CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Religión

El papa Francisco nombra al primer arzobispo negro de Washington

Por Daniel Burke

Washington (CNN) — El papa Francisco eligió al arzobispo Wilton Gregory para dirigir la Arquidiócesis de Washington, lo que le dio a la capital del país su primer arzobispo negro y un líder veterano que guió a la Iglesia católica a través de su crisis de abuso sexual de clérigos a principios de la década de 2000.

Gregory, de 71 años, reemplazará al cardenal Donald Wuerl, quien renunció en octubre de 2018 en medio de la presión de los católicos de Washington enojados por su papel en la crisis de abuso sexual del clero. Desde entonces, Wuerl ha permanecido como administrador apostólico de la arquidiócesis, un puesto similar a un administrador interino.

“Estoy profundamente agradecido con el papa Francisco por este nombramiento para servir a la Arquidiócesis de Washington y para trabajar con todos los miembros de esta comunidad de fe”, dijo Gregory. “Espero encontrarme y escuchar a la gente de esta Iglesia local mientras abordamos los problemas que enfrentamos y continuamos creciendo en el amor de Cristo que nos sostiene”.

El arzobispo de Washington es tradicionalmente elevado por el papa al colegio de cardenales, lo que significa que Gregory podría eventualmente ser el sacerdote negro de más alto rango que haya servido en la Iglesia católica en Estados Unidos.

Gregory es actualmente el único arzobispo negro en Estados Unidos y ha dirigido la Arquidiócesis de Atlanta desde 2005. En 2001, fue elegido el primer presidente negro de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos, un mandato que se superpuso con el estallido de la condenada crisis de abuso sexual por parte de algunos clérigos que comenzó en Boston y pronto explotó en todo el país.

Los católicos que trabajaron en la conferencia de obispos describen a Gregory como una fuerza calmada pero efectiva que insistió en que los obispos instituyan nuevos protocolos para prevenir el abuso de niños, incluida una política de “tolerancia cero” para cualquier clero con una acusación creíble contra ellos.

En Washington, Gregory tendrá una tarea igualmente difícil, ya que sus predecesores han visto sus legados manchados por otra ola de escándalos que ha consumido a la Iglesia católica desde adentro.

Wuerl ha reconocido “errores pasados en juicios” destacados en un informe emitido por un jurado investigador de Pensilvania en agosto pasado. También se enfrentó a críticas por declaraciones engañosas sobre lo que sabía de la mala conducta de su antecesor, el excardenal Theodore McCarrick, quien fue expulsado por el papa Francisco en febrero.

  • Mira: Las denuncias de abuso sexual a manos del clero más sonadas de la historia reciente

McCarrick ha sido acusado de abusar sexualmente de niños y de mala conducta con los seminaristas. Él negó las acusaciones de agredir sexualmente a un monaguillo en la década de 1970 y no comentó las acusaciones de los seminaristas. Ahora vive aislado en un convento de Kansas.

Wuerl negó dos veces haber escuchado las acusaciones sobre mala conducta sexual de McCarrick, declaraciones que enmendó después de que un sobreviviente de abuso sexual dijera que había visto una carta que Wuerl le había enviado a un exembajador del Vaticano en el que se explicaban las quejas del sobreviviente sobre McCarrick.

“Este es un gran paso para la Iglesia herida de Washington”, dijo John Carr, director de la Iniciativa sobre el pensamiento social católico y la vida pública en la Universidad de Georgetown. “Con las revelaciones de McCarrick y la renuncia de Wuerl, Washington se ha convertido en un punto de partida en la crisis del liderazgo episcopal sobre el abuso sexual”.

“Nadie ha hecho lo suficiente en el abuso sexual clerical, pero el arzobispo Gregory mostró determinación y compromiso al liderar el esfuerzo para adoptar los comités de revisión de la Carta de Dallas, la tolerancia cero y los laicos en 2002”, dijo Carr.

La permanencia de Gregory en Atlanta ha estado mayormente libre de controversia, aunque causó un gran revuelo al prohibir las armas de las iglesias católicas después de que Georgia aprobara su ley de “Armas en todas partes” en 2014.

Ese mismo año, Gregory aceptó abandonar una mansión de 2,2 millones de dólares recién comprada en Atlanta después de que los católicos locales se quejaron.

“No consideré el impacto en las familias de la arquidiócesis que, aunque luchan por pagar sus hipotecas, servicios públicos, matrícula y otros proyectos de ley, responden fielmente año tras año a mis peticiones para ayudar a financiar nuestros ministerios y servicios”, dijo el arzobispo en su disculpa.

Sin embargo, en la mayoría de los casos, a Gregory se le conocía como un líder estable e inflexible. En Washington, tendrá un rebaño más pequeño (Atlanta tiene 1,2 millones de católicos; Washington unos 650.000) pero un púlpito más retador. Si bien Gregory ha evitado en gran medida las batallas políticas, liderar una de las arquidiócesis más prominentes de la nación en un momento de agitación racial casi seguramente empujará al nativo de Chicago a debates nacionales acalorados.

Foto de archivo. El arzobispo de Atlanta Wilton Gregory durante la Solemnidad de San Pedro y Pablo en la Basílica de San Pedro, el 29 de junio de 2005, en la Ciudad del Vaticano. (Crédito: Franco Origlia/Getty Images)

El reverendo Patrick Smith, pastor de la iglesia católica de St. Augustine, la parroquia negra más antigua de Washington, que fue fundada por negros que se habían visto obligados a orar en el sótano de una iglesia, dijo que el nombramiento de Gregory era un momento importante para la ciudad y los católicos de todo el país.

Mientras los rumores se arremolinaban en los días previos al anuncio, Smith dijo que había escuchado a algunos católicos decir que la raza no debería importar en la selección del nuevo arzobispo de la ciudad.

“La raza no debería importar”, dijo Smith. “Pero en nuestro país, para nuestro detrimento, la raza siempre ha sido importante. A los negros se nos dijo que no podíamos ser sacerdotes, obispos o arzobispos. La raza fue un descalificador durante demasiado tiempo. Bueno, la raza ya no es un descalificador. Al menos, no en Washington”.

“Me alegra que el papa esté dispuesto a hacer algo que ningún papa ha estado antes dispuesto a hacer”, puntualizó.