CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Familia

¿Quién es tu papi? Nueve cosas sobre esa pregunta que pueden sorprenderte

Por Nara B. Milanich

Nota del editor: Nara B. Milanich es profesora en Barnard College, Columbia University, y autora de “Paternity: The Elusive Quest for the Father” (Harvard University Press). Las opiniones expresadas aquí son de ella.

(CNN) — ¿Quién es tu papá? Esa pregunta, particularmente apta para el Día del Padre, tiene una historia más larga de lo que podrías pensar.

Según una tradición cultural y legal de larga data, la paternidad es un problema espinoso. Mientras que la madre puede ser conocida al momento del nacimiento, se dice que el padre siempre es incierto. Las pruebas de ADN son en realidad un invento histórico reciente: solo surgieron en los años ochenta. Pero mucho antes de que se revelara todo con un raspado bucal, los científicos partieron en busca de una prueba de paternidad.

LEE: La graciosa definición de paternidad de algunos comediantes que son padres

Como historiadora cuyas áreas de enfoque incluyen la historia de la familia y el parentesco, la infancia, la reproducción, la ley y la desigualdad social, todos temas relacionados con lo que he llamado el enigma de la paternidad, decidí investigar la historia de las pruebas de paternidad. He aquí algo de lo que aprendí:

1. La primera prueba de paternidad de venta por correo debutó en 1921. (23andMe: ¿Qué te tomó tanto tiempo?)

En las primeras décadas del siglo 20, los científicos y el público se fascinaron con la perspectiva de un nuevo método científico de verificación de parentesco. Una serie de métodos largamente olvidados (y con frecuencia altamente sospechosos), como las huellas dactilares, la antropometría, el análisis de los dientes y el paladar, la forma de las orejas y el color de los ojos, por nombrar algunas, eran las nuevas formas revolucionarias prometidas para identificar al padre.

Probablemente la prueba de paternidad más famosa de la era fue un médico peculiar de San Francisco llamado Albert Abrams. Abrams inventó una máquina llamada el oscilóforo que afirmaba verificar la paternidad a través de vibraciones de sangre electrónicas. Su artilugio hizo noticia en todo el mundo, y la gente lo escribió buscando sus servicios. El oscilóforo puede haber sido dudoso, pero Abrams anticipó las estrategias comerciales asociadas con la industria moderna de las pruebas genéticas: por 10 dólares, un paciente podría enviar una gota de sangre sobre papel blanco para análisis en su laboratorio de San Francisco.

2. Estos desarrollos científicos anunciaron no solo nuevos métodos para descubrir la paternidad, sino también una nueva comprensión de lo que era la paternidad

Tradicionalmente, la paternidad era un hecho social, no biológico, discernido de dos maneras posibles. La primera fue a través del matrimonio: según la ley, el marido de la madre siempre fue el padre de su hijo. Tan fuerte era la supuesta presunción de paternidad conyugal que si un esposo estaba ubicado dentro de los “Cuatro Mares” del Imperio Inglés en el momento de la concepción de su esposa, el derecho consuetudinario inglés indicaba que él era el padre de su hijo.

En cuanto al padre de un hijo ilegítimo, su identidad se dedujo de su comportamiento. El padre era el hombre que había convivido con la madre del niño o había besado al bebé en público, el hombre a quien los vecinos vieron pagar a la partera. Los métodos científicos que surgieron en la década de 1920 fueron revolucionarios porque sugirieron una forma diferente de entender la paternidad: como una calidad física ubicada en el cuerpo en lugar de una calidad social reflejada en el comportamiento de un hombre.

3. La nueva ciencia de la paternidad tenía muchas aplicaciones prácticas. Como las confusiones de bebés en el hospital

En 1930, un capataz desempleado de Chicago llamado William Watkins estaba observando el baño de su hijo recién nacido cuando notó un pequeño trozo de cinta adhesiva en la espalda del bebé. Decía “Bamberger”, el nombre de la familia que había compartido la habitación del hospital de su esposa. Los Bambergers pronto encontraron una calcomanía de “Watkins” en su recién nacido. ¿Cuál había sido cambiado, las etiquetas o los bebés?

LEE: ¿Por qué es más difícil decirle ‘te quiero’ a papá?

El caso de Chicago fue solo una de varias sorprendentes confusiones de maternidad que cautivaron al público estadounidense en estos años. Se llamó a un panel de 11 expertos médicos para examinar a los dos bebés y cuatro padres. Pero ni los Watkins ni los Bamberger, ni el juez que escuchó el caso, ni la prensa se convencieron con esta nueva experiencia. Como el señor Bamberger se burló, “estoy harto de este negocio de la ciencia”. En cualquier caso, el “negocio de la ciencia” no fue concluyente: nueve expertos votaron por un desajuste, pero dos disintieron. Un mes después de los nacimientos, las familias decidieron cambiar a los bebés, lo que hicieron en una sesión de fotos cuidadosamente orquestada.

4. Los grupos de derechos de los hombres han insistido en el fraude de paternidad durante la mayor parte del siglo

Las pruebas de paternidad siempre han estado relacionadas mujeres y sexo tanto como hombres y parentesco.

En 1926, un grupo llamado Liga de los Derechos de los Hombres en Viena, Austria, hizo un llamado para una prueba de paternidad ampliada. El grupo afirmó que el uso ampliado de pruebas basadas en los tipos de sangre ABO heredados revelaría la duplicidad sexual desenfrenada de las mujeres. Las demandas de la liga reflejaban ansiedades por la mujer moderna y emancipada que surgió en el período de entreguerras. Hoy en día, los grupos de derechos de los hombres a menudo hacen demandas similares para la expansión de las pruebas de ADN.

5. Los nazis estaban obsesionados con las pruebas de paternidad

Su obsesión fue una extensión natural de su fijación con la raza. Después de todo, para determinar si alguien era judío o ario, la definición genealógica de la raza de los nazis requería conocer la identidad de los padres de un individuo. A los nazis les preocupaba que la adopción, la ilegitimidad y el adulterio pudieran crear escenarios en los que los judíos pudieran esconderse en familias “arias”.

Al mismo tiempo, los judíos buscaron protección a través de la obsesión de los nazis. Como escribí en mi libro, presentaron miles de demandas desafiando a su paternidad para cambiar su propia clasificación racial o la de sus hijos. Una mujer podría afirmar, por ejemplo, que su hijo no había sido engendrado por su esposo judío sino por su amante ario. Las extensas investigaciones que se produjeron en tales casos podrían evitar la deportación, y los posibles padres podrían incluso ser convocados desde los campamentos para ser entrevistados o examinados. Bajo los nazis, las pruebas de paternidad se convirtieron en una cuestión de vida o muerte.

6. Las pruebas de paternidad a menudo han sido inseparables de las pruebas raciales

Y no solo en la Alemania nazi. La búsqueda científica del padre surgió directamente de la eugenesia y la ciencia de la raza. Al igual que la paternidad, se entendía que la raza era una cualidad física innata, una verdad esencial que podía ser oculta, ambigua o desconocida. Los científicos estaban obsesionados con revelar esa esencia. Hoy en día, esa asociación vive en pruebas de ADN que prometen revelar la verdad tanto de la familia como de la raza. La etnicidad sigue siendo la savia del árbol genealógico.

7. La ciencia desestabilizó, pero no reemplazó necesariamente las formas más antiguas de entender la paternidad

El hecho de que los métodos científicos hayan permitido finalmente conocer el progenitor genético no significa que las sociedades siempre hayan adoptado definiciones biológicas de la paternidad. En 1989, la Corte Suprema de EE.UU. consideró la paternidad de un niño cuya madre casada había tenido un romance con otro hombre. Si bien las pruebas de ADN mostraron que el otro hombre era el progenitor, el tribunal declaró que el esposo de la madre era el padre legal. Hoy, como en el pasado, en algunas circunstancias, el matrimonio sigue determinando al padre.

8. Hoy en día, las pruebas de ADN son una industria multimillonaria. La duda está en los grandes mercados de paternidad

Debido a que las únicas personas que necesitan una prueba de paternidad son aquellas que no están seguras del resultado, Big Paternity tiene que convencer a los consumidores de que podrían no saber quién es su padre. Citan una estadística interminablemente reciclada (y evidentemente falsa) de que el 30% de las personas no conocen la identidad de su padre. Forman asociaciones con programas como el de Maury Povich, que fetichizan la duda y la promesa de descubrimiento. Además, el marketing funciona. Un genetista que entrevisté para mi libro me dijo que aproximadamente un millón de pruebas de paternidad se realizan en los Estados Unidos cada año, y que el 36% de los ingresos de la industria proviene de pruebas de “tranquilidad mental” vendidas a consumidores privados.

9. El ADN puede identificar al padre biológico con una certeza del 99,9%, pero no ha resuelto el “problema” de la paternidad incierta

La búsqueda de 100 años para el padre culminó en un método científico que produce una verdad genética con un poder y una perfección sin precedentes. Ese método se ha convertido en una parte rutinaria de la práctica legal, las políticas públicas, la cultura de los medios y la vida social en una franja cada vez mayor del mundo. Sin embargo, la verdad biológica no ha resuelto el enigma del padre.

Eso es porque no fue una falta de conocimiento científico lo que produjo la búsqueda del padre; la búsqueda fue siempre social y política. Y así, ya sea en la era del oscilóforo o del ADN, 100 años de pruebas de paternidad no nos han acercado a saber quién es tu padre.