CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Argentina

Argentina

¡Vive Córdoba, viva Córdoba! Palpitando esta vibrante provincia argentina con Alejandra Oraa

Por Leandro S. Ricciardelli

(CNN Español) — ¿Turismo cultural o natural?

Si para muchos las vacaciones comienzan con esa pregunta, la bella Córdoba, anidada en el corazón de la pampa húmeda argentina, responde con contundencia.

¡Las dos!

Un viaje en el tiempo a las entrañas de la cultura e historia latinoamericana, visitando edificios coloniales y estancias con siglos de antigüedad, es tan posible como un excitante destino al aire libre cargado de adrenalina y belleza natural.

Así es. En Córdoba, y solo por elegir tres opciones, puedes tomar clases de polo, vivir el rally como pocos lugares en el mundo y aprender a pescar con mosca —¡y pescar!—, al mismo tiempo que te enteras del trascendente rol de esta provincia en la historia y la cultura latinoamericana.

Su clima templado, con una temperatura mínima promedio de 19 C y diferencias bien marcadas entre estaciones, hace de Córdoba un muy atractivo destino y la convierte en una de las propuestas turísticas más importantes del país.

Cómo llegar

Su capital, a la que también bautizaron Córdoba, se encuentra a algo menos de 700 kilómetros de Buenos Aires.

Córdoba posee dos aeropuertos —uno de ellos internacional—, además de un sólido sistema de transporte público y privado que incluyen el tren y decenas de compañías de autobús.

Su ubicación, en el centro del país, se traduce en una importante cantidad de rutas, autopistas y accesos para llegar en carro.

Córdoba, la docta

El tema aquí es por dónde empezar.

Si lo haces por su capital, visitar su catedral, el cabildo, y por supuesto, la Manzana Jesuítica —declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 2000– es casi una obligación.

En sus albores, Córdoba fue una tierra ligada a la cultura y la educación debido al enorme legado jesuítico. Fue esta orden la que inauguró la primera universidad de la región, en 1613, de allí su apodo “La Docta”.

Y más tarde, ya en el siglo XX, por eventos como la reforma universitaria de 1918 y el Manifiesto Limiar, padre de las reformas universitarias en Argentina y el resto de Latinoamérica.

Templos como la Catedral o la iglesia de los Capuchinos, museos como el de Ciencias Naturales, el Virrey Liniers y las sorprendentes estancias jesuíticas e imponentes edificios como el Cabildo o el Banco de Córdoba, por nombrar algunos, hacen de Córdoba un apasionante destino histórico cultural.

La jerarquía académica de Córdoba se mantiene. Su universidad, la Universidad Nacional de Córdoba, es uno de los centros de estudios más importantes de la región. Cada año recibe alrededor de 130.000 estudiantes del interior del país y de países de la región.

Dime qué comes —y bebes— y te diré quién eres

Pero cultura también son sabores. En Córdoba la comida es una celebración cada día.

Sea que quieras experimentar con restaurantes de autor, como El Papagayo y su muy interesante propuesta, o que te inclines por el amplio repertorio cordobés de comida popular, entre lo que incluimos al famoso choripán —un chorizo dentro de un pan francés y rociado con chimichurri—, al asado, por supuesto —al fin y al cabo, estamos en Argentina-—o el sándwich del que Córdoba exige derechos de autor.

El sándwich en cuestión es el lomito, un bocadillo simple pero no por ello menos delicioso. El condumio incluye el mejor corte de carne a las brasas posible en un pan de levadura crocante, acompañado de mayonesa, queso, lechuga y, en algún caso, hasta huevo.

Pero las sorpresas no terminan allí.

Una fuerte influencia europea, con colonias alemanas, italianas y españolas, hacen sencilla la tarea de encontrar gemas gastronómicas a lo largo del territorio cordobés.

Un caso es el restaurante Herencia, situado en el coqueto boulevard Dean Funes, en Alta Gracia. Su chef, Roal Zuzulich, posee una amplia experiencia internacional y sorprende con platos regionales, minimalistas y deliciosos.

Fernet, Fernet y más Fernet

¿Estás al tanto de lo que es el Fernet? Si no lo sabes, te le contamos.

Se trata de un licor italiano estilo amaro hecho en base a hierbas. La primera vez sabe a remedio, aunque aquí aprendimos —o insisten en que pensemos— que es un gusto adquirido.

Lo cierto es que Argentina toma más Fernet que ningún otro país del mundo y adivina qué zona es una de las grandes responsables de ese récord: Adivinaste… Córdoba.

Aquí defienden a capa y espada la autoría del Fernet con cola.

“Se ha convertido en una bebida icónica”, afirma Victoria Mengo, barman de Apartamento. “El consumo es tan grande que ya lo tomamos como propio. Está al nivel del mate, o de Gardel, o del tango. Cada vez que viene un extranjero a Córdoba lo primero que tiene que tomar aquí es un Fernet con Coca Cola.”

Y fue así como el Fernet, que antes se consumía con modestia, se disparó internacionalmente. Hoy en día, en cualquier barra seria del planeta verá reposar una botella de Fernet Branca entre la elite de las bebidas alcohólicas.

Brava, palpitante, excitante

Pero sin dudas, la mayor herencia que recibió Córdoba es su imponente belleza natural.

Unos llanos soñados, sus sierras, por momentos delicadas y amenas y por otros rocosas e imponentes, ríos, lagos y arroyos en abundancia y actividades deportivas al aire libre para elegir. Esa es la Córdoba brava, palpitante y excitante.

A la pesca de mosca es difícil resistírsele. Con tanto daño ecológico —tan de moda hoy día en el mundo— se hace cada vez más difícil encontrar un buen destino y Córdoba lo es.

Con 35 jugadores entre los primeros 50 mejores del mundo, e, incluso, con una raza propia de caballos —la polo argentino—, Argentina es el paraíso del polo.

Si quieres aprender, practicar, jugar o ver polo, Córdoba es el lugar indicado.

Pero es la desmedida pasión por el rally de los cordobeses lo que realmente hace singular a esta provincia. Aquí deliran con esta competición automovilística. Se han corrido 8 Dakar en Córdoba, otras decenas de carreras durante el año y no son pocos los corredores internacionales que dicen que no hay mejor lugar para competir que en este lugar del mundo.

Una topografía casi a la medida, una sólida infraestructura hotelera y unos seguidores locos por el deporte forman parte del combo perfecto para disfrutar del rally en esta provincia argentina.

¿Por qué vale la pena llegar hasta Córdoba para presenciar una carrera de rally? Fernando Scarlatta, piloto profesional de rally, no duda en afirmar: “Porque tiene todos los condimentos, porque es realmente apasionante y porque se vive desde adentro del auto y desde afuera con muchísima pasión. El escenario para este tipo de competencias se viste de un marco de público impresionante y ese público está siempre alentando con una pasión que pocas veces se ve en otros lugares del mundo”

Baila hasta el amanecer

Córdoba palpita con la música. En la provincia se organizan más de una centena de festivales, fiestas y celebraciones populares. Entre los más populares se encuentran el Festival Nacional de Doma y Folklore, de Jesús María, El Cosquín Rock, en Cosquín, y El Festival Nacional del Folklore, también en Cosquín.

Se cuentan de a millones los turistas que cada año llegan a esta provincia para disfrutar de estas multitudinarias celebraciones que no solo incluyen música, sino también jineteadas, bailes populares y, por supuesto, el infaltable asado argentino.

Pero es sin duda el cuarteto el ritmo cordobés por excelencia.

Creado en Córdoba a principios de 1940, el cuarteto es una fusión entre la tarantela italiana, el pasodoble traído por inmigrantes españoles y un potpurrí de otros ritmos latinos como la gaita zuliana, el paseo y el jalaíto. “En Córdoba es posible bailar y ver una banda de cuarteto todos los días del año” afirma Nelson Aguirre, uno de los líderes de la banda cuartetera La Konga.

Pero para disfrutar de la noche cordobesa inevitablemente es necesario acomodarse a los horarios del lugar.

En Córdoba raramente un baile comienza antes de medianoche y es común que terminen de día.

Por ello, mientras hace tiempo, no hay mejor plan que disfrutar de un lomito, de un Fernet con cola y, por supuesto, del calor de su gente.

¿Sabías que?

Si no te gusta el Fernet con cola hay una inmensa variedad de combinaciones para disfrutar de este amargo licor. Pruébelo con agua tónica, lima y menta.

Durante su infancia, el Che Guevara vivió unos años en Alta Gracia. Hoy día, la que fuera su casa es un museo. La familia Guevara era muy afín a la fotografía y el archivo es muy variado e interesante.

Las carreras de postgrado en Córdoba gozan de un enorme prestigio. La Comisión Nacional de Evaluación y Acreditación Universitaria valoró muchas de sus carreras con la máxima acreditación.

El fútbol también es muy importante en la provincia. El superclásico cordobés entre Talleres y Belgrano es uno de los más antiguos duelos del futbol argentino.

El hotel Edén, en La Falda, fue un lujoso y extravagante aposento con mil historias y rumores. Allí se hospedaron Einstein y Rubén Darío, entre otros famosos. Si bien se encuentra en reconstrucción, es posible visitarlo y disfrutar de su magnífica estructura. Situada al pie del valle de Punilla, la Falda ofrece otras atracciones, como las 7 cascadas y las cavernas El Sauce, un fenómeno geológico cubierto de estalactitas, coliflores y helictitas.

Acerca del autor

Leandro S. Ricciardelli