CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Guerra comercial EE.UU.-China

Guerra comercial

Trump defiende la guerra comercial con China en medio de los temores de los republicanos de que afecte la economía

Por Haley Byrd, Phil Mattingly, Ted Barrett

(CNN) — El presidente Donald Trump defendió su estrategia comercial este jueves por la mañana, rechazando los comentarios de los senadores republicanos que han elevado sus temores sobre los efectos económicos de la creciente guerra comercial de la administración con China.

El senador de Pensilvania Pat Toomey, un crítico abierto de los aranceles de Trump, le dijo a Politico en una historia publicada este jueves que “no hay duda” de que la guerra comercial del presidente está afectando a la economía. Otros republicanos favorables al comercio, incluidos el senador de Ohio Rob Portman y el senador de Wisconsin Ron Johnson, compartieron preocupaciones similares sobre el enfoque de la Casa Blanca.

MIRA: ¿Cómo repercute en la economía mundial la guerra comercial entre EE.UU. y China?

Trump respondió a la historia en una entrevista con Fox News Radio el jueves.

“Entonces, ¿qué quiere Pat Toomey que haga? ¿Quiere que le diga que me permita levantar las manos y que China continúe estafándonos?”, preguntó Trump. También dijo durante la entrevista que las conversaciones con China continuarán más tarde el jueves.

“Creo que quieren llegar a un acuerdo”, dijo Trump. “Creo que tienen que llegar a un acuerdo”.

Las inquietudes de los republicanos del Senado sobre los efectos económicos reales de los aranceles de Trump y su guerra comercial en curso están aumentando, pero estos temores no son nuevos. La dinámica clave sigue siendo la misma, y hasta cierto punto también afecta a los demócratas en el Congreso: la mayoría de los legisladores realmente no quieren desafiar abiertamente la guerra comercial de Trump, porque están de acuerdo con las preocupaciones de la administración sobre las prácticas comerciales injustas de China, especialmente el robo de propiedad intelectual y transferencia forzada de tecnología.

Los legisladores demócratas y republicanos ven a China de manera diferente a las otras luchas comerciales de Trump, como los aranceles de acero y aluminio impuestos el año pasado y sus disputas con la Unión Europea. A pesar de que la administración Trump se prepara para imponer nuevos aranceles a los productos procedentes de China la próxima semana, es poco probable que los republicanos en el Senado tomen medidas significativas para retrasar la estrategia, a través de la legislación o de otra manera.

MIRA: Después de que Trump parecía suavizarse en la guerra comercial, la Casa Blanca dice que quería aranceles más altos

Habrá cejas fruncidas y preocupaciones planteadas por aquellos con una inclinación ideológica más tradicional del Partido Republicano, como Toomey y Johnson, pero eso es todo. No hay un movimiento tangible hacia otra cosa para responder a la guerra comercial de la administración con China en este momento, y Trump lo sabe.

Muchos republicanos se encuentran en el mismo grupo que el senador de Florida Marco Rubio, quien está preocupado por el impacto económico y la estrategia más amplia detrás de la guerra comercial de Trump, pero no busca dar una verdadera reprimenda al presidente mientras busca un acuerdo con China.

“¿Me gustan los aranceles como política en un día determinado? No. ¿Qué otras alternativas tiene para reequilibrar lo que han sido 30 años de engaño, mentira, robo e injusticia en nombre de los chinos?”, dijo Rubio a los periodistas en el Capitolio el martes.

Para demostrar el pensamiento del partido, miremos al otro senador de Florida, el republicano Rick Scott. Scott tuiteó la semana pasada que había hablado con el principal asesor económico de Trump, Larry Kudlow, sobre una propuesta para aprobar una reducción de impuestos para los estadounidenses de clase media que sería proporcional a la cantidad que la administración Trump ha recaudado en aranceles.

“Cuando regresemos del receso, deberíamos comenzar a trabajar de inmediato en un plan para reducir los impuestos para las familias y los trabajadores de clase media en la cantidad que el Tesoro está recaudando en aranceles”, escribió Scott.

MIRA: Economistas: Guerra comercial podría causar recesión en EE.UU.

Sería una forma indirecta de tratar de solucionar el problema, y el argumento de que los ingresos arancelarios compensarían los nuevos recortes de impuestos es cuestionable considerando que Trump ya ha gastado más en ayuda a los agricultores durante la guerra comercial de lo que el Departamento del Tesoro ha recaudado en aranceles. Pero Kudlow ha confirmado que apoya la idea.

No está claro si los republicanos en otros lugares de la Casa Blanca o en el Capitolio se lo están tomando en serio. El presidente del Comité de Finanzas del Senado, Chuck Grassley, no ha discutido el plan con la administración durante el receso de agosto, dijo un portavoz a CNN el miércoles. Pero el esfuerzo de Scott muestra que algunos legisladores republicanos están buscando formas de impulsar la economía sin abordar directamente la causa de cierta inestabilidad: la guerra comercial de Trump.

Si los republicanos del Senado toman medidas para revertir cualquiera de los poderes comerciales de Trump, sería sobre un tema separado de China: los aranceles de Seguridad Nacional. Trump usó la Sección 232 de la Ley de Expansión Comercial para imponer aranceles a las importaciones de acero y aluminio el año pasado, y es posible que pueda aplicar aranceles bajo la misma justificación para los automóviles europeos en noviembre.

Grassley ha discutido el avance de un proyecto de ley en el Comité de Finanzas para reducir la autoridad de Trump para blandir los aranceles de seguridad nacional, pero los republicanos del Senado han luchado durante meses para encontrar un compromiso entre dos proyectos de ley bipartidistas presentados por Toomey, de Pensilvania, que apoya el comercio libro, y Portman, quien sirvió como representante comercial de Estados Unidos bajo el presidente George W. Bush.

A fines de julio, Grassley le dijo a CNN que esperaba aprobar una legislación para limitar las autoridades de la Sección 232 después de que el Congreso regrese del receso de agosto.

“Quiero sacarlo a flote, ya sea por un compromiso, y una moción del presidente, que espero sea bipartidista, o de lo contrario tendremos que pasar por un orden regular y dejar que algo se desarrolle y sacar lo que sea que salga”, dijo Grassley. “Pero le prometo a la gente que haremos algo en la reforma arancelaria, y que haremos algo este otoño: septiembre u octubre”.