CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Ecuador

Lo que revelan los borradores de informes sobre el asilo y la nacionalidad ecuatoriana de Assange

Por Ana María Cañizares

(CNN Español) — La Contraloría de Ecuador concluyó este lunes la lectura de dos borradores de los informes sobre el otorgamiento de asilo y de nacionalidad ecuatoriana al fundador de Wikileaks.

Ecuador entregó a Julian Assange a las autoridades británicas el 11 de abril luego de que se le retirara el asilo tras seis años, nueve meses y 24 días viviendo en su delegación diplomática en Londres.

El primer borrador, que fue leído en una sala por el grupo de examinadores de la Contraloría, indica que en 2017 Assange fue designado por Ecuador como consejero diplomático tanto para Rusia y para Reino Unido, pero que esas designaciones quedaron sin efecto en 2018 y Assange no asumió el cargo ni recibió ninguna remuneración.

El documento señala que el presidente Lenín Moreno desconocía el proceso de naturalización como ecuatoriano de Assange. Agrega que el fundador de Wikileaks recibió la nacionalidad ecuatoriana a finales del 2017, como informó la Cancillería.

Además, detalla constantes comunicaciones y oficios de los embajadores en Londres que daban cuenta de incidentes en el interior de la sede diplomática, así como faltas de respeto, agresiones e insultos por parte de Assange y algunos de sus visitantes hacia el personal de la embajada.

Según el borrador del primer informe de la Contraloría, el equipo de Assange recomendó a las autoridades ecuatorianas comprar un departamento en el mismo edificio donde funcionaba la embajada para “más comodidad” del asilado.

De acuerdo con la Contraloría, Julian Assange utilizaba la mejor oficina de la embajada ecuatoriana así como un espacio adicional. Añade que el personal de limpieza de la sede diplomática informó en varias ocasiones sobre la falta de salubridad del asilado en su espacio y que eso ponía en riesgo la salud del grupo por lo que se decidió contratar un seguro médico para sus miembros.

El documento señala que el 50 % de la comida que se compraba para Julian Assange se desperdiciaba o expiraba.

Sobre la concesión de la nacionalidad ecuatoriana a Assange, la Contraloría detalla inconsistencias e irregularidades en el proceso, así como la falta de pago de US$ 800 por aranceles para la entrega de la carta de naturalización.

Según publicación en el Registro Oficial de Ecuador del 13 de mayo, la Cancillería declaró como “lesivo” el acto administrativo por el cual se otorgó la nacionalidad al fundador de Wikileaks y suspendió los efectos de la misma. La declaración de nulidad de la nacionalidad aún no se ha concretado.

En el escrito de Contraloría se enfatiza que la Embajada advertía que “no es un club privado” puesto que se desarrollaban fiestas, recepciones y algunos visitantes de Assange se quedaban a dormir en la sede diplomática.

El segundo borrador del informe sobre el costo del mantenimiento y permanencia de Assange en la embajada de Ecuador en la capital inglesa desde el 2012 establece que se detectaron inconsistencias en contratos y pagos sin sustento. El monto evaluado por la Contraloría es de US$ 795.372.

Los gastos analizados contemplan la compra de muebles y de equipos para acondicionar el espacio de Assange, asesoría legal y de comunicación, alimentación, internet, adecuaciones físicas y gastos médicos, entre otros.

Los pagos, según la entidad, se realizaron sin documentación de respaldo que sustente la necesidad y legalidad de los gastos incurridos por la misión diplomática.

A la Contraloría le llama la atención la existencia de una línea de comunicación telefónica directa con la Presidencia de la República.

En los próximos días las partes involucradas en los informes podrán presentar sus observaciones y objeciones en la Contraloría.