CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Racismo

Universitarios de Georgia quemaron los libros de una autora latina

Por Amir Vera, Natalie Johnson

(CNN) — Estudiantes de la Universidad del Sur de Georgia (GSU) quemaron los libros de una autora cubanoestadounidense en una hoguera después de una conferencia en la que discutió con los participantes sobre el privilegio y la diversidad de los blancos.

Jennine Capó Crucet visitó el campus en Statesboro este miércoles para hablar sobre su novela de 2015, “Make Your Home Among Strangers“, que los estudiantes fueron asignados a leer para su curso de primer año.

Múltiples videos en las redes sociales muestran a los estudiantes reunidos alrededor de una pira quemando copias de la novela de Capó Crucet y riéndose.

“Aquí es donde estamos, Estados Unidos“, tuiteó Capó Crucet este miércoles después del incidente.

Una de las quemas de libros más infames de la historia tuvo lugar en mayo de 1933 cuando los ciudadanos alemanes quemaron los libros de autores judíos para “eliminar la” influencia judía “de las instituciones alemanas, según el sitio web del Museo del Memorial del Holocausto de Estados Unidos.

La autora dice que la interacción con el alumnado fue hostil

La novela de Capó Crucet trata de una niña cubanoestadounidense atrapada entre dos mundos, su vida como estudiante de una minoría de primera generación en una universidad de élite y su familia en Miami, que se ocupa de cuestiones de inmigración.

“Me pidieron de antemano dar una charla sobre temas relacionados con la diversidad y la experiencia universitaria, uno de los temas que trato en mi novela”, dijo Capó Crucet en un comunicado este viernes.

Durante la parte de preguntas y respuestas de su presentación, dice que una estudiante blanca cuestionó si tenía la autoridad para abordar cuestiones de raza y privilegio blanco en el campus.

Jennine Capó Crucet.

El periódico estudiantil de GSU, The George-Anne, informó que la estudiante acusó a Capó Crucet de generalizar sobre “que la mayoría de los blancos son privilegiados”.

“Lo que te hace creer que está bien venir a un campus universitario, como este, cuando se supone que estamos promoviendo la diversidad en este campus, que es lo que nos enseñan. No entiendo cuál era el propósito de esto”, dijo la estudiante, según el periódico.

La escritora respondió: “Vine aquí porque me invitaron y hablé sobre el privilegio blanco porque es algo real de lo que realmente se está beneficiando en este momento incluso al hacer esta pregunta”, según el informe.

“Respondí la pregunta con la misma respuesta que cito en el ensayo y mencioné en voz alta que este momento se sentía como déjà vu”, dijo.

La estudiante de primer año de GSU, Chloe Johnsen, dijo a CNN que los estudiantes comenzaron a gritar y vociferar a favor y en contra del comentario de la estudiante, y algunos gritaron “Trump 2020” y otros dijeron que la autora tenía razón.

Capó Crucet describió la interacción como hostil, surrealista y extraña. Agregó que los estudiantes comenzaron a gritar de un lado a otro, pero le pidió al profesorado que encontrara al estudiante que hizo la pregunta inicial y otros “estudiantes igualmente molestos” porque “una conversación compasiva y continua tenía que ocurrir”.

“No íbamos a responder estas preguntas en una noche de discusión”, dijo Capó Crucet.

El campus de Georgia Southern University en Statesboro, Georgia.

Más tarde esa noche, sin embargo, Capó Crucet dijo que tenía que cambiar de hotel porque los estudiantes se habían reunido fuera de su hotel original y vio videos en las redes sociales de estudiantes quemando sus libros.

“Nada parecido a los eventos en GSU ha ocurrido durante cualquiera de mis visitas previas al campus”, dijo, y agregó que ha dado presentaciones similares en instituciones educativas como la Universidad de Stanford.

Estudiantes están protegidos por la Primera Enmienda, dice la portavoz de GSU

JaQuaylon Taylor, estudiante de primer año de GSU, que presenció la quema del libro del miércoles por la noche, dijo a WJCL-TV, filial de CNN, que grabó un video del incidente.

“Cuando estaba filmando el video, estaba diciendo que esto es una locura. Esto es una locura. No esperaba que esto sucediera en absoluto. Simplemente no es como se suponía que debía ser esa noche”, dijo Taylor.

Jennifer Wise, portavoz de la universidad, dijo en un comunicado que GSU no planea tomar ninguna acción contra los estudiantes involucrados en el incidente y que la quema de libros estaba dentro de los derechos de la Primera Enmienda de los estudiantes.

Ella dijo, sin embargo, que “la quema de libros no se alinea con los valores de Georgia Southern ni alienta el discurso civil y el debate de ideas”.

PEN America, una organización de literatura y derechos humanos, emitió un comunicado sobre la quema del libro el viernes.

“Es profundamente perturbador ver a un grupo de estudiantes involucrados en este tipo de conducta”, dijo Jonathan Friedman, director del proyecto de libertad de expresión del campus de PEN America. “Este gesto simbólico apuntaba no solo a rechazar o refutar ideas, sino a borrar el papel en el que fueron escritas… Le corresponde a la universidad educar a sus estudiantes sobre por qué la quema de libros es tan hostil para abrir el discurso y la libre expresión”.

Russell Willerton, profesor y presidente del Departamento de Escritura y Lingüística de la escuela, emitió un comunicado en Facebook diciendo que el departamento estaba “consternado y decepcionado por el alboroto”.

“La discusión de anoche con la autora se convirtió en acusaciones de racismo contra los blancos”, decía la declaración de Willerton. “Afirmamos que los actos destructivos y amenazantes no reflejan los valores de Georgia Southern University”.

Johnsen, la estudiante de primer año de GSU, le dijo a CNN que no creía que la declaración del presidente fuera suficiente.

“No creo que vaya a cambiar la opinión de nadie. Ninguna de las personas que quemaron los libros fue castigada”, dijo. “Creo que comportamientos como ese y sus acciones y sus creencias continuarán existiendo”.

Konstantin Toropin, de CNN, contribuyó a este informe.