CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Política

5 razones por las que Nancy Pelosi no quiere destituir a Donald Trump

Por análisis de Chris Cillizza

(CNN) — Los demócratas de la Cámara de Representantes se amontonaron el miércoles cuando la portavoz Nancy Pelosi intentó reprimir una creciente revuelta por su resistencia a la idea de destituir al presidente Donald Trump. La reunión se produjo después de días de mayor voluntad pública por parte de líderes demócratas de alto rango para sugerir que la destitución es el movimiento correcto y que se ha convertido en una cuestión de cuándo se hará y no de si debe hacerse.

MIRA: Beto O’Rourke:Deberíamos comenzar el proceso de juicio político contra Donald Trump

“Una mayoría creciente de nuestra comisión cree que el juicio político será inevitable”, dijo a CNN el miércoles por la mañana el representante de Kentucky, John Yarmuth, presidente de la Comisión de Presupuesto de la Cámara de Representantes.

En medio de ese furor creciente, Pelosi continúa manteniendo su afirmación original de que el juicio político no es el movimiento correcto para su partido, al menos no ahora. Entonces, ¿por qué Pelosi cree tan firmemente que el juicio político es un error, incluso frente a la resistencia constante de la Casa Blanca a todas y cada una de las solicitudes hechas por los demócratas de la Cámara de Representantes para investigar al gobierno?

MIRA: Juicio político en contra del presidente Donald Trump en la balanza demócrata

Aquí hay cinco razones posibles:

1. El público no lo quiere (realmente)

Una encuesta de CNN-SSRS de mayo mostró que solo el 37% de los estadounidenses quieren que Trump sea acusado, mientras que el 59% no está de acuerdo con este tipo de acción. Esa misma encuesta mostró que el 44% dice que los demócratas están yendo demasiado lejos en la investigación del presidente, un aumento del 38% del porcentaje que lo afirmó en marzo. (Uno de cada cuatro votantes dijo que los demócratas en el Congreso estaban haciendo muy poco para investigar a Trump, mientras que el 28% dijo que estaban haciendo esfuerzos en la justa medida).

2. De todos modos, nunca será acusado

Se necesitan dos para bailar el tango del juicio político. Y si bien la mayoría demócrata en la Cámara podría impugnar a Trump mañana, los 53 senadores republicanos que controlan la mayoría en la cámara alta no han mostrado señales de agrietamiento en su apoyo a Trump. Es más, el apoyo de Trump entre ese cuadro se ha fortalecido en las últimas semanas, luego de la publicación del informe del fiscal especial Robert Mueller que concluyó que “no estableció que los miembros de la campaña de Trump conspiraron o coordinaron con el gobierno ruso en las actividades de interferencia electoral” y no ofreció una recomendación sobre si Trump obstruyó la justicia en la investigación. Pelosi sabe que, a menos de que ocurra un desarrollo catastrófico, el Senado no va a condenar a Trump por los artículos de la acusación, lo que hace que la acusación de la Cámara de Trump sea puramente un movimiento simbólico, sin dientes reales.

MIRA: Congresistas de EE.UU. debaten la conveniencia de un juicio político contra Trump

3. Convierte a Trump en una víctima

A Trump, como se ha demostrado una y otra vez, le encanta interpretar el papel de víctima. Es el objetivo de una conspiración de “Estado profunda”. Es tratado injustamente por los medios de comunicación. Fue objeto de una “caza de brujas” de casi dos años de duración a manos de Mueller. La impugnación de Trump en la Cámara de Representantes, sin la posibilidad de que el Senado haga lo mismo, le da a Trump la capacidad de decir que los demócratas lo odian tanto que lo están atacando injustamente, y que están abandonando sus obligaciones con el país. De hecho, Trump ya está desarrollando ese argumento: “Los demócratas están haciendo CERO trabajo en el Congreso”, escribió Trump en Twitter el miércoles por la mañana. “¡Lo único en lo que están enfocados es en probar que el Informe Mueller está equivocado, la Caza de Brujas!”.

4. Divide (aún más) al país

Recuerda que Pelosi estaba en el Congreso cuando los republicanos en la Cámara acusaron a Bill Clinton. (Clinton fue absuelto en el Senado controlado por los demócratas. ¿Te suena familiar?). “No estoy a favor de un juicio político”, dijo Pelosi al diario The Washington Post en marzo. “La destitución es tan divisoria para el país que, a menos que haya algo tan convincente, abrumador y bipartidista, no creo que debamos seguir ese camino, porque divide al país. Y simplemente no vale la pena”.

5. La gente en realidad no vota por ello

Pelosi se mostró inflexible durante la campaña de mitad de período de 2018 pidiendo que los candidatos demócratas pasaran su tiempo hablando sobre atención médica (y el intento republicano de derogar la Ley de Asistencia Asequible), y no los últimos tuits de Trump.

“La atención médica estaba en la boleta electoral y ganamos por la atención médica”, dijo Pelosi inmediatamente después de la elección, que restableció la mayoría demócrata en la Cámara. “Ganamos porque desde el principio nos enfocamos en la salud”.

Ese es el plan que Pelosi quiere que todos los demócratas sigan en 2020. Encuesta tras encuesta demuestra que tiene razón. La atención médica y la inmigración generalmente encabezan la lista de preocupaciones de los votantes. El juicio político rara vez se menciona. (un tema de lado: en una encuesta de marzo de CNN, un total de 0 encuestados dijeron que la investigación de Mueller era el tema más importante relacionado con su voto de 2020. CERO.)

MIRA: Trump teme ser destituido

A pesar de sus dudas, Pelosi también es una política, y una de las mejores jueces estado de ánimo de sus colegas en la historia política moderna. Si su posición actual de no hacer nada sobre un posible juicio político a Trump se vuelve insostenible para su propia política, es probable que se dé por vencida. Después de todo, Pelosi está lejos de ser una defensora de Trump.

Pero ella no está enfocada en sí misma en este momento. Se centró en mantener el control de la Cámara en 2020 y en recuperar la Casa Blanca. La acusación a Trump pone en peligro ambas ambiciones. Es por eso que ella está firme en su posición.