CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Voto Latino

Voto Latino

Los demócratas intentaron hablar español en el debate, ¿cómo les fue?

Por Zachary B. Wolf, Caroline Kelly

(CNN) — Cuando Beto O’Rourke abrió el primer debate demócrata al responder en español una pregunta sobre las tasas impositivas, pareció llamar la atención del senador Cory Booker.

El demócrata de Nueva Jersey inicialmente pareció desconcertado, impresionado o celoso por la iniciativa, que destacó la capacidad de O’Rourke para hablar el idioma con fluidez, y puede haberlo distraído del hecho de que su rival no respondió a la pregunta específica sobre si apoyaría una tasa impositiva máxima del 70%.

Pero Booker tal vez solo estaba frustrado porque no pudo hablar en español primero. Poco después mostró sus propias habilidades lingüísticas, cuando el debate se dirigió al tema de la inmigración.

MÁS: Los ganadores y los perdedores del primer debate demócrata rumbo al 2020

Uno de los moderadores, José Díaz-Balart, también se involucró en el acto y le hizo una pregunta a O’Rourke sobre la frontera en español antes de repetirla en inglés.

Si la importancia de los votantes latinos para los demócratas estaba en duda (no lo estaba), la noche del miércoles fue una prueba de que los demócratas quieren apelar a ellos.

Según los datos del Censo recopilados en la Encuesta sobre Comunidad, el 21,3% de las personas en Estados Unidos habla un idioma distinto al inglés en el hogar. La mayoría de ellos, el 13,2% de las personas en Estados Unidos, habla español en casa.

El porcentaje es mayor en algunos estados demócratas clave, como California, que cambió su elección primaria a una etapa más temprana del proceso para 2020, donde el 28,7% de las personas habla español en casa.

En Texas, hogar de O’Rourke y del ex alcalde de San Antonio Julián Castro, el 29,5% de las personas habla español en casa.

Castro, por cierto, ha admitido que sus habilidades con el idioma español no son de la mejor calidad y que rara vez lo habló en casa mientras crecías a pesar de que es el idioma original de su madre. Al final del debate, dijo una frase: su nombre y que es candidato a la presidencia. En inglés, continuó diciendo que ese es el sueño americano, ya que su abuela emigró de México y ahora uno de sus nietos se está postulando para presidente y su hermano gemelo está en el Congreso.

O’Rourke aprendió el idioma mientras crecía en El Paso, Texas, a lo largo de la frontera con México. Él y Castro se enredaron en el debate sobre la política de inmigración. Castro quiere despenalizar el cruce de indocumentados por la frontera.

Booker aprendió español durante un programa de inmersión lingüística en Ecuador. Bill de Blasio, el alcalde de la ciudad de Nueva York, no habló español en el debate, pero sabe.

Pero ni el español de O’Rourke ni el de Booker fueron impecables.

Cuando se le preguntó si apoyaba una tasa impositiva marginal del 70% para los que ganan más de 10 millones de dólares al año, O’Rourke comenzó su respuesta en inglés.

“Esta economía tiene que funcionar para todos y ahora mismo sabemos que no es así, y tendremos que unirnos todos para asegurarnos de que así sea”, dijo.

Luego cambió al español y dijo: “Necesitamos incluir a cada persona en el éxito de esta economía. Pero si queremos hacerlo, necesitamos incluir a cada persona en nuestra democracia. Cada votante, necesitamos la representación, y cada voz, hay que escucharla .

Luego volvió al inglés en el resto de sus comentarios.

Sin embargo, O’Rourke cometió algunos errores notables. Por ejemplo, usó adjetivos masculinos para describir “economía” y “democracia”, y usó el verbo “votar” antes de corregirse y usar la palabra elector.

Cuando se le preguntó qué haría el primer día de su presidencia si fuera elegido, Booker respondió en español: “La situación en este momento es inaceptable. Este presidente ha atacado, ha demonizado a los inmigrantes, es inaceptable y cambiaré este”.

Luego se cambió al inglés y dijo: “En el primer día, me aseguraré de que, número. 1, terminemos con las políticas de ICE y las políticas de aduanas y fronteras que violan los derechos humanos. Cuando las personas vienen a este país, ellos no dejan sus derechos humanos en la frontera”.

El español de Booker tampoco fue imperfecto, ya que dijo que cambiaría “éste” en lugar de “esto”.

A O’Rourke también se le hizo la pregunta del Día Uno, aunque Díaz-Balart se la hizo en español.

“Trataremos a cada persona con el respeto y la dignidad que merecen como seres humanos”, dijo en español.

La aspirante presidencial Marianne Williamson dijo en broma en Twitter que necesita aprender español para el jueves por la noche, cuando los otros 10 demócratas que se han clasificado para esta primera serie de debates se enfrenten.