CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Gran Bretaña

Por qué Meghan Markle evitaría ser el foco de atención y daría a luz a su bebé real en casa

Por Eliza Mackintosh, Rob Picheta

(CNN) — Meghan, duquesa de Sussex, se ha acostumbrado a modernizar a la familia real de Gran Bretaña, pero el nacimiento de su primer hijo está a punto de anular las normas actuales y, en cambio, remontarse al pasado del clan Windsor.

Se espera que la duquesa siga los pasos de la misma reina Isabel II, dando a luz a su bebé en casa, y al parecer ha contratado a una comadrona o compañera de parto para que la ayude en el proceso.

Eso significaría que, a diferencia de su cuñada, Catalina, o su difunta suegra, Diana, Meghan no entraría en el resplandor de los medios de comunicación de todo el mundo justo después de dar a luz. Ambas, Catalina y Diana, aparecieron para una sesión fotográfica fuera del Ala Lindo, la sala de maternidad privada del hospital St. Mary’s en el oeste de Londres, poco después del parto de sus hijos.

  • Mira: Las tradiciones sobre los bebés de la realeza en Reino Unido

Se desconoce la fecha de nacimiento del bebé real. Enrique y Meghan solo han dicho que el niño nacerá en la primavera de 2019.

La pareja privada se alegrará de que algunas tradiciones de nacimientos reales hayan sido enviadas a la historia.

“Solía ser que el primer ministro tenía que asistir al nacimiento de un bebé real, siglos atrás, para verificar que el niño era en realidad el hijo de la reina, y no uno que había sido contrabandeado bajo una manta”, le dijo a CNN la biógrafa real Penny Junor.

Hay “rastros de ese proceso” en la expectativa de que las madres reales aparezcan frente a los medios de comunicación con sus recién nacidos, dice Junor. “Hay un indicio del pasado en esa actuación… ‘Aquí está el bebé. Quiero que seas el primero en verlo'”. “Este es el bebé del país, en cierto modo”, explica.

Pero es precisamente la intensidad de ese foco lo que podría explicar la posible decisión de Meghan de dar a luz en el recién renovado Frogmore Cottage, en lugar de en el hospital.

El príncipe Carlos y la princesa Diana aparecieron fuera del ala lindo tras el nacimiento del príncipe Enrique en septiembre de 1984.

“Uno puede entender su deseo … debe ser muy estresante estar en labor de parto, y mucho menos saber que los ojos del mundo están esperando y vigilando la puerta para que salgas”, señala Junor. “Si puedes tener un parto privado solo con el padre o la comadrona, es más relajado y puedes disfrutar el momento”.

Sin embargo, los expertos se sorprendieron ante los informes de que Meghan ha favorecido a su propio equipo de médicos sobre los de la reina.

“Me resultaría extraño que la pareja no quisiera los médicos personales de la familia real”, dice Junor. “Si estás en la familia real y se te ofrecen los servicios de los mejores médicos que el dinero puede comprar, parece extraño que le des la espalda”.

La naturaleza cambiante del parto

Los partos en el hogar fueron alguna vez la norma en el Reino Unido. Pero después de un esfuerzo concertado de un año para fomentar los partos en hospitales, solo una de cada 50 mujeres embarazadas en Gran Bretaña da a luz en casa, según el Servicio Nacional de Salud del Reino Unido.

“La forma en que damos a luz ha cambiado radicalmente en los últimos 100 años, y en particular desde la década de 1950”, dijo a CNN Rebecca Schiller, autora, comadrona y cofundadora de la organización benéfica Birthrights. “En un espacio de tiempo muy corto, se ha vuelto muy normal que casi todas las mujeres den a luz en un hospital en lugar de hacerlo en casa”.

“La reina y la reina madre tuvieron partos en casa en un momento en el que era el predeterminado, mientras que Meghan toma sus decisiones en un momento en que el parto en el hospital es tan frecuente”, explica Schiller, y agrega que hoy en día, “mucha gente no considera nacimiento en casa en absoluto”.

La reina Isabel II y el príncipe Felipe, duque de Edinburgo, aparecen en esta foto con el príncipe Carlos y la princesa Anne.

“Se puede ver como una elección inusual o poco convencional y hay muchos mitos que la rodean”, dice ella.

La idea central errónea es que los partos en el hogar no son seguros; de hecho, casi todos los centros locales del Servicio Nacional de Salud (NHS, por sus siglas en inglés) ofrecen partos en el hogar.

“Dar a luz es generalmente seguro donde quiera que elijas tener a tu bebé”, aconseja el NHS, aunque para las madres primerizas el riesgo de que un bebé desarrolle problemas graves aumenta de cinco en 1.000 para los partos en el hospital, a 9 en 1.000.

Las mujeres que optan por los partos en el hogar “valoran la privacidad y la comodidad de estar en su propia casa, en particular poder descansar en su propia cama después del parto”, explica Schiller.

El uso de una comadrona también se ha asociado con menos intervención y trabajos más cortos, agrega. “Las mujeres me dicen que lo que más valoran es tener a una persona imparcial y de confianza que realmente las conoce y tener a sus familiares a su lado de manera continua en el nacimiento y el período posnatal”.

La reina Isabel II dio a luz al príncipe Carlos en el Palacio de Buckingham, y ella misma nació en 1926 en la casa de Londres de sus abuelos, el conde y la condesa de Strathmore.

Entre tanto, la princesa Anne nació en Clarence House. Veintisiete años después, comenzó la nueva tradición real de dar a luz en el hospital St. Mary’s, una tradición que pronto podría romperse.

  • Mira: EE.UU. podría cobrar impuestos a la realeza británica

Un nacimiento privado

Un parto en casa estaría de acuerdo con las frecuentes solicitudes de privacidad de Meghan y Enrique, un motivo que han hecho desde que comenzaron a salir hace tres años, y se han repetido en las semanas previas al nacimiento de su hijo.

“Sus altezas reales han tomado una decisión personal de mantener en privado los planes para la llegada de su bebé”, dijo el jueves un portavoz del Palacio de Buckingham.

Pero Meghan seguirá los consejos de sus médicos cuando entre en trabajo de parto y se mudará a un hospital si es necesario, le dijo a CNN Katie Nicholl, experta real y autora de Enrique and Meghan: Vida, pérdida y amor.

“El año pasado me dijeron que Meghan prefería un parto en casa, pero que seguirá el consejo de su equipo médico una vez que comience el trabajo de parto. Si no puede tener a su bebé en casa por cualquier motivo, es probable que esté en un hospital en Windsor. En cualquier caso, ella espera un parto natural”, dijo Nicholl.

Dondequiera que nazca el bebé, se seguirán los mismos procedimientos que con cualquier nacimiento real.

La reina Isabel II, la primera ministra británica Theresa May y los gobernadores generales de cada una de las naciones del Commonwealth serán informados primero, junto con el resto de las familias reales y Markle.

Si el bebé llega a la mitad de la noche, parece poco probable que el monarca de 92 años se despierte, por lo que existe la posibilidad de que no se haga un anuncio hasta la mañana siguiente.

La decisión de cuándo y cómo informar al público probablemente recaerá en Meghan y Enrique.

Tradicionalmente, un aviso oficial que confirma el sexo, el peso y el momento del nacimiento del recién nacido está firmado por los médicos y colocado en un caballete en la entrada del Palacio de Buckingham.

Es probable que ese protocolo se siga de nuevo, pero la pareja real conocedora de los medios sociales también puede elegir una forma más moderna de dar la noticia, y su cuenta de Instagram recientemente lanzada brindaría la oportunidad perfecta para hacerlo.