CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
México

Veracruz, la sombra de la violencia ahoga en sangre este estado costero mexicano

Por Natalie Gallón

Ciudad de México (CNN) — En los primeros meses de 2019, el estado costero mexicano de Veracruz se ha visto plagado de un severo derramamiento de sangre: en las calles, en tiroteos desde vehículos e incluso con una masacre en una reunión familiar.

El Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública de México registró 682 homicidios en Veracruz de enero a marzo, junto con 122 secuestros.

Veracruz, con sus más de 600 kilómetros de costa en el Golfo de México, es una de las áreas más importantes del país para la importación y exportación de productos, pero el estado está afectado por la tensión y una guerra sangrienta entre los cárteles.

La semana pasada, en la ciudad de Minatitlán, en el sur del estado, 13 personas murieron en una fiesta familiar, según el Departamento de Seguridad Pública de Veracruz. Las autoridades locales creen que el Cartel de Jalisco Nueva Generación de Jalisco (CJNG) estuvo involucrado en la masacre, como un acto de venganza.

Entre los muertos se encontraba un niño de 1 año al que le dispararon varias veces, según la agencia de noticias estatal Notimex, que citaba testigos locales. El padre del niño también murió y su madre, quien resultó herida, fue hospitalizada con otras tres víctimas.

Un día después del tiroteo masivo, el secretario de Seguridad Pública de Veracruz, Hugo Gutiérrez Maldonado, tuiteó que las fuerzas federales y estatales habían sido desplegadas en “una fuerte operación de búsqueda y captura de los responsables” por los asesinatos en Minatitlán. Hizo un llamado al fiscal general del estado para ayudar en la búsqueda.

El gobernador de Veracruz, Cuitláhuac García, celebró una reunión de emergencia el día después del tiroteo “para abordar los hechos lamentables y condenables”.

“Vamos a limpiar este país. La corrupción terminará. La impunidad terminará. Y habrá justicia”, dijo el domingo pasado el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador.

Pero solo unos días más tarde, el miércoles, hubo un tiroteo contra un vehículo en Mixtla de Altamirano, una ciudad a unos 260 kilómetros al noroeste de Minatitlán. Tres personas murieron: la alcaldesa Maricela Vallejo Orea, su esposo y su chofer.

Tras la ola de violencia en Veracruz, el presidente López Obrador, acompañado por su gabinete de seguridad, visitó Minatitlán, donde tuvo lugar la masacre de la familia, el viernes. Ahí, lanzó su plan de seguridad para la región, con la recientemente aprobada creación de una nueva Guardia Nacional, el plan principal de López Obrador en su esfuerzo por combatir la violencia y la corrupción que afligen al país.

“Vine a Minatitlán para decirles: no están solos. Tienen el apoyo total del gobierno”, dijo.

Según López Obrador, “habrá elementos de la policía militar, marina y federal” que serán “coordinados por un comando, ya sea militar o marino”, de acuerdo con el gobierno local, y agregó que debido al incidente reciente en Minatitlán, se tomó la decisión de comenzar allí con la “coordinación de la Guardia Nacional”, con alrededor de 1.000 “elementos” solo en esa región.

López Obrador asumió el cargo en diciembre de 2018, al final de un año que registró más de 33.000 homicidios en México, el número más alto desde que el país comenzó a mantener registros.

Pero este año ha visto un aumento nacional de casi el 10% en la violencia en comparación con el año pasado.

Los estados vecinos de Puebla y Oaxaca, a lo largo de la frontera sur de Veracruz, también han experimentado una ola de violencia. Según el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, en los primeros tres meses de 2019, se registraron 558 homicidios en Puebla y 462 en Oaxaca.

Según InSight Crime, una fundación centrada en la “amenaza a la seguridad nacional y ciudadana” de América Latina, así como en el crimen organizado, las facciones de carteles rivales en Veracruz son el CJNG y una escisión del cartel de Los Zetas, en guerra en el estado costero después de que “miembros de Los Zetas de la vieja escuela supuestamente ejecutaron a tres presuntos miembros del CJNG” a principios de abril.

En un artículo publicado el 15 de marzo, la publicación mexicana Proceso informó que el Cartel de Jalisco Nueva Generación “le declaró la guerra al gobierno de Veracruz”, citando una narcomanta — un mensaje escrito en tela– que fue dejado en el puerto de Veracruz con la advertencia: “muchos de nosotros moriremos”.

El gobierno mexicano ha estado librando una guerra contra los carteles y los traficantes de drogas desde 2006 y, al mismo tiempo, los carteles de la droga han estado luchando entre sí en una campaña brutal por el control del territorio.

La nueva iniciativa de la Guardia Nacional de López Obrador será la primera prueba en su campaña para librar al país de la violencia de las drogas y la corrupción.

“Antes, ustedes no sabían dónde terminaba la autoridad y dónde empezaba la delincuencia; ya no habrá mezcla”, dijo el viernes López Obrador sobre la iniciativa y las operaciones de esta fase de seguridad.

Natalie Gallón de CNN informó y escribió desde la Ciudad de México. Flora Charner y Hira Humayun de CNN en Atlanta, y Daniel Silva Fernández de CNNE en Miami contribuyeron con este informe.