CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Enfermedades

Neurocisticercosis: Un hombre tuvo convulsiones después de comer un caldo. Resulta que tenía tenias en el cerebro

Por Jessie Yeung

(CNN) — Un trabajador de la construcción de 46 años en China que sufría convulsiones resultó tener tenias en el cerebro, sospechadas como resultado de comer carne poco cocinada.

Hace aproximadamente un mes, Zhu (un seudónimo para el paciente), de Luzhou, en la provincia oriental de Zhejiang, compró carne de cerdo y cordero para cocinar en un caldo picante, según un informe publicado la semana pasada por el Primer Hospital Afiliado de Zhejiang Universidad.

Pocos días después, comenzó a sentirse mareado y sufrió dolores de cabeza durante el día, según el informe. Durante la noche, mientras dormía, Zhu experimentaba síntomas similares a los de una convulsión, similar a la epilepsia.

Los compañeros de trabajo de Zhu lo encontraron durante una convulsión y lo enviaron rápidamente a un hospital cercano, donde una tomografía computarizada mostró “calcificaciones intercraneales” y lesiones en el cráneo. Sin embargo, Zhu rechazó más exámenes, no queriendo gastar más dinero, y regresó a casa, según el informe.

Sin embargo, los síntomas no desaparecieron y Zhu continuó experimentando convulsiones. Finalmente, fue al hospital de la Universidad de Zhejiang, donde los médicos realizaron una resonancia magnética y le diagnosticaron neurocisticercosis, tenias en el cerebro.

Después de escuchar que Zhu había comido una sopa caliente recientemente, el médico jefe del hospital especuló que el cerdo y el cordero podrían haber sido infestados con larvas de tenia, que podrían haber entrado en el tracto digestivo de Zhu porque la carne no se había cocinado adecuadamente.

“Solo cociné a fuego lento la carne”, dijo Zhu en el informe. “El fondo de la olla con el caldo picante era rojo, por lo que no se podía ver si la carne se había cocinado bien”.

Zhu se ha recuperado desde entonces, después de que los médicos retiraron las tenias y redujeron la presión sobre su cerebro, según el informe.

La neurocisticercosis es una infección parasitaria que se contrae cuando alguien ingiere huevos de tenia que han pasado a las heces de otra persona que tiene una tenia intestinal. Las larvas salen de los huevos hacia los músculos y los tejidos cerebrales, donde forman quistes, como las “calcificaciones” observadas en las tomografías computarizadas de Zhu.

LEE: Adolescente murió por infestación de huevos de tenia en el cerebro

Las infecciones por cisticercosis ocurren en todo el mundo, aunque estas invasiones parasitarias del cuerpo humano ocurren principalmente en áreas rurales de países donde los cerdos pueden deambular y donde las prácticas de saneamiento son deficientes, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. (CDC, por sus siglas en inglés).

Aunque estas infecciones pueden ser raras entre las personas que viven en países donde los cerdos no tienen contacto con las heces humanas, la cisticercosis se puede adquirir en cualquier parte del mundo, incluidos Estados Unidos y otras naciones occidentales. Solo en junio, una residente de Nueva York informó haber experimentado alucinaciones y desorientación, lo que los médicos creían que se debía a un tumor cerebral, hasta que descubrieron una tenia bebé en su cerebro.

Isaac Yee y Yong Xiong contribuyeron a este informe.