CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Tiroteos

Kendrick Castillo, el estudiante que murió tratando de detener al atacante de la escuela de Colorado

Por Nicole Chávez, Scott McLean

(CNN) — Después de que un compañero sacara un arma en clase, Kendrick Castillo no podía quedarse quieto. Estaba rodeado de amigos que consideraba familiares y todos estaban en peligro.

Kendrick murió cuando se lanzó contra el atacante, dándole a otros estudiantes en STEM School Highlands Ranch el tiempo suficiente para esconderse, dijeron su familia y un compañero de clase.

“Sé que por lo que hizo, otros están vivos, y le agradezco a Dios por eso. Lo amo. Y él es un héroe y siempre lo será”, dijo su padre, John Castillo.

“Él solo amaba mucho a la gente”.

MIRA: 20 años de Columbine, la matanza que marcó un hito en ataques a escuelas de EE.UU.

El joven de 18 años estaba viendo “The Princess Bride” en su clase de literatura británica cuando el atacante sacó una pistola, exigiendo que nadie se moviera. Después de que Kendrick se abalanzara sobre el atacante, otros tres estudiantes también abordaron al pistolero y trataron de someterlo mientras el resto de la clase huía del salón.

Kendrick era hijo único, pero sus amigos, incluidos los miembros del equipo de robótica de la escuela, eran como sus hermanos, dijo su padre.

“Ser desinteresado, eso es lo que era mi hijo, y por eso murió, pero salvó a otros”, dijo Castillo.

“Él era extraordinario”

Kendrick creció hablando inglés y español en los suburbios de Denver y asistió por primera vez a la escuela católica. También pasaba el tiempo pescando y acampando con su difunto abuelo, que había estado en la Infantería de Marina.

“Kendrick estaba orgulloso de él, orgulloso de que su abuelo fuera un héroe”, dijo Castillo. “Una parte de mí sabe que Kendrick quería vivir ese legado”.

El adolescente conservaba la bandera que una vez cubrió el ataúd de su abuelo y rezaba y besaba su lápida en el cementerio nacional de Fort Logan.

“Amaba el patriotismo”, dijo Castillo. “Somos hispanos por naturaleza, pero amamos a Estados Unidos hasta la médula”.

Castillo y su esposa María no se sorprendieron al saber que su hijo arriesgó su vida. Lo criaron para que fuera responsable y “para ser bueno”.
“Este no era un niño promedio”, dijo Castillo. “Era extraordinario”.

El momento en que se enteraron del sacrificio de su hijo

Poco después del tiroteo, Castillo y su esposa María intentaron frenéticamente comunicarse con Kendrick desde su teléfono celular. Inicialmente pensaron que su hijo podría haber sido herido, pero se preocuparon más cuando él no contestó sus mensajes de texto y sus llamadas.

“Me sentí un poco culpable, porque cuando estaba tratando de llamarlo, pensé, bueno, ¿quizás no es algo prudente? Tal vez estoy poniendo en peligro su vida al hacer que suene el teléfono”, dijo Castillo. “Mi ansiedad y un nudo en mi garganta fueron creciendo”.

Uno de los amigos de Kendrick le envió a Castillo un mensaje de texto diciendo que su hijo había corrido hacia el atacante, pero en ese momento, no sabía qué pensar al respecto. Vieron cómo otros estudiantes salían de los autobuses escolares amarillos y se reunían con sus padres, “y no vivimos eso”, dijo Castillo.

“No podía creer que esto le estuviera pasando a mi hijo”, dijo Castillo.

La pareja supo que Kendrick fue asesinado cuando fueron al hospital a buscarlo y los funcionarios les dijeron que su cuerpo todavía estaba dentro del aula. Mientras esperaban a ver a su hijo, los estudiantes se acercaban a ellos y llamaban héroe a su hijo.

Mientras Castillo y su esposa lloran a su hijo, él dijo que desean que los compañeros de Kendrick se recuperen, vayan a la universidad, se casen y comiencen sus propias familias rodeadas de amor.

Amanda Watts, de CNN, contribuyó a este informe.