CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
China

El final de Game of Thrones no salió al aire en China. Algunos fans están culpando a la guerra comercial

Por Steven Jiang

Beijing (CNN Business) — La pregunta candente para millones de fanáticos de “Game of Thrones” en China este lunes es: ¿Se está librando la guerra comercial entre Estados Unidos y China en los campos de batalla de Westeros?

Tencent, el gigante chino de internet cuya plataforma de video posee los derechos de transmisión de la serie de HBO en el país, sorprendió a los televidentes el lunes por la mañana cuando anunció un retraso en la publicación del esperado final de la serie estadounidense “debido a un problema de transmisión de los medios”.

La breve declaración no dio una nueva fecha de transmisión, y la compañía se negó a proporcionar más detalles. HBO, que como CNN es propiedad de WarnerMedia, dijo en un comunicado que “no tuvo ningún problema con la entrega de contenido”.

“Tendría que obtener más aclaraciones de Tencent”, agregó HBO.

Al igual que los entusiastas de “Game of Thrones” en otros lugares, los fanáticos chinos siguen religiosamente cada episodio y discuten los giros de la trama en tiempo real en las redes sociales. El lunes, su frustración y consternación abundaron en línea, y muchos se preguntaron en voz alta por la conexión entre la escalada de la guerra comercial y el último episodio perdido.

“¿Qué sigue, cortar las conexiones de internet entre China y los Estados Unidos?”, escribió un usuario en Weibo, el equivalente en China de Twitter.

Muchos usuarios también criticaron a Tencent por la demora, y exigieron a la compañía que les reembolsara sus tarifas de suscripción.

“Vergüenza, vergüenza, vergüenza”, algunos usuarios publicaron una famosa frase del programa, junto con emojis de campana, en Weibo.

La guerra comercial de un año entre China y Estados Unidos se ha intensificado en las últimas semanas, pues el presidente Donald Trump elevó los aranceles a los productos chinos por valor de 200.000 millones de dólares a principios de este mes. China ha tomado represalias con los planes de aranceles más altos para productos de Estados Unidos por un valor aproximado de 60.000 millones de dólares.

El aumento repentino de las tensiones ha llevado a un incremento aparente en la propaganda contra Estados Unidos en los medios estatales chinos.

Un editorial severo en el portavoz del Partido Comunista gobernante la semana pasada pedía una “guerra popular” contra Estados Unidos, lo que llevó a los analistas a predecir que las consecuencias de la guerra comercial se extiendan a otras áreas, incluido el entretenimiento.

El domingo, una nueva serie dramática de televisión china rodada en gran parte en Estados Unidos con miembros del elenco estadounidenses pareció convertirse en la primera víctima de alto perfil de las nuevas líneas de batalla dibujadas por las autoridades de Beijing.

Los medios estatales informaron que las estaciones de televisión y las plataformas de transmisión en China cancelaron abruptamente el estreno de “Over the Sea I Come to You”, que se centra en un padre chino que envía a su único hijo a estudiar a Estados Unidos. Se dice que otras producciones chinas con enlaces estadounidenses se enfrentan a problemas similares.

El canal de películas de la televisora estatal CCTV ha desechado recientemente la programación estipulada y la ha cambiado por los llamados “clásicos rojos” ambientados durante la Guerra de Corea, presentando la rotunda derrota de los invasores estadounidenses a manos de los heroicos soldados chinos.

“Estamos utilizando la forma de arte de la película para hacer eco de la situación actual”, escribió el canal en su página oficial de Weibo.

El gobierno chino se ha dirigido a la industria del entretenimiento en el pasado cuando las relaciones con otro país se deterioraron. Hace poco más de dos años, China impuso una prohibición no oficial de espectáculos y artistas extremadamente populares de Corea del Sur cuando Pekín se enfureció por la decisión de Seúl de desplegar un avanzado sistema de defensa de misiles de EE.UU., que el gobierno chino insistió en que era una amenaza para su seguridad nacional.