CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Argentina

Argentina

La carta del libertador San Martín por la que investigan a Cristina Fernández de Kirchner (y estaría involucrado Vladimir Putin)

Por Ignacio Grimaldi

(CNN) — Una carta del general José de San Martín, reconocido como uno de los libertadores de América, que desapareció en 1981, es foco de una investigación judicial a Cristina Fernández de Kirchner que podría llegar a involucrar al presidente de Rusia, Vladimir Putin.

La misiva, que San Martín le escribió en 1835 al militar Bernardo O’Higgins, uno de los padres de la Patria de Chile, fue robada en 1981 del Archivo General de Chile, un expediente de la justicia argentina.

Desde entonces, el documento estuvo perdido durante 37 años hasta que en 2018 la policía lo encontró en un domicilio de Fernández de Kirchner.

La exmandataria explicó en su libro, titulado “Sinceramente” y publicado el 26 de abril, que el presidente de Rusia, Vladimir Putin, le habría regalado dicho documento histórico.

Fue en medio de un allanamiento judicial en uno de los domicilios de la expresidenta de Argentina que la policía encontró la carta de San Martín y en consecuencia el juez Claudio Bonadio la procesó bajo el delito de encubrimiento.

Si bien, ante los tribunales Fernández de Kirchner defiende su inocencia diciendo que es víctima de una persecución judicial, la actual senadora nunca respondió cómo llegó a sus manos ese documento histórico y por qué lo tenía en su casa.

La primera explicación al respecto la volcó en su libro “Sinceramente”: “Lo de la carta de San Martín es una historia maravillosa. Cuando visité Moscú en marzo de 2015, luego del almuerzo de trabajo que nos ofreció el presidente de la Federación Rusa, Vladimir Putin, al retirarnos del mismo, hizo detener el paso de nuestra comitiva y pidió a uno de sus colaboradores que tenía una caja en sus manos, que se acercara. Y allí, ante mi sorpresa y traductor mediante, me dijo: ‘Esto es para usted, presidenta’. Cuando abrí la caja y pude ver la carta original de San Martín a O’Higgins, casi me muero. Lo miré y le pregunté: ‘¿De dónde lo sacaron?’ La respuesta no se hizo esperar y me sorprendió aún más: ‘La mandamos a comprar para usted en Nueva York'”, concluyó.

Fernández de Kirchner relató la visita oficial que realizó a Rusia cuando ella era presidenta. Mencionó que fue en marzo pero en realidad, la reunión de trabajo en el Kremlin la mantuvo en abril de 2015, según datos del gobierno argentino.

Por otra parte, la expresidenta señaló que la carta fue un regalo de su par ruso. En este sentido, el director del Archivo General de la Nación, Emilio Perina, dijo a CNN que la carta, luego de ser extraviada, cayó en el mercado negro y admitió desconocer la veracidad del relato de Fernández de Kirchner sobre el presunto obsequio de Putin.

CNN se comunicó con la Embajada rusa en Argentina y las autoridades del Kremlin pero aún no obtuvo respuesta desde Moscú sobre una posible compra ilegal del documento histórico robado en 1981.

Pero más allá de la réplica que se pueda dar desde Moscú, el director del Archivo General de Argentina reclama que Fernández de Kirchner violó la ley de ética pública ya que no incorporó al patrimonio del Estado nacional un obsequio de cortesía que recibió en calidad de presidenta.

Asimismo, el Instituto O’Higginiano de Chile reclamó la tenencia del documento que se encuentra bajo la órbita de la justicia argentina. El secretario del Instituto, Yerko Torrejón, reconoció a CNN que todavía no se han activado los canales diplomáticos para la recuperación de la carta pero admitió que su deseo es que el documento vuelva a Chile.

Según narró Torrejón, la carta que O’Higgins recibió de San Martín la heredó el hijo del militar chileno, Demetrio O’Higgins, quien se la transfirió al historiador Benjamín Vicuña Mackenna. Este se la donó al Archivo General de Chile que extravió el archivo en una mudanza que realizó en 1981. 37 años después apareció en la casa de la expresidenta de Argentina.