a ABC News que la compañía había buscado financiamiento de los saudíes, pero “nunca obtuvo ninguno”. La compañía inexplicablemente imprimió una brillante revista promocionando el reino en 2018, cuando el príncipe heredero Mohammed bin Salman visitaba Estados Unidos y se reunía con líderes empresariales. Y Pecker llevó a un invitado con vínculos con el gobierno saudita a una cena en la Casa Blanca en julio de 2017, según The New York Times.

Adel al-Jubeir, ex ministro de Asuntos Exteriores de Arabia Saudita, dijo a CBS News que el gobierno “no tiene nada que ver” con las acusaciones de Bezos, y Abramowitz dijo a ABC News que la fuente no era “Arabia Saudita”.

“American Media no tiene, ni ha tenido, vínculos editoriales o financieros con Arabia Saudita”, dijo esta semana un portavoz de la compañía a CNN en respuesta a preguntas sobre el asunto.

Respondiendo a la idea de que la investigación del National Enquirer fue motivada por los saudíes o por el deseo de AMI de relacionarse con los saudíes, un ejecutivo de alto rango de AMI dijo a CNN: “Todos nos reímos de que eso se haya convertido un tema porque tiene un año. Arabia nunca le dio dinero al National Enquirer “.

También existen vínculos bien conocidos entre Trump y AMI. Pecker y Trump son amigos desde hace mucho tiempo y durante las elecciones de 2016, el National Enquirer a menudo atacó a los opositores políticos de Trump, al tiempo que le proporcionaba una cobertura radiante. The National Enquirer también se involucró en una táctica llamada “atrapar y matar”, que paga los derechos de las historias embarazosas sobre Trump, y luego nunca las publica. El verano pasado, a Pecker se le otorgó inmunidad para proporcionar a los investigadores federales información sobre este tipo de transacciones.

La persona que dirigió la investigación de Bezos sobre el asunto, Gavin de Becker, dijo a The Daily Beast el domingo que la primera etapa de su investigación se completó. Esa parte de la investigación, dijo, se centró en quién filtró los mensajes de texto entre Bezos y Lauren Sánchez al National Enquirer y por qué.

Mientras De Becker dijo que entregó esa información a los abogados de Bezos, se negó a revelar al público los detalles sobre lo que encontró en su investigación. The Daily Beast informó que había revisado documentos relacionados con la investigación, pero no estaba claro si los documentos eran de la investigación de De Becker.

MIRA: Jeff Bezos, fundador de Amazon, dice que intentan extorsionarlo

De Becker había sido citado anteriormente en The Daily Beast diciendo que “fuertes indicios” en su investigación sobre la filtración de mensajes de texto al National Enquirer “apuntan a motivos políticos”. Le dijo al The Washington Post que era una filtración “políticamente motivada” destinada a avergonzar a Bezos. En ambos casos, De Becker no pareció proporcionar ninguna prueba que respaldara sus declaraciones.

De Becker no proporcionó a CNN un comentario sobre el registro, a pesar de las múltiples solicitudes. Un representante de Amazon también se negó a hacer comentarios, y señaló que las preguntas no eran de la compañía. Bezos no tiene ningún otro vocero conocido que lo represente.

Entre las preguntas que CNN le hizo a De Becker y al vocero de Amazon, estaban: ¿Por qué Bezos mencionó a los sauditas y Trump en su entrada de blog ?; ¿Cuáles fueron los resultados de la investigación de De Becker ?; ¿Bezos alguna vez compartirá con la información pública acerca de la investigación de De Becker?

En la publicación de blog inicial del jueves de Bezos, compartió un correo electrónico de Dylan Howard, el jefe de contenido del National Enquirer. Howard, en ese correo electrónico, detalló las diversas fotos que dijo que el tabloide “obtuvo durante nuestra recopilación de noticias“. Esas fotos incluían lo que Howard describió como una selfie “debajo del cinturón”, que de otro modo familiarmente se conocería como una “foto de genitales” y otras fotos explícitas de Lauren Sánchez y Bezos.

Michael Sánchez insistió ante CNN el martes -antes de que CNN informara que él era la fuente inicial del Enquirer Nacional- que le dijeron que la investigación “lo absolvió” de cualquier “participación” relacionada con fotografías que involucraran genitales de Bezos. Dijo que un tercero le había proporcionado la información con conocimiento de la investigación y que no le habían dicho directamente que los investigadores lo habían autorizado.

MIRA: ¿Qué podría significar el divorcio de Jeff y MacKenzie Bezos para Amazon?

“Me han dicho que la investigación de Amazon determinó que yo no estaba involucrado en la filtración de las fotografías, ya que nunca tuve acceso a ninguna de las fotos, dijo a CNN.

El martes Michael Sanchez también puso en duda el rigor de la investigación de De Becker y dijo a CNN que durante el curso de la investigación, De Becker “nunca pidió examinar mi teléfono, computadora portátil o notas” o “se identificó como investigador”. Sugirió que la sugerencia de Bezos de que los sauditas o Trump posiblemente desempeñaran un papel en la filtración de los mensajes de texto al National Enquirer era un intento de distraer.

Si Bezos no le brinda al público más detalles o pruebas que sustenten las sospechas que él y De Becker parecen tener, es posible que las autoridades federales sí lo hagan. Según dos fuentes cercanas al asunto, los fiscales de la Oficina del Fiscal Federal del Distrito Sur de Nueva York están examinando la conducta del National Enquirer y cómo manejó el periódico su informe a Bezos.