CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Bolivia

Miembros de oposición en Bolivia aseguran que no hay garantías para unas elecciones limpias después de datos de TSE

Por Gloria Carrasco

(CNN Español) — La posibilidad de que puedan aparecer personas fallecidas como habilitadas para las elecciones presidenciales del próximo 20 de octubre, además de la existencia 16.000 carnés duplicados, generaron cuestionamientos a la transparencia del proceso en sectores políticos de oposición en Bolivia.

El Tribunal Supremo Electoral divulgó la información sobre depuraciones con respecto al último padrón electoral de 2017 para las elecciones judiciales. Pero para miembros de la oposición, como la diputada de Unidad Demócrata Shirley Franco, estos datos no garantizan unas elecciones limpias y transparentes. Franco dijo a CNN que por el contrario la información ahonda en la desconfianza del pueblo boliviano al trabajo del Tribunal Electoral con miras a las elecciones de octubre.

Los datos del TSE indican que del último padrón electoral de 2017 para las elecciones judiciales se depuraron 95.308 personas fallecidas.

Pero la posibilidad de que pudieran aparecer algunas de esas personas habilitadas para las elecciones presidenciales del próximo 20 de octubre, además de la existencia 16.000 carnets duplicados, generaron cuestionamientos a la transparencia del proceso en sectores políticos de oposición en Bolivia.

Por su parte el oficialista Víctor Ezquiel Borda, presidente de la Cámara de Diputados, aseguró a CNN que el Tribunal Electoral está realizando un trabajo que garantiza la transparencia del proceso electoral, implementando algunas medidas para que el ciudadano que vaya a votar el 20 de octubre esté seguro de esa transparencia del proceso. Además dijo que se descarta cualquier posibilidad de fraude electoral.

La oposición política y las plataformas ciudadanas que se movilizaron las pasadas semanas pidieron la renuncia de los vocales del órgano electoral por considerarlos afines a los intereses del gobierno y por haber habilitado al Evo Mortales a las elecciones sin respetar la Constitución y el resultado del referéndum vinculante del 21 de febrero de 2016, que le dijo no a una nueva reelección del mandatario.

En total 7.315.364 bolivianos participarán en las próximas elecciones presidenciales del 20 de octubre dentro y fuera del país, según el padrón electoral presentado por el Tribunal Electora el pasado viernes 11 de septiembre.