CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Corea del Norte

Corea del Norte

Lo que la inteligencia de EE.UU. cree que sucedió con la prueba de armas de Corea del Norte

Por Barbara Starr

(CNN) — Estados Unidos no cree que Corea del Norte haya lanzado con éxito una nueva arma totalmente operativa después de que el miércoles, Pyongyang afirmara que había realizado una “nueva prueba de disparo de armas guiadas tácticas”, según un funcionario estadounidense directamente familiarizado con la última valoración.

La valoración inicial de la inteligencia de Estados Unidos es que Corea del Norte probó los componentes de un arma antitanque y no una nueva arma totalmente operativa, dijo el funcionario a CNN el jueves.

La valoración se basa en una revisión de la información recopilada por satélites y aeronaves que no registraron algún indicio de lanzamiento de ningún tipo de arma táctica de corto alcance o un misil balístico, dijo el funcionario.

La agencia estatal de medios de comunicación de Corea del Norte informó que el líder del país, Kim Jong Un, supervisó y dirigió la prueba.

Estados Unidos cree que si Corea del Norte hubiera probado un arma antitanque completamente funcional, sus sensores probablemente habrían detectado algún indicio de que se había disparado. Eso no sucedió, dijo el funcionario.

Los datos de los sensores que Estados Unidos ha podido revisar indican que los componentes no eran acordes con ninguna capacidad militar avanzada de Corea del Norte, dijo el funcionario. Estados Unidos cree que la prueba de los componentes estuvo probablemente más motivada por la decisión de Kim de enviar un mensaje a Estados Unidos de que aún tiene la capacidad de realizar pruebas sin necesariamente caer en una gran provocación, dijo el funcionario.

El jueves, el Secretario de Defensa interino Patrick Shanahan calificó la prueba de Corea del Norte como una “nueva prueba de disparos de armas guiadas tácticamente”, que “no fue un misil balístico” y “no hay cambios en nuestra operación o postura”, como resultado de la prueba.

Eric Brewer, exdirector de contraproliferación en el Consejo de Seguridad Nacional, dijo que la prueba “no era tan preocupante” y que esta tenía la intención de aumentar la presión sobre la administración Trump luego de la fallida cumbre de Hanoi.

Este tipo de provocaciones de bajo nivel son esperadas, dijo.

“No creo que haya ninguna razón para salir y señalar o condenar o hacer mucho ruido sobre esta prueba de armas”, dijo cuando se le preguntó si el gobierno debería responder públicamente. “Es prudente para nosotros continuar centrándonos en hacer avanzar la diplomacia e ignorar ese tipo de comentarios” sobre Corea del Norte.

La noticia de la prueba del miércoles se produjo horas antes de que el Ministerio de Relaciones Exteriores de Corea del Norte emitiera una reprimenda dirigida al secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo.

En un comunicado emitido por la Agencia Central de Noticias de Corea, administrada por el estado, el funcionario del Ministerio de Relaciones Exteriores, Kwon Jong Gun, dijo que Pompeo había “soltado comentarios imprudentes y sofismas de todo tipo contra nosotros todos los días”.

Un portavoz del Departamento de Estado de Estados Unidos dijo el jueves que estaban “al tanto del informe” de las declaraciones de Kwon.

“Estados Unidos sigue listo para involucrarse en una negociación constructiva con Corea del Norte “, dijo el portavoz.

Jennifer Hansler y James Griffiths de CNN contribuyeron con este informe.