CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Brexit

La apuesta electoral de Boris Johnson podría costarle todo, incluso el brexit

Por Luke McGee

Londres (CNN) — El 12 de diciembre, Reino Unido finalmente tendrá elecciones generales. Honestamente, se necesitaban desde el 9 de junio de 2017.

Esa fue la mañana en que Theresa May se enteró de que su apuesta para celebrar una elección general rápida había fracasado. El plan de May era aumentar su pequeña mayoría en el Parlamento a más de 100 escaños. Pero en cambio, perdió la pequeña ventaja que tenía, lo que hizo imposible que cumpliera con tipo de brexit.

Boris Johnson está aprendiendo esto de una manera muy difícil. Tras heredar el gobierno minoritario de May, Johnson descubrió desde el principio que su optimismo no era suficiente para llevar a cabo el brexit.

A pesar de hacer lo aparentemente imposible y obtener un nuevo acuerdo con la Unión Europea, simplemente no tiene los números en el Parlamento para aprobar la legislación requerida para hacer que Gran Bretaña deje el bloque europeo. Celebrar una elección en la que obtenga una nueva mayoría era su única opción real.

Es una apuesta. Habiendo prometido salir de la Unión Europea el 31 de octubre, Johnson se arriesga no solo a más demoras, sino a la posibilidad de perder el brexit por completo. A pesar de que ahora disfruta de encuestas saludables, pueden pasar muchas cosas durante una campaña electoral.

«Una ventaja del 15% es muy probable, pero los votantes pueden volver a casa o cambiar de opinión», explica Will Jennings, profesor de ciencias políticas y políticas públicas en la Universidad de Southampton. «Lo que hay que tener en cuenta con Johnson es que no comienza ni siquiera con el nivel de apoyo que tuvo Theresa May en 2017».

publicidad

El primer gran problema de Johnson es el principal partido opositor, el Laborista. Como descubrió May, Jeremy Corbyn, el líder de la oposición, es un activista muy efectivo. Corbyn sorprendió a todos en 2017 al obtener muchos más asientos de lo esperado. Lo hizo a pesar de ser no ser el favorito y con May como una líder fuerte y popular que tenía un plan para hacer posible el brexit y seguir con una ambiciosa agenda nacional.

Esta vez, su trabajo es posiblemente mucho más fácil. La agresiva estrategia política de Johnson desde que asumió el cargo le ha permitido a Corbyn pintarse a sí mismo como el anti-Johnson. Corbyn está haciendo mucho ruido sobre el hecho de que Johnson está en términos amistosos con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, un hombre muy impopular entre el público británico.

Corbyn dice que la obsesión miope de Johnson de asegurar un acuerdo comercial con Estados Unidos significaría vender el Servicio Nacional de Salud (NHS) del Reino Unido a las compañías farmacéuticas estadounidenses. Y Trump le entregó a principios de esta semana a Corbyn unas declaraciones que no tienen precio cuando llamó a la estación de radio con sede en Londres, LBC, para alabar a Johnson y decir que el líder de la oposición llevaría al Reino Unido «a lugares muy malos».

El NHS es lo más cercano que el Reino Unido tiene a una religión y, sin duda, tendrá una gran importancia en esta elección. Y como señala Jennings, esto podría resultar complicado para los conservadores de Johnson «si terminan siendo absorbidos por la crisis invernal del NHS» en medio de una campaña.

También a favor de Corbyn esta vez es el hecho de que tiene un camino muy claro hacia el cargo de primer ministro, algo que nadie creía que podría suceder en 2017.

Si Reino Unido termina con otro Parlamento que no llegue a un acuerdo y Corbyn es el perdedor más exitoso, podría creíblemente llevar el caso de que él debería encabezar algún tipo de gobierno de coalición o minoritario. El precio por hacerlo seguramente sería un compromiso con algún tipo de segundo referéndum sobre el brexit.

Esto sería terrible para el partido conservador. En este momento, el partido está unido a regañadientes en torno a Johnson y su acuerdo de brexit. Sin embargo, si ocurriera otro referéndum, el partido quedaría enredado sobre exactamente qué posición respaldar.

Perder el brexit no es lo único que asusta a los conservadores. Corbyn es, a los ojos de los conservadores, un peligro para la nación. Creen que es una amenaza para la seguridad nacional y que su agenda de extrema izquierda destruiría la prosperidad. En palabras de un asesor principal del gobierno, «la gente necesita saber que Corbyn tomará sus casas, nacionalizará sus trabajos y los matará con impuestos. Debería aterrorizar a cualquier involucrado en estas elecciones. Existe una posibilidad real de que Corbyn pueda terminar en Downing Street».

Un portavoz laborista refutó esto y le dijo a CNN que «los laboristas pondrán la riqueza y el poder en manos de muchos. Los conservadores de Boris Johnson, que creen que nacieron para gobernar, solo cuidarán de unos pocos privilegiados».

Los conservadores también temen que el sueño de Corbyn de ingresar a Downing Street tenga el costo de poner de su lado a los nacionalistas escoceses. Y el precio por esto sería darle a Escocia otro referéndum de independencia. Después de tres años de caos del brexit, muchos escoceses ahora creen que el mejor camino es independizarse y volver a unirse a la Unión Europea como un estado miembro de pleno derecho. Los expertos están divididos exactamente sobre cómo sería ese voto, pero para un partido formalmente conocido como el Partido Conservador y Unionista, es una perspectiva aterradora que siempre se culpe a la administración de Johnson.

  • Mira: Parlamento de Reino Unido bloquea plan de Johnson para acelerar el brexit

Los asesores conservadores están preocupados en privado de que Johnson no haya aprendido las lecciones de 2017 y están preocupados de que su arrogancia venga a perjudicarlos. Hablando con personal de alto rango, sus predicciones más optimistas son que Johnson ganará una pequeña mayoría y obtendrá su acuerdo brexit a través del Parlamento, solo para que el partido se desmorone por la futura relación del Reino Unido con Europa. Señalan que incluso si el acuerdo se aprueba, Reino Unido solo tiene 11 meses para ordenar el resto del brexit. Y eso resultará en extender el período de transición.

También son conscientes de la posibilidad real de que las elecciones den lugar a otro parlamento dividido. Eso efectivamente mata al gobierno de Johnson, algo que no ha pasado desapercibido en Bruselas. Los funcionarios de la Unión Europea están contentos de que se celebren elecciones, con la esperanza de que finalmente proporcione algunas respuestas a esta pregunta aparentemente imposible. Pero también piensan que un Parlamento dividido es el resultado más probable. «Para ser honesto, ya hay conversaciones sobre la próxima extensión», le dijo un funcionario de la Unión Europea a CNN.

Si eso sucede, el punto muerto continúa.

«Si no hay mayoría, entonces hay una cuestión de si él (Johnson) renuncia. Ni siquiera estoy seguro de que lleguemos a un segundo referéndum … antes de llegar allí, podríamos estar buscando elecciones en febrero», dijo el profesor Will Jennings.

La apuesta del brexit de Johnson fue un momento de cambio de mesa. Es la última opción para un primer ministro que ha retrocedido desde el primer día. Pero al voltear esa mesa, pronto pudo descubrir que había mucho más que brexit. Johnson podría arrepentirse de querer tener una grieta en este tema del liderazgo.