CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Historia

Los primeros humanos amamantaron a sus crías durante un año, según estudio

Por Ashley Strickland

(CNN) — Hace tres millones de años, el Australopithecus africanus fue una de las primeras especies de ancestros humanos en vivir en las praderas y bosques del sur de África. Un nuevo estudio sobre los dientes fósiles sugiere que, como los humanos modernos, amamantaron a sus bebés hasta un año después de nacer.

El fósil de Lucy es el ejemplo más conocido de un Australopithecus, una especie que vivió entre hace 2 y 3 millones de años. Y al igual que los chimpancés, sus hijos crecieron rápidamente y llegaron a la edad adulta, más rápido que los humanos modernos.

Anteriormente, las investigaciones han demostrado que los Australopithecus tenían una dieta variada, compuesta de frutas, hojas, hierbas y raíces. Debido a su hábitat, los cambios estacionales llevaron a períodos de abundancia y escasez en la disponibilidad de alimentos. Los veranos húmedos proporcionaban muchos recursos alimenticios, pero los inviernos secos tenían el efecto contrario.

LEE: Descubren una misteriosa especie relacionada con los humanos

Se estudiaron dos juegos de dientes fosilizados encontrados en la Cueva de Sterkfontein, cerca de Johannesburgo, Sudáfrica, para comprender mejor cómo respondieron estos antepasados humanos a los cambios dietéticos estacionales.

Los dientes tienen anillos de crecimiento, como los árboles, que determinan la edad y los minerales que se obtienen de la dieta del individuo. El bario es un mineral en la leche materna que se puede ver dentro de los anillos para determinar cuándo un niño estaba amamantando y cuándo fue destetado.

La acumulación de bario en los dos juegos de dientes mostró patrones constantes de acumulación de bario después de los tres meses de edad, lo que indica que el comportamiento duró aproximadamente un año. Luego, hubo signos de suplementos de otros alimentos. La lactancia probablemente ayudó a los bebés a sobrevivir durante una escasez estacional de alimentos.

También hubo evidencia de patrones cíclicos de litio en los dientes, lo que sugiere una escasez de alimentos porque puede variar en relación con la masa corporal. La escasez de alimentos podría durar seis meses, lo que podría haber conducido a una mayor lactancia materna o la búsqueda de otras fuentes de alimentos.

LEE: Este antepasado tiene la culpa de transmitirle el herpes genital a los humanos

“Por primera vez, hemos adquirido una nueva perspectiva sobre la forma en que nuestros antepasados criaron a sus hijos, y cómo las madres pueden haberse adaptado a la escasez de alimentos de temporada con la lactancia materna”, dijo Renaud Joannes-Boyau, autora principal del estudio y directora del Grupo de Investigación en Geoarqueología y Arqueometría de la Universidad Southern Cross en Australia.

Se compararon los dientes con los de los grandes simios modernos. Los investigadores también observaron que los bebés que confían más en la leche materna en momentos de escasez de alimentos.

El estudio, financiado en parte por los Institutos Nacionales de Salud, fue publicado el lunes en la revista Nature.

Los investigadores creen que los escasos recursos disponibles durante los inviernos secos pueden haber contribuido a la extinción del Australopithecus.

“Ver cómo la lactancia materna ha evolucionado a lo largo del tiempo puede informar las mejores prácticas para los humanos modernos al incorporar la medicina evolutiva. Nuestros resultados muestran que esta especie está un poco más cerca de los humanos que los otros grandes simios que tienen comportamientos de enfermería tan diferentes”, dijo Christine Austin, coautora del estudio y profesora asistente de Medicina Ambiental y Salud Pública en la Escuela de Medicina Icahn en Mount Sinai.

“Estos son hallazgos importantes desde una perspectiva evolutiva, porque los humanos tienen una infancia larga y períodos cortos de lactancia, mientras que los monos tienen períodos de lactancia más largos que los humanos. Todavía estamos en la oscuridad sobre por qué o cuándo hicimos ese cambio y cuál es el efecto que los recientes cambios importantes en la lactancia materna, con la agricultura y la industrialización, podrían tener en la salud de las madres y los bebés”.

¿Quién era Lucy?

Cuando se descubrió a Lucy, el fósil más conocido del mundo, sobresaliendo de un lecho de un arroyo etíope poco profundo en 1974, proporcionó una nueva perspectiva sobre la vida de los ancestros humanos primitivos hace 3,18 millones de años. La imagen de su esqueleto, que se estima que está un 40% completa y considerada la mejor representación de su especie, Australopithecus afarensis, se convirtió en un ícono. El esqueleto de Lucy está representado por elementos de su cráneo, miembro superior, mano, esqueleto axial, pelvis, miembro inferior y pie.

Lucy era pequeña, de aproximadamente 1,06 metros y 27 kilos. El análisis de su esqueleto y sus dientes muestra que había alcanzado la madurez, pero a diferencia de los chimpancés, su especie maduró joven. Los investigadores estiman que ella tenía 15 o 16 años.

LEE: Así murió Lucy, nuestro ancestro más antiguo, hace 3 millones de años

Se paró recta, con pies, rodillas y caderas que son similares a las nuestras. Si la vieras caminar desde lejos, pensarías que Lucy era humana por su silueta. Pero de cerca, tenía una cabeza pequeña, un cerebro comparable en tamaño al de un chimpancé, brazos y cabello más largos que cubrían su cuerpo.

Un estudio de 2016 propuso que ella murió después de caerse de un árbol, extendiendo los brazos para romper su caída de una manera que parece claramente humana.