CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Argentina

Odebrecht en Argentina: dictaron falta de mérito al primo del presidente Macri

Por Emilia Delfino

(CNN Español) — Un juez argentino procesó a 26 personas, la mayoría ex funcionarios del gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, acusadas de haber otorgado irregularmente la licitación de una obra a la empresa brasileña Odebrecht. Así consta en el fallo que revisó CNN. La constructora es investigada por este caso junto a su socia Iecsa, entonces propiedad de Angelo Calcaterra, primo del presidente Mauricio Macri.

La causa se centra en las supuestas irregularidades identificadas en la licitación del soterramiento del ferrocarril Sarmiento, una obra valuada en al menos US$ 3.000 millones y adjudicada en 2008.

En la acusación del fiscal se asegura que los exfuncionarios beneficiaron a Odebrecht, Iecsa y sus socias a cambio de sobornos. Dos exejecutivos de la brasileña admitieron los pagos ilegales por esta obra ante los fiscales del caso Lava Jato, según consta en los videos de sus declaraciones. Odebrecht admitió en 2016 haber pagado coimas en Argentina por al menos US$ 35 millones entre 2008 y 2014, de acuerdo con el documento publicado por el Departamento de Justicia de los Estados Unidos.

Sin embargo, el juez argentino, quien había indagado a 50 personas por este caso, dictó 21 faltas de mérito para la mayoría de los empresarios investigados, entre ellos Calcaterra, quien niega que su empresa haya tenido participación en el pago de sobornos y señaló a Odebrecht.

Marcelo Odebrecht y los ejecutivos de su empresa no fueron investigados en la Argentina debido a que las autoridades aún no han firmado un acuerdo de colaboración con Brasil para poder tomar testimonio de los arrepentidos del caso Lava Jato.

El juez firmó el lunes la homologación para activar el intercambio de pruebas con las autoridades brasileñas. El caso está abierto desde hace cuatro años.