CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Venezuela

Las sanciones de Estados Unidos podrían “exacerbar significativamente” la crisis de Venezuela, advierte la ONU

Por Bianca Britton

(CNN) — Las sanciones de EE.UU. impuestas recientemente a Venezuela podrían “exacerbar significativamente” la crisis que enfrentan las personas civiles en el país, advirtió Michelle Bachelet, alta comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, en un comunicado el jueves.

“Me temo que tendrán implicaciones de largo alcance en los derechos a la salud y a la alimentación en particular, en un país donde ya hay una grave escasez de bienes esenciales”, dijo Bachelet, describiendo las sanciones como “extremadamente amplias”.

MIRA: Fuerte informe de la ONU: Bachelet culpa al gobierno de Maduro por violaciones de derechos humanos a gran escala

Las sanciones del lunes han significado que los activos del Gobierno venezolano y las entidades asociadas se hayan congelado y las transacciones económicas hayan sido prohibidas por EE.UU., a menos que estén específicamente exentas.

Las transacciones relacionadas con los negocios oficiales del Gobierno Federal y la ayuda humanitaria ya están exentas.

Sin embargo, Bachelet dijo que temía que “que las empresas e instituciones financieras puedan errar por precaución y detener completamente las transacciones relacionadas con el Gobierno de Venezuela en lugar de arriesgarse a ser castigadas por violar las sanciones”.

Llamó a cualquiera con influencia a “trabajar juntos de manera constructiva por una solución política” que ponga los intereses de los ciudadanos venezolanos por encima de todo.

Las sanciones de esta semana marcaron una escalada de las medidas ya expansivas de Estados Unidos contra el gobierno venezolano.

LEE: Venezuela reacciona a las sanciones de EE.UU. a su Gobierno: Es “terrorismo económico”

Estados Unidos apoya el liderazgo del presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, quien ha impulsado meses de protestas masivas para cambiar el gobierno del país desde principios de este año. El asediado presidente Nicolás Maduro, cuyo mandato se renovó el año pasado en elecciones que fueron vistas en gran medida como una farsa, se ha negado a renunciar y continúa siendo apoyado por algunos países, incluidos China, Rusia y Cuba.

El lunes por la noche en una carta al Congreso anunciando las medidas, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, escribió: “He determinado que es necesario bloquear la propiedad del Gobierno de Venezuela a la luz de la continua usurpación del poder por el régimen ilegítimo de Nicolás Maduro, así como los abusos de los derechos humanos del régimen, el arresto arbitrario y la detención de ciudadanos venezolanos, la restricción de la prensa libre y los intentos continuos de socavar al presidente interino Juan Guaidó de Venezuela y a la Asamblea Nacional venezolana elegida democráticamente”.

El gobierno de Maduro ha protestado fuertemente por las sanciones. El martes, el ministro de Relaciones Exteriores, Jorge Arreaza, afirmó que debido a las sanciones, el país ya no podía importar alimentos para un programa de subsidio clave llamado Comités Locales de Producción de Alimentos (CLAP). Según la última investigación independiente sobre las condiciones de vida en Venezuela, más de 7 millones de personas dependen del programa CLAP para sus productos alimenticios.

La economía de Venezuela ha estado en crisis durante años, debido a la caída de los precios del petróleo y la mala gestión económica y de infraestructura. Millones de venezolanos han huido del país, ya que la escasez de alimentos y medicinas dificulta cada vez más la supervivencia. Las sanciones de Estados Unidos que ya se impusieron a la compañía petrolera nacional de Venezuela han ayudado a acelerar un colapso en la producción de petróleo del país, que ha provocado efectos en todo el mercado energético mundial.

El Departamento de Estado de EE.UU. no respondió a una solicitud de comentarios.

Paul LeBlanc, Ray Sánchez y Matt Egan de CNN contribuyeron con informes desde Atlanta, y Stefano Pozzebon contribuyó con informes desde Caracas.