CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Defensa

14 informantes y filtradores de información famosos en la historia de Estados Unidos

Por CNN

(CNN) — La denuncia de un informante sobre la llamada telefónica del presidente de EE.UU., Donald Trump, con el presidente de Ucrania, Volodymyr Zelensky, provocó una investigación contra el mandatario estadounidense impulsada por la Cámara de Representantes de mayoría demócrata.

En su denuncia el informante, que hasta ahora no ha sido identificado, dice que el presidente estaba usando su poder para “solicitar la interferencia de un país extranjero” en las elecciones.

Trump, que se ha defendido de las acusaciones en su contra, ha dicho que los demócratas están tratando de destruir al Partido Republicano.

El caso de este informante que denunció a Trump recuerda otros casos icónicos de filtradores e informantes de la historia de Estados Unidos. Estos son los más conocidos:

Edward Snowden y la NSA

El excontratista de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) Edward Snowden se reveló así mismo como la persona que filtró los documentos que describen un esfuerzo masivo por parte de la NSA para rastrear llamadas de teléfonos celulares y monitorear el correo electrónico y el tráfico de Internet de prácticamente todos los estadounidenses. Snowden dijo que solo quería que el público supiera lo que estaba haciendo el Gobierno.

«Incluso si no estás haciendo nada malo, estás siendo observado y grabado», dijo.

A Snowden se le otorgó asilo temporal en Rusiaque fue renovado hasta 2020— después de huir inicialmente a Hong Kong. Fue acusado de tres cargos de delitos graves, incluidas violaciones de la Ley de Espionaje de Estados Unidos, por las filtraciones.

Chelsea Manning y WikiLeaks

Bradley (Chelsea) Manning es escoltado el 30 de julio del 2013 por policías militares al abandonar el juicio militar en el que fue hallada culpable en 20 de 21 cargos a raíz de la filtración de información a WikiLeaks. (Crédito: Mark Wilson/Getty Images)

El soldado de la Armada Bradley Manning (que posteriormente cambió de sexo identificándose como Chelsea) fue condenado el 30 de julio de 2013 por robar y filtrar 750.000 páginas de documentos clasificados y videos a WikiLeaks, en lo que ha sido descrito como la mayor fuga de material clasificado en la historia de Estados Unidos. Los cargos en su contra incluyeron violaciones de la Ley de Espionaje. Fue declarado culpable en 20 de los 22 cargos pero absuelto del cargo más grave: ayudar al enemigo.

El material, que publicó WikiLeaks en 2010, incluía el video clasificado de un helicóptero de Estados Unidos atacando a civiles y periodistas en Iraq en 2007. Catalogado como “Asesinato colateral”, el video provocó críticas de activistas por los derechos humanos por la muerte de inocentes.

Fue condenado a 35 años de prisión y un mes después de su condena dijo que quería un cambio de sexo y en 2014 un juez aprobó su petición de ser formalmente conocida como Chelsea Elizabeth Manning. En enero de 2017 el presidente Barack Obama conmutó la sentencia de Chelsea Manning.

Daniel Ellsberg y los documentos del Pentágono

(Crédito: Hulton Archive/Getty Images)

El analista militar Daniel Ellsberg filtró 7.000 páginas de documentos del Pentágono en 1971. Los documentos altamente confidenciales revelaron que los principales líderes estadounidenses, incluidos tres presidentes, sabían que la Guerra de Vietnam era una guerra imposible de ganar.

Además, mostraron que el Gobierno le había mentido al Congreso y al público sobre el progreso de la guerra. Ellsberg se entregó a las autoridades y fue acusado de espía. Durante su juicio, el tribunal se enteró de que la administración del presidente Richard Nixon se había embarcado en una campaña para desacreditar a Ellsberg, escuchándolo ilegalmente e irrumpiendo en la oficina de su psiquiatra. Todos los cargos en su contra fueron retirados. Desde entonces ha vivido una vida relativamente tranquila como un respetado autor y profesor.

Peter Buxtun y la sífilis

(CDC / Archivos Nacionales)

A partir de 1932, el Servicio de Salud Pública de EE. UU. estudió la sífilis no tratada en hombres negros que pensaban que estaban recibiendo atención médica gratuita. A los pacientes no se les informó de su afección ni se los trató lo suficiente. Peter Buxtun, que trabajaba para el Servicio de Salud Pública, transmitió información sobre el experimento de sífilis de Tuskegee a un periodista en 1972, que retuvo el estudio de 40 años.

Su testimonio en las audiencias del Congreso llevó a una revisión de las normas de salud, educación y bienestar relacionadas con el trabajo con sujetos humanos. Una demanda colectiva se resolvió fuera de la corte por 10 millones de dólares y el Gobierno de Estados Unidos prometió atención médica gratuita a los sobrevivientes y sus familias. En esta foto, los participantes hablan con un coordinador de estudio.

Mark Felt, ‘Garganta profunda’

(CBS/Landov)

En 2005, el subdirector retirado del FBI Mark Felt se reveló como el denunciante «Garganta Profunda» del escándalo de Watergate. Él ayudó anónimamente a los reporteros de The Washington Post Carl Bernstein y Bob Woodward con muchas de sus historias sobre el encubrimiento del Gobierno del presidente Richard Nixon después del robo de junio de 1972 en la sede del Comité Nacional Demócrata.

Las historias desataron una investigación del Congreso que finalmente condujo a la renuncia de Nixon en 1974. The Washington Post ganó un Premio Pulitzer por su cobertura. Felt fue condenado por cargos de conspiración no relacionados en 1980 y finalmente fue perdonado por el presidente Ronald Reagan antes de vivir una vida fuera del ojo público por 25 años. Murió en 2008 a los 95 años.

Mehdi Hashemi: Irán y la contra nicaragüense

(DON RYPKA/AFP/Getty Images/File)

El presidente Ronald Reagan se dirige a los medios en 1987, meses después de la divulgación del asunto Irán-Contra. Una operación secreta llevada a cabo por un funcionario militar estadounidense utilizó las ganancias de la venta de armas a Irán para financiar los contras anticomunistas en Nicaragua e intentó asegurar la liberación de los rehenes estadounidenses en poder de Hezbolá respaldado por Irán en el Líbano.

Mehdi Hashemi, un agente del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán, filtró pruebas del acuerdo a un periódico libanés, en 1986. Los ayudantes más cercanos de Reagan sostuvieron que él no sabía completamente, y solo a regañadientes llegó a aceptar las circunstancias de la operación. (DON RYPKA / AFP / Getty Images / File)

Jeffrey Wigand y la industria del tabaco

(Craig F. Walker/The Denver Post via Getty Images)

El ejecutivo de la industria del tabaco Jeffrey Wigand emitió un memorando a su compañía en 1992 sobre sus preocupaciones con respecto a los aditivos del tabaco. Fue despedido en marzo de 1993 y posteriormente fue contactado por «60 Minutes», que lo persuadió para que contara su historia en CBS.

Wingand afirmó que Brown y Williamson usaron aditivos a sabiendas que eran cancerígenos y adictivos y gastaron millones para encubrirlo. También testificó en un caso histórico en Mississippi que resultó en un acuerdo en el que la industria del tabaco pagó 246.000 millones de dólares. Wigand ha recibido reconocimiento público por sus acciones y continúa su cruzada contra Big Tobacco. Fue interpretado por Russell Crowe en la película de 1999 «The Insider». (Craig F. Walker / The Denver Post a través de Getty Images)

Frederic Whitehurst vs. el FBI

Durante 10 años, Frederic Whitehurst se quejó en vano sobre prácticas en el laboratorio criminalístico de renombre mundial del FBI, donde trabajó. Sus esfuerzos eventualmente llevaron a una investigación de 1997 que encontró que los agentes de laboratorio produjeron testimonios inexactos y científicamente defectuosos en casos importantes, incluidos los atentados de Oklahoma City y el World Trade Center.

El Departamento de Justicia recomendó reformas importantes, pero también criticó a Whitehurst por acusaciones «exageradas e incendiarias». También enfrentó medidas disciplinarias por negarse a cooperar con una investigación sobre cómo algunas de sus acusaciones se filtraron a una revista. Después de una suspensión paga de un año, dejó la oficina en 1998 con un acuerdo por un valor de más de 1.160 millones de dólares. (Chip Somodevilla / Getty Images)

Coleen Rowley y los atentados del 11-S

(Mark Wilson/Getty Images)

La denunciante del FBI Coleen Rowley acusó al FBI de obstaculizar los esfuerzos para investigar a un sospechoso de terrorismo que podría haber interrumpido los planes para los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001.

En 2002, Rowley envió una carta de 13 páginas al director del FBI Robert Mueller y viajó a Washington para entregar copias en mano a dos miembros de la Comisión de Inteligencia del Senado y reunirse con el personal de esa comisión. La carta acusó a la oficina de socavar deliberadamente las solicitudes de investigar a Zacarias Moussaoui, la única persona condenada en Estados Unidos por participar en los ataques.

Ella testificó frente al Congreso y la Comisión del 11 de septiembre sobre el mal manejo de la información por parte del FBI. Rowley fue seleccionada como una de las Personas del Año de la revista Time en 2002, junto con los denunciantes Sherron Watkins de Enron y Cynthia Cooper de WorldCom. (MIKE THEILER / AFP / Getty Images / File)

Sherron Watkins y Enron

(Mark Wilson/Getty Images)

Sherron Watkins, exvicepresidenta de Enron, envió una carta anónima al fundador Kenneth Lay en 2001 advirtiéndole que la empresa tenía irregularidades contables. El memorando finalmente llegó al público y luego testificó ante el Congreso sobre sus preocupaciones y los errores de la compañía.

Más de 4.000 empleados de Enron perdieron sus empleos, y muchos también perdieron sus ahorros de toda la vida, cuando el gigante energético se declaró en bancarrota en 2001. Los inversores perdieron miles de millones de dólares. Una investigación realizada en 2002 encontró que los ejecutivos de Enron cosecharon millones de dólares fuera de los libros contables y violaron las reglas básicas de contabilidad y ética. Muchos fueron condenados a prisión por su papel en el escándalo de Enron. (Bill Pugliano / Getty Images / File)

Cynthia Cooper y WorldCom

(Willey)

Cynthia Cooper y su equipo de auditores descubrieron un fraude masivo en WorldCom en 2002.

Descubrieron que el proveedor de telefonía de larga distancia había utilizado 3.800 millones de dólares en entradas contables cuestionables para inflar las ganancias en los últimos cinco trimestres. A finales de 2003, el fraude total se estimó en 11.000 millones de dólares. La compañía se declaró en bancarrota y cinco ejecutivos terminaron en prisión. Cooper comenzó su propia firma de consultoría y contó su historia en el libro «Circunstancias extraordinarias: el viaje de un informante corporativo». (Wiley)

Robert MacLean y la TSA

(Tim Boyle/Getty Images)

En 2003, el mariscal de aire federal Robert MacLean le informó anónimamente a un reportero de MSNBC que debido a preocupaciones presupuestarias, la TSA había suspendido temporalmente las misiones que requerirían que los alguaciles se quedaran en hoteles solo unos días después de recibir información sobre un nuevo «posible complot» para secuestrar aviones estadounidenses.

La noticia causó un alboroto inmediato en el capitolio y la TSA cambió de parecer, retirando los recortes de programación antes de que entraran en vigencia. Más tarde, MacLean fue investigado y despedido por la divulgación no autorizada de «información confidencial de seguridad».

Joe Darby y Abu Ghraib

Joe Darby es el denunciante detrás del escándalo de abuso de la prisión de Abu Ghraib en Iraq. Él dice que le pidió al especialista de la reserva de la Armada Charles Graner Jr. fotos de sus viajes para poder compartirlas con la familia. A cambio recibió fotos donde se veía el abuso a los prisioneros.

Darby finalmente alertó al comando militar de Estados Unidos desencadenando una investigación e indignación mundial cuando salió a la luz el escándalo en 2004. Graner fue sentenciado a 10 años de prisión por su participación en el abuso. Fue puesto en libertad en 2011 después de cumplir seis años y medio de su condena. Los militares y los miembros de la propia familia de Darby lo excluyeron, llamándolo traidor. Finalmente, él y su esposa tuvieron que entrar en un programa de protección.

Russ Tice y el programa de vigilancia de Bush

(Chip Somodevilla/Getty Images).

El diario estadounidense The New York Times informó en 2005 que en los meses posteriores a los ataques del 11 de septiembre de 2001, el presidente George W. Bush autorizó a la Agencia de Seguridad Nacional espiar sin una orden judicial a personas en todo el país, incluidos ciudadanos estadounidenses sospechosos de comunicarse con miembros de al Qaeda en el extranjero.

La administración Bush defendió firmemente el controvertido programa de vigilancia. Russ Tice, un experto de la NSA, se presentó como una de las fuentes anónimas utilizadas por The New York Times. Dijo que le preocupaban los presuntos abusos y la falta de supervisión.