CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Política

Colapso de la cumbre de Vietnam destaca deficiencias peligrosas

Por David A. Andelman

Nota del editor: David A. Andelman, director ejecutivo de The RedLines Project, es un colaborador de CNN, donde sus columnas ganaron el Premio del Club Deadline a la Mejor Escritura de Opinión. Autor de «A Shattered Peace: Versailles 1919 y The Price We Pay Today» y traductor de «An Impossible Dream: Reagan, Gorbachev, and World Without the Bomb», fue corresponsal extranjero de The New York Times y CBS News. Síguelo en Twitter como @DavidAndelman. Las opiniones expresadas en este comentario son suyas.

(CNN) — Las imágenes de Donald Trump, presidente de Estados Unidos, reunido con el líder de Corea del Norte, Kim Jong Un, aparecieron en todos los periódicos y pantallas de televisión esta semana. Parece ser un buen momento para evaluar cuán menos seguro está el mundo en el tercer año de la presidencia de Trump.

Muchas naciones se están inclinando hacia desarrollar o mejorar una gran cantidad de fuerzas nucleares, dejando al mundo a apenas un paso del Armagedón, solo protegido por el débil entendimiento de las horribles consecuencias.

Corea del Norte

Hay pocas restricciones más que podemos agregar a Corea del Norte ahora que las conversaciones entre Trump y Kim se han roto. Estados Unidos ya ha impuesto sanciones más severas de las que Naciones Unidas ha implementado, y es poco probable que China se abstenga de vetar nuevas sanciones globales.

Sin embargo, toda la evidencia sugiere que Kim está construyendo una importante instalación nueva de misiles subterráneos, lo suficientemente grande como para albergar su misil Hwasong-14, capaz de alcanzar Chicago, incluso Nueva York o Washington, con un alcance de 10.000 kilómetros. Fue probado por primera vez seis meses después de la toma de posesión de Trump en 2017, los informes de noticias de Corea del Norte dijeron que este misil podría «atacar cualquier lugar de la tierra», y los analistas creen que es capaz de llevar una carga nuclear.

MIRA: Las condiciones de Corea del Norte que Trump no aceptó

¿Lo más preocupante? Las imágenes de satélite sugieren que Corea del Norte podría estar desarrollando una nueva instalación secreta de misiles en las profundidades de las montañas del centro de Corea del Norte lo suficientemente grande como para albergar al Hwasong-14. Incluso el presidente Trump reconoció en su conferencia de prensa posterior a la cumbre que «conocemos cada centímetro de ese país», aunque eso no parece haberle dado al presidente ninguna pausa para dejar a Kim.

Las únicas restricciones ahora en el futuro de Corea del Norte tendrán que venir de su vecina China. Beijing no quiere un vecino impredecible y completamente nuclearizado, pero parece poco dispuesto a tomar las medidas necesarias para frenar los movimientos de Kim. El único movimiento que China teme más es el colapso total del régimen de Kim y millones de refugiados norcoreanos que cruzan la frontera.

Irán

Una de las pocas influencias limitantes que quedan en el programa nuclear de Irán, el ministro de Relaciones Exteriores, Mohammad Javad Zarif, renunció este lunes. Mientras que al día siguiente, el presidente Hassan Rouhani se negó a aceptar la renuncia, no tiene sentido que las fuerzas pronucleares que impulsaron a Zarif a tomar esa acción hayan sido desactivadas.

Zarif ha sido visto durante mucho tiempo como el principal defensor de que Irán siga respetando el acuerdo que le ha impedido desarrollar un arma nuclear. Ahora, Trump ha tratado de torpedear el acuerdo.

Zarif trabajó estrechamente con funcionarios europeos que han insistido en la necesidad de mantener ese acuerdo en vigor. Sin embargo, tras la restauración de las sanciones estadounidenses, hay fuerzas poderosas dentro de Irán que se agitan para romper con el acuerdo y se lanzan hacia una capacidad nuclear.

«Sin que Zarif esté al mando del Ministerio de Relaciones Exteriores, la escalada nuclear manifiesta podría nutrirse de aquellos en Irán que quieran impugnar la resolución de la administración Trump», dijo Behnam Ben Taleblu, miembro de la Fundación para la Defensa de las Democracias a The Washington Post, señalando que el verdadero poder dentro de Irán es el poderoso Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica, que ha abogado durante mucho tiempo por la reanudación de un programa de armas nucleares.

Arabia Saudita

El reino, más que nunca, sigue deseando una capacidad nuclear. Mohammed bin Salman, el poderoso príncipe heredero de la nación, ha dicho públicamente que si Irán desarrolla su propio armamento nuclear, Arabia Saudita adquirirá el suyo de inmediato. La administración Trump ha considerado la venta de plantas nucleares civiles a Arabia Saudita que podrían reprogramarse fácilmente para desarrollar combustible para armas nucleares, como sugirió un informe del Congreso de Estados Unidos.

Pakistán, con su propio y significativo arsenal nuclear, y como un receptor frecuente de la generosidad financiera de Arabia Saudita, ha sido visto como una posible fuente rápida de un arma nuclear para la nación islámica. La semana pasada, Bin Salman recorrió Pakistán con «contratos» por un valor de 20.000 millones de dólares para su nuevo primer ministro, Imran Khan. También en una reunión con el jefe militar de Pakistán, general Qamar Javed Bajwa, el príncipe heredero destacó la importancia de fortalecer los lazos militares entre ambos países.

Pakistán-India

Poco después, el peor conflicto desde 1971 se desató entre India y Pakistán, cada uno con fuerzas nucleares sustanciales. India dice que lanzó ataques aéreos contra la zona de Cachemira controlada por los paquistaníes. Pakistán dice que su fuerza aérea luego derribó dos aviones de combate indios, mientras que India afirmó haber derribado un avión paquistaní en respuesta. El problema inmediato es la acusación de la India de que Pakistán apoya al grupo militante, Jaish-e-Mohammed, que la India califica como una organización terrorista implicada en atentados suicidas en su territorio.

Khan observó que ninguno de los dos países podía permitirse ningún «error de cálculo», advirtiendo que nuevas escalas podrían salirse de control. Pakistán es especialmente sensible. Sostuvo que desde la llegada de la administración Trump, Estados Unidos ha comenzado a inclinarse hacia la India y alejarse de Pakistán, controlada por los musulmanes, creando un peligroso desequilibrio en el sur de Asia.

Mientras que ambos países han tenido arsenales nucleares sustanciales durante mucho tiempo, Pakistán se ha embarcado en un programa para agregar misiles de crucero con punta nuclear a sus fuerzas navales en aparente represalia contra el despliegue de la India de su primer submarino nuclear. Trump ha hecho poco para desactivar cualquier acumulación nuclear o tensiones entre las dos potencias.

Rusia

Parece que una nueva Guerra Fría se gesta desde que Trump se retiró del Tratado de Fuerzas Nucleares de Alcance Intermedio, que fue uno de los aspectos más destacados de la diplomacia de las superpotencias de la era soviética. Aunque tal vez solo se observó marginalmente, ofreció al menos un cierto grado de moderación en el relanzamiento de una debilitante carrera de armamentos nucleares que Rusia es más capaz de soportar ahora que bajo el régimen soviético débil y casi en bancarrota.

De hecho, inmediatamente después de la decisión de Trump de retirarse de este tratado y un gesto de desdén por el nuevo tratado estratégico START que regula los misiles ICBM, Putin mostró las armas de una nueva carrera de armamentos: misiles nucleares hipersónicos. E incluso amenazó con una nueva «crisis de misiles cubanos», colocando estos misiles en barcos o submarinos frente a las costas de Estados Unidos.

El único elemento del sistema de tratado nuclear oriente-occidente que aún sigue vigente es el nuevo Acuerdo START 2010 que debe renovarse en 2021, con el Asesor de Seguridad Nacional John Bolton en contra de su extensión. «Esta es la crisis más grave en el control de armas nucleares desde la década de 1980» , dijo a The Guardian Malcolm Chalmers, subdirector general del Royal United Services Institute.

En resumen, el colapso de las conversaciones norcoreanas solo ha puesto de relieve las fallas peligrosas e inestables, muchas profundamente interdependientes, donde de repente nos encontramos. Es hora de que Donald Trump comience a comprender lo que está en juego y refuerce sus deseos de sacudir un mundo que ya está profundamente conmovido.