CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Guerra en Siria

Siria

La novia británica de ISIS que quiere volver al Reino Unido da a luz a un niño

Por Bianca Britton

(CNN) — Una adolescente británica que dejó el Reino Unido para unirse a ISIS en 2015 y ahora espera regresar a casa, dio a luz, dijo este domingo el abogado de su familia.

Shamima Begum, que tenía 15 años en ese momento, dejó el aeropuerto de Londres Gatwick con dos de sus compañeras y viajó a Siria.

Mohammed Akunjee dijo en un comunicado que Shamima Begum, ahora de 19 años, había dado a luz a un niño y que se cree que ambos gozan de “buena salud”.

LEE: Los combatientes de ISIS han estado huyendo de Siria a Iraq, quizás con millones de dólares

Hablando con Sky News desde el campamento y horas después de dar a luz, Begum dijo que estaba al tanto de las decapitaciones de ISIS y otra brutalidad antes de irse para unirse al grupo, y estaba “bien” con eso.

“Sí, sabía sobre esas cosas y estaba de acuerdo con eso. Comencé a ser religiosa justo antes de irme. Por lo que escuché, todo está permitido, así que estaba de acuerdo”, dijo Begum a Sky News.

Sin embargo, Begum, quien se casó con un combatiente de ISIS, ella solo fue ama de casa durante su estancia en Siria: “Nunca hice nada peligroso, nunca hice propaganda, nunca alenté a las personas a venir a Siria”, dijo.

Las colegialas londinenses Shamima Begum, Kadiza Sultana y Amira Abase abordaron un avión de Turkish Airlines desde el aeropuerto de Londres Gatwick a Estambul el 17 de febrero de 2015.

Begum agregó que la gente debería sentir simpatía por ella porque “no sabía” en qué se estaba metiendo, pero dice que no se arrepiente de su decisión.

“En cierto modo, sí, pero no lo lamento porque me ha cambiado como persona, me ha hecho más fuerte, más fuerte. Me casé con mi marido, no habría encontrado a alguien como él en el Reino Unido, tenía mi niño”, dijo Begum.

“Lo pasé bien allí, es solo que al final las cosas se pusieron difíciles y no pude soportarlo más, tuve que irme”, agregó.

Begum llegó a los titulares a principios de esta semana, el 13 de febrero, cuando fue encontrada en un campamento de refugiados en el norte de Siria por el periódico británico The Times.

El medio reveló que tenía nueve meses de embarazo y que quería volver a casa para tener a su hijo. Ella dijo que tuvo otros dos hijos durante su estancia en Siria, que murieron debido a desnutrición y enfermedades.

Begum dijo que no se arrepentía de haber viajado a Siria, pero le dijo al periódico que “el califato ha terminado”.

“Se están volviendo cada vez más pequeños y hay tanta opresión y corrupción en marcha que realmente no creo que merezcan la victoria”, dijo.

¿Se debería permitir que Begum regrese?

Las peticiones de Begum para regresar al Reino Unido rápidamente estimularon el debate en todo el país.

Haras Rafiq, que anteriormente formaba parte de la fuerza de trabajo del gobierno para contrarrestar el extremismo, dijo a la Asociación de la Prensa de Gran Bretaña que entiende por qué los ciudadanos están preocupados por el regreso de Begum, pero que “lo intelectual y lo correcto” era que ella enfrentara el sistema de justicia del Reino Unido.

Añadió que será un desafío desradicalizarla porque “en este momento, (ella) no es alguien que piensa que necesita hacerlo [desradicalizarse]”.

“Lo que podemos decir es que ahora mismo… ella no muestra ningún remordimiento ni arrepentimiento y no se ve perturbada por las cabezas decapitadas y bombas que la rodean, porque pensó que era una vida normal. Ahí reside el problema”, dijo. Rafiq, quien ahora es presidente ejecutivo de la organización contra el extremismo Quilliam.

Mientras tanto, el secretario de Interior del Reino Unido, Sajid Javid, dijo que “no dudará” en evitar el regreso de aquellos que se han unido a organizaciones terroristas como ISIS.

“Mi mensaje es claro: si ha apoyado a organizaciones terroristas en el extranjero, no dudaré en impedir su regreso”, dijo.

“Tenemos una serie de medidas difíciles para evitar que las personas que representan una grave amenaza regresen al Reino Unido, incluso privarlas de su ciudadanía británica o excluirlas del Reino Unido”, indicó.