CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Breaking News

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias anuncian preacuerdo de un "gobierno de coalición"

Inmigración

Inmigración

La atención médica en los centros de detención de inmigrantes se ha convertido en blanco de críticas

Por Blake Ellis, Melanie Hicken

(CNN) — Cuando Kamyar Samimi, de 64 años, murió bajo custodia de ICE, la agencia emitió un comunicado de prensa de rutina diciendo que la causa preliminar de su muerte fue un paro cardíaco. La agencia se jactó que gastó los casi 200 millones de dólares anualmente en servicios de atención médica para detenidos, y dijo que “brinda atención médica integral desde el momento en que llegan los detenidos y durante toda su estadía”.

Lo que el comunicado de prensa no dijo fue que la muerte de Samimi ocurrió después de una serie de fallas en su atención médica, el tipo de fallas que se han identificado repetidamente en investigaciones gubernamentales sobre la atención brindada en los centros de detención de inmigrantes en los últimos años.

Samimi, un hombre iraní que estaba detenido por ICE en Aurora, Colorado, se había estado quejando de vómitos y dolor durante semanas antes de su muerte en 2017, según la investigación de ICE sobre su tratamiento. A su llegada, le había dicho al personal médico que había estado tomando metadona, un analgésico comúnmente utilizado para tratar la adicción a los opioides, desde que se lastimó la espalda en un accidente automovilístico. El hombre dijo que estaba comenzando a sentir síntomas de abstinencia, pero las enfermeras dijeron a los investigadores que no tenían capacitación en abstinencia de opioides.

El informe de ICE, que involucró un análisis externo sobre su tratamiento y que, al igual que otras revisiones de muerte, no relacionó directamente las fallas médicas con su muerte, también descubrió que la instalación había estado sin director de enfermería y otro proveedor médico por más de seis meses. Alrededor de una semana antes de que Samimi muriera, fue encontrado inconsciente en el piso de su celda, pero no fue enviado al hospital. Y el día de su muerte, una enfermera intentó llamar al médico varias veces para pedir ayuda después de que el hombre parecía haber sufrido una convulsión, pero el médico no contestó ni devolvió ninguna de esas llamadas.

Costos millonarios en un centro de detención vacío

Las investigaciones sobre muertes, incluidas las de Samimi, así como las auditorías críticas del gobierno, han planteado preguntas preocupantes sobre la calidad de la atención médica en las instalaciones utilizadas para retener a los inmigrantes. Uno de los principales contratistas privados que brindan atención médica en estas instalaciones, que empleó al médico en el centro de detención donde se encontraba Samimi, es una compañía masiva conocida como Wellpath, anteriormente Correct Care Solutions.

Esta compañía fue el foco de una reciente investigación de CNN que expuso cómo ha brindado una atención deficiente que ha provocado muertes y otros resultados graves que podrían haberse evitado. A través de registros y entrevistas con empleados actuales y anteriores, CNN mostró cómo la compañía ha dependido de trabajadores sin experiencia, ofreció capacitación mínima e instalaciones con poco personal, y cómo sus empleados no pudieron darles a los reclusos la atención de emergencia que necesitaban.

Wellpath también trabaja en algunos de los centros de detención más grandes del país, donde ICE encierra a miles de inmigrantes, muchos de los cuales han sido detenidos por ingresar ilegalmente a Estados Unidos.

Además de al menos cinco revisiones de defunciones realizadas por ICE que citan específicamente problemas con el tratamiento del contratista de detenidos inmigrantes, una reciente demanda colectiva destacó el problemático historial de la compañía y calificó la decisión de elegir a contratistas médicos como Wellpath como “inquietante”. En la demanda, más de una docena de detenidos actuales en una variedad de centros de detención acusan a ICE de violar la Constitución de Estados Unidos al negarles atención médica adecuada y no proporcionar una supervisión más sólida.

ICE no hizo comentarios sobre Wellpath, pero en respuesta a la demanda, un funcionario dijo que “todos los detenidos de ICE, independientemente de su ubicación, pueden esperar respuestas oportunas y apropiadas a las solicitudes médicas de emergencia, y atención médica oportuna adecuada a la duración prevista de la detención”.

Wellpath no hizo comentarios sobre la demanda o los hallazgos del gobierno sobre detenidos e instalaciones específicos, pero dijo en un comunicado que confía en que su “equipo tomó las mejores decisiones de atención posibles con la información que tenían disponible”.

“Nuestro equipo compasivo de médicos, enfermeras y proveedores de atención médica trabaja con nuestros socios para brindar atención médica de alta calidad en un entorno clínico donde la seguridad es la máxima prioridad”, dijo la compañía.

  • Mira: Mike Pence responde ante lo que vio en los centros de detención

El contratista privado GEO Group opera varios centros de detención de inmigrantes donde Wellpath brinda atención médica, y empleó a las enfermeras y otro personal médico en el centro donde murió Samimi. La compañía declinó hacer comentarios.

Uno de los demandantes de la demanda colectiva, Martín Muñoz, tiene diabetes tipo 2 y fue detenido en el Centro de Procesamiento de ICE de Adelanto en California —donde Wellpath es el proveedor médico— por más de dos años. Alega en la demanda que le dieron más del triple de su dosis regular de insulina, lo que resultó en una sobredosis. Dice que no fue visto por un médico después de la sobredosis, y que ha habido múltiples ocasiones en las que no le han dado su insulina o medicamentos para la presión arterial.

La demanda establece que estuvo sin insulina durante seis días en febrero y 10 días a mediados de año, dos semanas sin medicamentos para la presión arterial en la primavera y sin medicamentos para el colesterol durante una semana en julio. Muñoz, quien ha vivido en Estados Unidos por más de 40 años, recientemente trabajó como personal de mantenimiento y tiene cuatro hijos que son ciudadanos estadounidenses.

Otro detenido actual en las instalaciones de Adelanto alega que perdió la visión en un ojo cuando no se le proporcionó una cirugía recomendada, mientras que un hombre recluido en el centro de detención de inmigrantes Mesa Verde de California, donde Wellpath también es el proveedor médico, afirma en la demanda que no ha recibido tratamiento para un parásito severo en su cerebro.

Al menos 27 personas murieron mientras se encontraban bajo custodia de ICE desde 2017, según el Southern Poverty Law Center, una de varias organizaciones de defensa involucradas en la demanda. Un funcionario de ICE dijo en un comunicado que “estadísticamente, las muertes bajo custodia de ICE ocurren aproximadamente 100 veces con menos frecuencia (que) en la custodia federal y estatal en todo el país”.

  • Mira: Pelosi visita centros de detención en McAllen, Texas

Los legisladores que previamente han criticado las condiciones y la atención médica en las instalaciones de ICE también han expresado serias preocupaciones a CNN sobre Wellpath.

“Los informes de deficiencias generalizadas y a veces mortales en la atención médica brindada por Correct Care Solutions… son profundamente preocupantes”, dijo la senadora Kamala Harris, demócrata de California, en un comunicado proporcionado a CNN. “El gobierno de Estados Unidos tiene la obligación moral de respetar la dignidad de cada individuo bajo su cuidado, y esa misión se ve seriamente comprometida cuando las agencias gubernamentales transfieren la responsabilidad a las corporaciones privadas incentivadas para reducir costos y obtener ganancias”.

En diciembre de 2018, Harris y un grupo de otros legisladores de California escribieron una carta a ICE, condenando a la agencia por las “violaciones atroces” identificadas durante una inspección del centro de detención de Adelanto.

En su informe de 2018, un organismo de control del Departamento de Seguridad Nacional dijo que había descubierto que los detenidos “no tenían acceso oportuno a la atención médica adecuada” y que los médicos indicaban que habían visto pacientes que en realidad no habían visitado. ICE dijo en ese momento que se toma en serio los hallazgos y que realizará una revisión para garantizar que se cumplan las normas.

“Debemos asegurarnos de que los migrantes bajo nuestra custodia sean tratados con el cuidado y el respeto que merecen”, dijo el representante Scott Peters, demócrata de California, a CNN. “Wellpath debe investigarse adecuadamente y no debe adjudicarse ningún contrato hasta que dicha investigación se haya completado”.

El representante de Colorado Jason Crow dijo que tiene preocupaciones similares sobre la atención médica en el centro de detención de inmigrantes en su distrito, la instalación de Aurora donde murió Samimi.

La ACLU de Colorado publicó recientemente un informe condenando la atención médica de Samimi, diciendo que el médico “tomó la decisión médicamente injustificable de suspenderle la metadona prescrita”. Samimi incluso llamó a un amigo y le dijo que estaba “infernalmente enfermo” y que “estoy muriendo aquí”, según un informe de su muerte obtenida por la organización y Rocky Mountain PBS.

La ACLU actualmente está demandando a ICE en un intento por obtener más registros sobre lo sucedido.

“ICE arrestó a un hombre que había vivido en Estados Unidos durante más de cuatro décadas, y 15 días después murió bajo el cuidado de ICE”, dijo la ACLU en un comunicado sobre la muerte de Samimi. “El público merece saber más”.

¿Tienes información para compartir? Envíenos un correo electrónico a watchdog@cnn.com.

ICE