CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Guerra en Siria

Siria

Los combatientes de ISIS han estado huyendo de Siria a Iraq, quizás con millones de dólares

Por Barbara Starr

(CNN) — Es probable que más de 1.000 combatientes de ISIS hayan huido de Siria a las montañas y desiertos del oeste de Iraq en los últimos seis meses, y pueden tener hasta 200 millones de dólares en efectivo con ellos, según un oficial militar de EE.UU. familiarizado con la situación.

Los combatientes de ISIS han seguido huyendo incluso cuando la lucha final se desarrolla en el último bastión del grupo en el sureste de Siria. Se cree que algunos de los últimos combatientes son exmiembros de Al Qaeda en Iraq, según un segundo oficial.

Las evaluaciones y estimaciones de la fortaleza de ISIS se producen en los días finales del califato físico, dijeron los funcionarios.

Siria: ISIS controla solo 700 metros cuadrados, afirman

A principios de este mes, el general Joseph Votel, el general de cuatro estrellas a cargo de las operaciones militares de Estados Unidos en el Medio Oriente, estimó que quedaban entre 20.000 y 30.000 combatientes del ISIS, lo que se alinea con una estimación de la ONU de agosto. Un informe del Departamento de Defensa de EE.UU. del año pasado estimó que hay entre 15.500 y 17.100 militantes de ISIS en Iraq y otros 14.000 en Siria.

Contrariamente a los tuits del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, un alto funcionario diplomático del país norteamericano emitió una definición diferente y más matizada de “derrota” cuando se trata del califato de ISIS.

La derrota no implica solo el califato físico, dijo el funcionario cuando se le preguntó qué podría significar la derrota. “Nos referimos a la derrota de las redes” de ISIS, incluidas las fuentes continuas de ingresos financieros adicionales, aquellos que les proporcionan armas y personas que les proporcionan lugares para esconderse, dijo el funcionario.

Puede haber decenas de miles de personas involucradas en ello, algo a lo que la comunidad de inteligencia ha aludido en el Congreso.

Por separado, en una sola indicación de la creciente influencia de Irán dentro de Irak, el general Qasem Soleimani, jefe de la Fuerza Quds de la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán, ha viajado a Iraq hasta 20 veces en los últimos tres o cuatro años, según un alto funcionario diplomático de Estados Unidos.

Estados Unidos no ha pedido que arresten a Soleimani, pero ha llamado la atención al gobierno iraquí sobre su aparente libertad de movimiento.

Soleimani está en las listas de vigilancia del Departamento del Tesoro y del Consejo de Seguridad de la ONU para los presuntos involucrados en el terrorismo.

El funcionario describió casos “agresivos” de milicias iraníes que intimidaron a pueblos y aldeas iraquíes, y se mudaron a áreas específicas para hacer “las órdenes de Irán”.

Los funcionarios estadounidenses rastrean los crecientes esfuerzos de las milicias apoyadas por Irán en Iraq así como empresas e individuos, para reforzar su influencia y su capacidad para participar en actividades que les permitirán obtener ingresos adicionales a raíz de las sanciones petroleras que se volverán a imponer el 4 de noviembre.

LEE: El general de EE.UU. que lidera la guerra contra ISIS no está de acuerdo con Trump sobre la retirada de Siria

Las actividades incluyen el contrabando de drogas, armas y petróleo iraní, que se rebautiza ilegalmente como iraquí y se envía fuera del país. Hasta ahora, los envíos de petróleo son pequeños y no se cree que estén autorizados por el Estado.

Irán parece estar tratando de crear “un ala política armada” dentro de Iraq con partes bajo el control y libres del control de Iraq, dijo el funcionario diplomático.

En cuanto a los comentarios de Trump acerca de mantener a las tropas estadounidenses en Iraq para “vigilar a Irán”, el funcionario dijo que no era una misión de EE.UU. en Iraq y que “probablemente no hay mucho” que EE.UU. pueda hacer para vigilar a Irán desde el interior de Iraq.

Khalil Abdallah, de CNN, contribuyó a esta historia.