CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Defensa

El secretario de la Marina fue expulsado mientras aumentan las tensiones militares con Trump

Por Barbara Starr, Nicole Gaouette

(CNN) — En un movimiento extraordinario, el jefe del Pentágono “despidió” al secretario de la Marina el domingo por salir de su cadena de mando al proponer un “acuerdo secreto con la Casa Blanca”, según un alto funcionario de Defensa.

El acuerdo que condujo a la renuncia forzada del secretario de Marina, Richard Spencer, involucró el caso del Navy SEAL Eddie Gallagher, uno de los tres miembros del servicio que enfrenta acusaciones de crímenes de guerra cuyos casos han causado una tensión sin precedentes entre el Pentágono y el presidente Donald Trump.

Spencer parecía estar buscando una manera de resolver un enfrentamiento entre el Pentágono y la Casa Blanca sobre el caso de Gallagher, pero las narrativas en competencia que surgieron en las horas caóticas después del despido de Spencer sugieren la profundidad del trastorno, la desconexión y la discordia que persisten.

Trump sugirió en Twitter que el despido de Spencer tenía que ver con sobrecostos y la forma en que Gallagher había sido tratado por la Marina. El secretario de Defensa, Mark Esper, dijo que le pidió a Spencer que renunciara porque había perdido “la confianza en él por su falta de sinceridad”, según un portavoz del Pentágono.

Y Spencer señaló directamente al presidente, sugiriendo que Trump estaba socavando el “principio clave de buen orden y disciplina” del Ejército estadounidense al intervenir en el caso de Gallagher.

“No puedo, en buena conciencia, obedecer una orden que creo que viola el juramento sagrado que hice en presencia de mi familia, mi bandera y mi fe para apoyar y defender la Constitución de Estados Unidos“, escribió Spencer en su carta al presidente reconociendo su despido.

Gallagher fue declarado culpable de desacreditar a los servicios armados después de posar junto al cuerpo de un combatiente de ISIS muerto, lo que va en contra de las normas. Fue degradado por ese delito y absuelto de un cargo de asesinato por separado. Después de que Trump revirtió la degradación de Gallagher hace una semana, los funcionarios militares lanzaron una revisión formal para determinar si Gallagher estaba en condiciones de servir, un protocolo establecido después de una condena. Se esperaba que esa revisión condujera a su expulsión.

Gallagher emitió un comunicado el domingo por la noche agradeciendo a su familia, equipo legal y partidarios que terminaron con elogios a Trump.

“Presidente Donald Trump tiene mi más profunda gratitud y agradecimiento. Usted intervino en numerosas ocasiones y mostró una verdadera fibra moral al corregir todos los errores que se habían cometido en mi contra. Usted es un verdadero líder y exactamente lo que los militares y esta nación necesitan”, dijo Gallagher.

Un giro sorprendente

La partida de Spencer es el último giro impactante en un enfrentamiento continuo entre el Pentágono y Trump sobre Gallagher y los otros dos miembros del servicio, un enfrentamiento que parece agravar las tensiones entre el presidente y los demócratas en el Congreso.

El líder de la minoría del Senado, Chuck Schumer, emitió un comunicado el domingo por la noche diciendo que había hablado con Spencer y ofreció su apoyo.

“El secretario Spencer hizo lo correcto y debería estar orgulloso de enfrentarse al presidente Trump cuando se equivocó, algo que muchos en esta administración y el Partido Republicano tienen miedo de hacer”, dijo Schumer. “El buen orden, la disciplina y la moral entre los Servicios Armados deben trascender la política, y el compromiso del Secretario Spencer con estos principios no se olvidarán”.

Trump intervino para revertir las sentencias contra los tres miembros del servicio, ignorando a los líderes del Pentágono que le habían dicho que tal medida podría dañar la integridad del sistema judicial militar, la capacidad de los comandantes militares para garantizar el buen orden y la disciplina, y la confianza de los aliados de Estados Unidos y socios que albergan tropas estadounidenses.

Trump hizo la intervención el día en que la Cámara lanzó la investigación pública de juicio político.

En los días posteriores, las tensiones entre el Pentágono y la Casa Blanca se concentraron en Gallagher, cuya causa había sido abordada por las personalidades de Fox News.

Después de que los funcionarios militares comenzaron la revisión de Gallagher, Trump prometió en Twitter que nunca permitiría a la Marina revocar la membresía de Gallagher en el grupo de élite.

Spencer había indicado públicamente que sentía que la revisión debía continuar, y le dijo a la audiencia en el Foro de Seguridad de Halifax en Nueva Escocia, Canadá, que “el proceso es importante para un buen orden y disciplina”.

Detrás de escena, propuso a la Casa Blanca que la revisión de Gallagher se llevara a cabo, pero ofreció una garantía secreta de que Gallagher podría mantener su estatus como SEAL de la Marina, según el alto funcionario de Defensa.

La medida provocó la decisión de Esper de pedir la renuncia de Spencer, según el portavoz del Pentágono, Jonathan Hoffman. El funcionario de Defensa dijo que la decisión de Spencer de eludir su cadena de mando, es decir, saltarse a Esper, e ir directamente a la Casa Blanca, fue una violación de la política militar.

Además, la solicitud privada de Spencer para restaurar el rango de Gallagher y permitirle retirarse con su insignia Trident contradecía su posición pública, según el comunicado. La insignia Trident, que usan los Navy SEALs, se otorga después de completar un curso de calificación intenso y simboliza la membresía de la comunidad militar de élite.

“Estoy profundamente preocupado por esta conducta mostrada por un alto funcionario del DOD [Departamento de Justicia]”, dijo Esper en el comunicado. “Desafortunadamente, como resultado, he determinado que el Secretario Spencer ya no tiene mi confianza para continuar en su posición. Le deseo lo mejor a Richard”.

El diario The Washington Post informó por primera vez que Esper pidió la renuncia de Spencer.

“El estado de derecho es lo que nos distingue”

En su carta, Spencer deja en claro su profunda incomodidad con las decisiones de Trump, que muchos en el Pentágono le han dicho a CNN que va directamente en contra de la disciplina que convierte al Ejército estadounidense en una fuerza de élite. “El Estado de derecho es lo que nos distingue de nuestros adversarios”, escribió Spencer, calificando el tema de la disciplina como “asunto gravemente mortal”.

“El buen orden y la disciplina es lo que ha permitido nuestra victoria contra la tiranía extranjera una y otra vez”, dijo Spencer, y agregó que la vida de los miembros del servicio estadounidense “depende literalmente de la ejecución profesional de nuestras muchas misiones”.

Los funcionarios militares actuales y anteriores dicen que la disciplina es fundamental para el espíritu militar de Estados Unidos: que las fuerzas estadounidenses están altamente capacitadas para operar de manera legal y disciplinada y si son declarados culpables de violaciones, deben ser castigados.

Más allá del impacto en el proceso judicial militar, “podría haber un impacto en los líderes militares y su capacidad para promulgar medidas de buen orden y disciplina. También podría haber una crisis potencial de confianza en los países en los que estamos operando”, dijo el analista diplomático y militar de CNN, John Kirby, un almirante retirado que ha servido como portavoz del Pentágono y del Departamento de Estado.

Una razón por la que las tropas estadounidenses son tan bienvenidas como lo son en todo el mundo es porque las naciones anfitrionas “conocen que el Ejército estadounidense se administra a sí mismo de acuerdo con un código de justicia muy estricto y tenemos un muy buen historial de responsabilizar a esas tropas”, dijo Kirby, incluso por aprietos menores como “conducir ebrio en el extranjero o meterse en una pelea en un bar”.

El alto funcionario de Defensa dijo que Esper se enteró de las conversaciones de Spencer con la Casa Blanca el viernes, pero que la propuesta de Spencer nunca fue aprobada.

Cuando Spencer hizo sus comentarios durante el fin de semana en el Foro de Seguridad Internacional de Halifax, Esper sintió que “sus declaraciones públicas no coincidían” con lo que había estado haciendo en privado, según el funcionario.

El diario The New York Times informó el sábado que Spencer y el contralmirante Collin Green, el almirante que supervisa a los SEAL, amenazaron con renunciar por la posible intervención de Trump. Spencer negó más tarde el sábado que él o Green hicieron tal amenaza.

Esper ha decidido que Gallagher ahora mantendría su estatus porque “tiene poca confianza en que Gallagher reciba ahora una sacudida justa de la Armada”, dijo el funcionario a CNN. Ahora se espera que Gallagher se retire de la Marina el 30 de noviembre.

 

— Zachary Cohen de CNN contribuyó a este informe.