CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Huracanes

Huracanes

Dorian dejó aislada la ciudad de High Rock en Gran Bahama durante días y casi todas las estructuras están destruidas

Por Patrick Oppmann, Jason Hanna

High Rock, Bahamas (CNN) — Cuando entras en la ciudad bahameña de High Rock tres cosas te golpean de inmediato: el silencio, un hedor a muerte y la destrucción total que dejó el huracán Dorian.

Prácticamente no había nadie en las calles de esta ciudad ubicada en la isla de Gran Bahama el jueves por la tarde. Además de un equipo que buscaba cuerpos, nadie más había llegado con alimentos u otra ayuda para aquellos que permanecen en una comunidad que generalmente tiene alrededor de 300 personas.

Eso probablemente se deba a que Dorian ha hecho que a High Rock, como pasa en muchas otras ciudades fuera de la principal, Freeport, sea difícil de acceder.

Lo que ocurre es que las imágenes e historias de la devastación en comunidades como estas apenas comienzan a aparecer.

La estación de Policía quedó sin techo y las paredes de concreto quedaron reducidas a escombros.

Normalmente toma una hora llegar en auto desde Freeport a High Rock en la costa sur de Gran Bahama. Varios días después de Dorian, las inundaciones hicieron que fuera imposible llegar por carretera.

El jueves, un equipo de CNN llegó después de conducir horas, esquivando escombros y conduciendo a través de partes de caminos que estaban inundados. En un momento, el equipo de CNN casi tiene que devolverse porque el agua llegó a la mitad del vehículo.

Al llegar al High Rock, encontraron muy poco.

El devastado puesto de salud fue borrado y solo quedaron un montón de escombros en su lugar; una cama volcada es una de las pocas pistas de lo que solía estar allí.

Al otro lado de la carretera, la estación de Policía pintada de rosa, estaba vuelta trizas: no tenía techo y uno de los muros de concreto se había derrumbado.

Está claro que el océano entró en al edificio. Los residentes dicen que una mancha de agua en las paredes amarillas de la estación muestran cuán fuerte fue la tormenta, y el agua había llegado casi hasta donde había estado el techo.

Todas las casas en la ciudad estaban dañadas o destruidas.

Así quedó el puesto de salud de High Rock en Gran Bahama.

No está claro cuántas personas murieron o cuántas personas huyeron antes de la tormenta. Los residentes que quedan dicen que todavía están esperando asistencia.

Dorian tocó tierra el sábado como un huracán de categoría 5, el más fuerte registrado que haya azotado las Bahamas. Eliminó barrios enteros en las islas del norte de Gran Bahama y Abacos, luego se demoró días, golpeando los mismos lugares maltratados una y otra vez.

Antes del ciclón, más de 70.000 de los aproximadamente 400.000 residentes de las Bahamas vivían en las islas Gran Bahama y Abaco.

En Freeport, una ciudad de aproximadamente 43.000 personas, la vida aún no está cerca de volver a lo normal, pero las señales de vida están regresando lentamente: se están abriendo restaurantes; los cruceros están comenzando a llegar; el aeropuerto está cerrado, pero las autoridades dicen que pronto abrirá.

Fuera de Freeport, los daños y el sufrimiento en ciudades como High Rock apenas comienzan a ser dimensionales.

— Patrick Oppmann de CNN, Jaide Timm-Garcia y Jose Armijo informaron desde High Rock, Bahamas. Jason Hanna de CNN escribió en Atlanta.