CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Bolivia

Evo Morales: Nos acusaron de dictadores, ahora siento que ellos son los genocidas

Por CNN Español

(CNN Español) — El expresidente de Bolivia, Evo Morales, acusó al actual gobierno de ese país de considerarlo un dictador cuando a días de iniciar su gestión ellos -según dijo- usan la violencia y la represión. “Ahora siento que son genocidas”, dijo en entrevista en vivo con Carmen Aristegui en el estudio de CNN en la Ciudad de México.

Morales, quien llegó en calidad de asilado político el pasado 12 de noviembre a México, lamentó que estén muriendo ciudadanos bolivianos en las protestas que se llevan a cabo en ese país. Hasta la noche del 14 de noviembre, CNN había confirmado 8 muertos en relación con los enfrentamientos en Cochabamba entre manifestantes y fuerzas de seguridad. “No metan balas a mi pueblo”, expresó.

El exmandatario responsabilizó a la Organización de Estados Americanos, OEA, y a su secretario general Luis Almagro, por la “masacre” que se ha registrado en su país tras la publicación del informe sobre el conteo de votos de las elecciones presidenciales del pasado 20 de octubre.

Tras las elecciones se desató en el país una crisis política y social que incluyó movilizaciones y marchas, un paro indefinido nacional, el cierre de fronteras y motines policiales, con al menos 3 muertos y cientos de heridos a nivel nacional, esto hasta el 10 de noviembre, según el defensor del pueblo de Bolivia.

Morales renunció el 10 de noviembre en medio de una creciente oposición, luego de que la auditoría internacional de la OEA señalara que los resultados de las elecciones no podían ratificarse debido a “graves irregularidades”.

En la entrevista, el expresidente acusó al opositor Carlos Mesa de haber instigado movilizaciones y quema de boletas electorales un día después de la elección.

“La derecha, después de que ganamos las elecciones, al día siguiente … Carlos Mesa empezó a instruir, ‘movilícense’, y en la noche hicieron quemar tribunales electorales departamentales, hicieron quemar las ánforas de los sufragios”.

“Se sabe que cada partido que participa tiene sus actas, yo quería que la OEA revise todas las actas, si es posible voto por voto, mesa por mesa, acta por acta … Como sabían, había que quemarlo, justamente para decir que hay fraude. No es fraude sino un golpe de Estado que ya tenían preparado”, dijo Morales.

CNN se ha comunicado con el equipo de prensa de Carlos Mesa en busca de comentarios e indicaron que no piensa responder por el momento.

Cuestionado por la periodista mexicana sobre su estatus como funcionario público de Bolivia, Morales se reconoció a sí mismo como expresidente, a pesar de que la Asamblea Legislativa Plurinacional del país sudamericano aún no ha aceptado ni rechazado su renuncia.

El político dijo que en caso de presentarse el segundo escenario, Bolivia tendría dos presidentes, uno constitucional sin ejercer y otro como resultado del golpe de Estado, en referencia a Jeanine Áñez, quien era la segunda vicepresidenta del Senado y asumió la presidencia interina.

“Si renuncié no es por cobarde, sino porque no quería que la violencia fuera ejercida por la derecha”, aseguró. También dejó claro que de regresar a Bolivia no buscaría una reelección presidencial. Aunque reconoció que él nunca tuvo la intención de aferrarse al poder, sino que varios sectores sociales lo pedían.

En la conversación, Morales dijo que sacrificó todo para que en Bolivia no se viviera la violencia que se ha presentado recientemente, y para él la mejor forma de pacificar al país es escuchando las protestas y movilizaciones, por ello, tras su llegada a México convocó a un diálogo nacional de alto nivel en el que participen los diferentes jugadores políticos y sociales.

“No queremos golpes de estado ni dictaduras”, comentó. “Pacifiquemos Bolivia”.