CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Medicina

Juez dictamina que niño de 3 años debe recibir quimioterapia contra la voluntad de los padres

Por Lauren del Valle, Madeline Holcombe

(CNN) — Un juez de la Florida dictaminó este miércoles que un niño de 3 años diagnosticado con leucemia debe continuar el tratamiento de quimioterapia contra los deseos de sus padres.

Un juez del Condado de Hillsborough ordenó que Noah McAdams, a quien se le diagnosticó leucemia linfoblástica aguda en abril, complete al menos la primera fase de un tratamiento de quimioterapia recetado.

Sus padres, Taylor Bland y Joshua McAdams, pidieron a la corte que les permitiera renunciar a la quimioterapia, a favor de tratamientos alternativos, incluyendo cannabis medicinal, vitaminas y dieta, según la afiliada de CNN, WFLA.

El fallo del juez dice que los padres tienen la libertad de buscar otras alternativas mientras Noah continúa con el tratamiento.

Noah tiene dos sesiones más de quimioterapia como parte de la primera fase de su tratamiento, que se reanudará el jueves, según el abogado de la familia, Mike Minardi.

Originalmente le recetaron tres fases de tratamiento de quimioterapia. El juez decidirá si Noah debe continuar con las siguientes dos fases de tratamiento después de que se complete la prueba de médula ósea. El plan de tratamiento de quimioterapia completo duraría más de tres años, dijo Minardi.

“Estamos contentos de que el niño use un tratamiento alternativo, como mínimo para combatir los efectos secundarios de la quimioterapia y de la máxima ayuda para curar la leucemia en su cuerpo”, dijo Minardi a CNN.

Las próximas citas en la corte son el 4 y 5 de junio.

Niño leucemia juez ordena quimioterapia

Los padres de Noah hablando con reporteros después de la decisión de la corte el miércoles.

Los padres perdieron la custodia

El fallo también otorgó a Bland y McAdams visitas sin supervisión a su hijo, quien fue retirado de su custodia el 30 de abril.

Los padres no llevaron al hospital a Noah para un tratamiento programado el 22 de abril, y un trabajador social del hospital notificó a la División de Investigaciones de Protección Infantil de Hillsborough, que solicitó a la Policía que realizara un control de bienestar. Noah estaba en la casa de su abuela y los oficiales hablaron con Bland por teléfono.

La oficina del Sheriff de Hillsborough emitió una Alerta de Niños Desaparecidos en Peligro para Noah el 29 de abril.

La familia fue encontrada en Kentucky esa noche y Noah regresó a Tampa al día siguiente bajo la custodia de los servicios de protección infantil.

Bland y McAdams dijeron que no sabían que no se les permitía abandonar el estado. Dijeron que se estaban quedando con su familia en Kentucky y planeaban visitar a un médico en Cincinnati esa semana, según Bland.

Los padres habían informado previamente a los médicos que querían buscar una segunda opinión y buscar alternativas.

Un juez del tribunal de dependencia dictaminó que Noah permanecería bajo la custodia del estado, pero que podría vivir con su abuela materna.

CNN se comunicó con el Protección de Menores de Hillsborough, que está supervisado por la Oficina del Sheriff del Condado de Hillsborough. Crystal Clark, una portavoz, le dijo a CNN: “La División de Investigaciones de Protección Infantil no comenta y no puede comentar sobre sus investigaciones debido a la confidencialidad de acuerdo con los Estatutos de la Florida. El caso aún está activo y nuestra División de Investigación Criminal está trabajando con la Oficina del Fiscal del Estado para determinar los cargos”.

Un juez ordenó que Noah debe completar la primera fase de quimioterapia.

La insatisfacción con el hospital

La decisión del miércoles también permite que Bland y McAdams completen el tratamiento de Noah en un hospital diferente. Sus padres estaban insatisfechos con el Hospital de Niños Johns Hopkins en Tampa, Florida, y buscan cambiarse a otro programa de oncología, dijo Minardi.

El hospital se negó a confirmar los detalles de la situación a CNN.

“Nuestra primera prioridad en Johns Hopkins All Children’s Hospital es siempre la seguridad y privacidad de los pacientes y sus familias. Con eso en mente, aplicamos estrictamente las leyes de HIPAA que limitan la cantidad de información sobre pacientes que podemos divulgar”, dijo Danielle Caci, gerente de relaciones públicas del Johns Hopkins All Children’s Hospital.