CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Ecuador

El inventario de Assange en la embajada: Ecuador insiste en que tenía un centro de espionaje

Por Ana María Cañizares

(CNN Español) — El gobierno ecuatoriano insiste en que tiene las pruebas para establecer que Julian Assange utilizaba la embajada de ese país en Londres para tareas de espionaje internacional. CNN accedió al inventario oficial de las pertenencias incautadas al creador de Wikileaks luego de su salida de la embajada. La ministra del Interior María Paula Romo asegura que Assange tenía una importante infraestructura de comunicación.

Los documentos del inventario describen numéricamente las pertenencias que se encontraron en la habitación de Assange; entre ellas 31 celulares, 15 computadoras portátiles, 2 computadoras de escritorio y 2 unidades de procesamiento central, al menos 8 enrutadores, decenas de dispositivos USB, discos duros portátiles, una alarma de perímetro, equipos de video y fotografía profesional, grabadoras de voz, planos de la embajada de ecuador, un poster con el título “Hillary for prison 2016”, entre otros. Así como alrededor de 35 mil euros en efectivo y otros montos menores en libras, coronas y dólares.

LEE: Exclusivo: Reportes de vigilancia revelan cómo Assange transformó una embajada en un centro de operaciones para interferir en la elección de 2016 en EE.UU.

La ministra del Interior María Paula Romo dijo a CNN que Assange siempre estuvo comunicado y manejaba un centro de operaciones: “lo que resulta terriblemente grave porque lo que tenía instalado en la embajada del Ecuador era mucho más que lo que un ciudadano podría necesitar para su normal desenvolvimiento y, por supuesto, es una gran ironía en vista de que fuimos demandados internacionalmente por haber incomunicado al señor Assange cuando estaba más comunicado que una oficina o edificio entero. Todo esto abona a la tesis del presidente Moreno de que Assange tenía instalado un centro de operaciones en la embajada del Ecuador en Londres”, agregó Romo.

El sábado pasado en medio del encuentro con el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, el presidente de Ecuador Lenín Moreno insistió en que Assange espiaba asuntos de otros países: “tenemos todas las pruebas de que la habitación en la cual residía el señor Assange se había convertido en un centro de espionaje para poder observar, para poder detectar mediante el hackeo ciertos elementos de defensa, de economía, de política por parte de los países hermanos”.

CNN contactó a Carlos Poveda, abogado de Julian Assange en Ecuador, quien cuestionó que el presidente Moreno hable de “pruebas”, cuando la cooperación internacional sobre el caso Assange entre Ecuador y Estados unidos se mantiene en reserva: “puede ser el presidente de la República del Ecuador, como el Rey de España, que la investigación penal es reservada. Nos hemos preguntado quién le dio la información al presidente Moreno, por qué desveló la información que era reservada, en virtud de qué tipo de acceso o de pericia tiene conocimiento. Eso es un delito”, insistió Poveda a CNN.

La ministra del Interior insistió en que las investigaciones sobre el caso Assange continúan, así como los supuestos vínculos del programador sueco Ola Bini quien visitó al menos 12 veces a Assange en la embajada y que es investigado en Ecuador por presunta participación en el delito de ataque a sistemas informáticos: “era un asiduo visitante de la embajada de Ecuador en Londres, tenía una conexión directa, con el señor Julian Assange y presumimos que también con sus actividades. Esperamos que sea la administración de justicia, fiscales y jueces, los que digan si estas presunciones que tenemos se confirman o no”.

Bini ha negado nexos con WikiLeaks, y aunque sí admite ser amigo de Assange desconoce si el creador de WikiLeaks recibió material hackeado.