CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Armas en Estados Unidos

La posición de la Corte Suprema de EE.UU. sobre la Segunda Enmienda

Por Ariane de Vogue

(CNN) — A medida que el país se recupera de dos tiroteos masivos, los partidarios de las restricciones de armas vuelven nuevamente al debate sobre el alcance de la Segunda Enmienda, exigiendo que se refuercen las leyes sobre armas.

Pero no está claro cómo actuará el Congreso ni cómo reaccionará la Corte Suprema ante cualquier legislación o regulación del Gobierno Federal o de los estatales.

Desde que emitió opiniones históricas en 2008 que garantizaban el derecho individual a tener un arma, y una opinión de seguimiento en 2010, la Corte Suprema ha eludido en gran medida las peticiones que ponen a prueba el alcance de la tenencia de armas. Eso llevó al juez Clarence Thomas a arremeter en 2018, quejándose de que los tribunales inferiores trataban el derecho de la Segunda Enmienda de forma “displicente”.

Pero el próximo período, el tribunal abordará un caso de la Segunda Enmienda sobre una ordenanza de la ciudad de Nueva York que limita adónde las personas que tienen licencia pueden llevar sus armas. La medida de la corte, tan pronto después del retiro del juez Anthony Kennedy, llevó a los observadores de la corte a especular que con la incorporación del juez Brett Kavanaugh, la corte podría estar lista para tener una visión más amplia de la Segunda Enmienda.

MIRA: Voces de dolor contra los tiroteos: deportistas, políticos y artistas piden un cambio

Opinión de referencia

En el caso del Distrito de Columbia vs. Heller, el juez Antonin Scalia escribió para un tribunal 5 contra 4 que la prohibición de Washington D.C. de posesión de armas de fuego en el hogar “viola la Segunda Enmienda”. Los partidarios de la opinión de referencia creían que las restricciones de armas en todo el país se reducirían después.

Pero muchos tribunales inferiores aprovecharon las palabras en la opinión que Scalia escribió: “Como la mayoría de los derechos, el derecho garantizado por la Segunda Enmienda no es ilimitado”, para mantener las restricciones.

Hasta su muerte el mes pasado, el juez retirado John Paul Stevens, quien escribió una disentimiento punzante en 2008, criticó a Heller, escribiendo en su libro The Making of a Justice“, que era “sin duda la decisión más claramente incorrecta que el Tribunal anunció durante mi mandato en el estrado”.

Stevens dijo que hizo circular un borrador de disentimiento cinco semanas antes, con la esperanza de influir en sus colegas. Señaló que al final, Scalia “no cambió el resultado”, pero Stevens pensó que su discrepancia podría haber contribuido a que Kennedy “insistiera en algunos cambios importantes antes de firmar la opinión de la Corte”.

En la opinión, Scalia finalmente escribió: “Nada en nuestra opinión debe ser usado para poner en duda las prohibiciones de larga data sobre la posesión de armas de fuego por delincuentes y enfermos mentales, o las leyes que prohíben el portar armas de fuego en lugares sensibles como escuelas y edificios del gobierno o leyes que imponen condiciones y calificaciones en la venta comercial de armas”.

MIRA: Los tiroteos masivos más mortíferos en la historia moderna

El impacto de Kavanaugh

Ahora Kennedy ya no está en el estrado, ya que fue reemplazado por Kavanaugh, quien recibió el respaldo de la Asociación Nacional del Rifle (NRA, por sus siglas en inglés) el año pasado.

“El presidente Trump ha tomado otra decisión sobresaliente al nominar a Brett Kavanaugh para la Corte Suprema de Estados Unidos“, dijo el entonces director ejecutivo de la NRA-ILA, Chris Cox. “Tiene un historial impresionante que demuestra su fuerte apoyo a la Segunda Enmienda”.

Cox puede haberse referido a un disentimiento que Kavanaugh escribió en 2011 como juez de un tribunal inferior. Escribió que la prohibición de D.C. sobre los rifles semiautomáticos y el requisito de registro de armas son “inconstitucionales y no se pueden hacer cumplir”.

Kavanaugh testificó en su audiencia de confirmación del Senado el año pasado que basó su opinión en la decisión de Heller. “Todo esto es un precedente para mí”, dijo y señaló que Scalia había dicho que podían prohibirse las armas peligrosas e inusuales. Kavanaugh dijo que es “muy importante reconocer bajo la decisión de Heller que las ametralladoras pueden ser prohibidas”, pero continuó diciendo con que el arma prohibida en cuestión “parecía ser de uso común y no era un arma peligrosa e inusual”.

Algunos observadores de la corte cuestionan si una de las razones por las cuales la Corte Suprema ha tardado en tomar casos adicionales después de Heller fue porque no estaba claro cómo votaría Kennedy. Otros descartan la noción, sugiriendo que después de Heller, el tribunal pudo haber querido que el problema se filtrara más en los tribunales inferiores. Sostienen que la corte puede haberse movido para ocuparse del nuevo caso porque la ley en cuestión era un caso atípico.

LEE: Juez federal declara constitucional la ley que restringe la venta de armas en Nueva York (2014)

Ley de la ciudad de Nueva York

El caso que la Corte Suprema tiene previsto conocer el próximo periodo se refiere a una disposición de una ley de armas de la ciudad de Nueva York que regula adónde los propietarios de armas de fuego con licencia pueden llevar sus armas de fuego. La ley impide que las personas con licencia retiren una pistola de la dirección que figura en la licencia, excepto para viajar a campos de tiro pequeños o clubes de tiro autorizados.

La impugnación proviene de la Asociación de Pistolas y Rifles del Estado de Nueva York. En documentos de la corte, sus abogados argumentaron que un neoyorquino no puede transportar su arma de fuego a su “segundo hogar con el propósito constitucional de autodefensa o al condado del norte del estado para participar en una competencia de tiro, o incluso a través del puente a una ciudad vecina para la práctica de tiro “.

La administración Trump instó a la Corte Suprema a revocar la ley.

“La prohibición de transporte en la Ciudad de Nueva York infringe el derecho a mantener y portar armas garantizadas por las Enmiendas 2 y 14”, argumentó el procurador general Noel Francisco en lo conocido como “informe de un amigo de la corte” a principios de este año.

Sin embargo, dado que la Corte Suprema concedió la petición del caso, la ley cambió y los abogados de Nueva York les dijeron a los jueces en breves informes que pensaban que el caso debería considerarse irrelevante.

La ciudad modificó el reglamento para permitir que las personas con licencia transporten sus pistolas a ubicaciones adicionales, incluidas segundas residencias y campos de tiro fuera de los límites de la ciudad. Los abogados les dijeron a los jueces que el caso debería desestimarse porque el nuevo estatuto “les da a los peticionarios todo lo que han buscado en esta demanda”.

La Corte aún no ha fallado sobre la solicitud.

LEE: Las 27 palabras de la Segunda Enmienda: ¿qué hay detrás del debate por el control de armas en EE.UU.?

Otros casos

Pero incluso si desestima el caso de Nueva York, hay otras peticiones esperando en las alas.

Mance vs. Barr, por ejemplo, se refiere a compras de armas de fuego fuera del estado. Peña vs. Horn se refiere a la Ley de Arma de Fuego Insegura de California. Esos casos y otros se han distribuido para discusión pero no se ha fallado sobre ellos.

El último periodo, los jueces denegaron una solicitud para suspender la regla de la administración Trump que prohíbe los aceleradores de disparos (conocidos como “bump stock”) mientras se presentan las impugnaciones legales. Un acelerador de disparos es un accesorio que esencialmente permite a los tiradores disparar rifles semiautomáticos continuamente con solo apretar el gatillo. En sus comentarios del lunes, Trump elogió su acción sobre los aceleradores de disparos.

Los jueces también están considerando un caso que se surge del tiroteo de Sandy Hook, aunque no apunta directamente a la Segunda Enmienda.

La semana pasada, Remington Arms Company solicitó a la corte que inicie una demanda el próximo período presentada por un sobreviviente y las familias de otras nueve víctimas de la tragedia de la escuela primaria Sandy Hook en 2012, quienes argumentan que el fabricante de armas debería ser parcialmente responsable del tiroteo masivo.

Una ley federal de 2005 protege a muchos fabricantes de armas de demandas por homicidio culposo presentadas por familiares en duelo. Pero los demandantes de Sandy Hook están buscando una forma de evadir la ley al enfocarse en la estrategia de marketing de la compañía. Si bien la Corte Suprema del estado dictaminó que el caso podría avanzar, acordó suspender su fallo en espera de apelación.