CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Crimen

Crimen

Esta abuela fisioculturista de 82 años hizo que un intruso se arrepintiera de irrumpir en su casa

Por Elizabeth Wolfe, Douglas Wood

(CNN) — Un hombre irrumpió en Rochester, Nueva York, en el hogar de una abuela de 82 años. Y no terminó bien… para él.

Willie Murphy dijo que se estaba preparando para acostarse el pasado jueves por la noche cuando un hombre comenzó a golpear su puerta, instándola a llamar a una ambulancia para él, informó WHAM, afiliada de CNN.

Murphy le dijo a WHAM que llamó a la policía pero que no dejaba entrar al hombre en su casa. Entonces, él se enojó y entró por la puerta, dijo ella.

«Es un poco oscuro y estoy sola, y soy vieja. Pero adivina qué, soy dura», dijo, con sus musculosos brazos. «Escogió la casa equivocada para entrar».

Murphy es una fisioculturista galardonada que dijo que hace ejercicio en su YMCA local casi todos los días.

Como Murphy lo cuenta, ella usó una andanada de artículos para el hogar para atacar al intruso, comenzando con su propia mesa.

«Tomé esa mesa y comencé a trabajarle», dijo. «¿Y adivina qué? La mesa se rompió».

Imperturbable, dijo Murphy, ella usó las patas de metal de la mesa para seguir golpeándolo.

Después de saltar sobre él un par de veces, Murphy corrió hacia la cocina, agarró una botella de champú para bebés y se la echó en la cara mientras intentaba levantarse.

No terminó ahí. Luego, dijo, tomó una escoba y lo golpeó un poco más.

LEE: Esta mujer de 83 años encontró una nueva meta en la vida desarrollando aplicaciones móviles

En ese momento, el intruso estaba listo para partir. Aunque Murphy dijo que puede levantar peso muerto de 100 kg, luchó para sacar al hombre de la casa.

«Quiere salir de allí. Y estoy tratando de ayudarlo a salir de la casa, pero es demasiado pesado. No puedo moverlo. Es peso muerto».

En ese momento, la policía llegó en respuesta a la llamada anterior de Murphy.

«Entonces entran», dijo. «Ya se ha acostado porque realmente hice un numerito con ese hombre. Lo digo en serio».

El hombre fue puesto en una ambulancia. Murphy cree que probablemente se sintió aliviado de estar fuera de la casa.

«Creo que estaba feliz cuando se fue en la ambulancia porque yo lo mandé a la ambulancia. Sí, lo hice».