CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
EE.UU.

iPhones, interruptores y juguetes están en la mesa de negociaciones comerciales entre EE.UU. y China

Por Katie Lobosco

(CNN) — El presidente Donald Trump amenazó con aranceles de aproximadamente US$ 160.000 millones para productos hechos en China a partir de este fin de semana.

El arancel del 15% afectaría a los iPhones y otros teléfonos celulares, computadoras portátiles, tabletas, consolas de videojuegos, una variedad de otros dispositivos electrónicos y juguetes que no hayan sido afectados por tributos anteriores.

Los aranceles entrarán en vigencia a la medianoche del domingo, pero Trump aún puede retrasar la implementación de los aranceles o cancelarlos por completo mientras continúan las negociaciones entre Washington y Beijing.

Si la nueva ronda entra en vigencia, casi todas las importaciones chinas a Estados Unidos estarán sujetas a impuestos. Trump ha impuesto varias rondas de aranceles sobre los bienes en los últimos dos años mientras su equipo negociador intenta alcanzar un amplio acuerdo comercial con Beijing, que abordaría prácticas injustas como el robo de propiedad intelectual.

Actualmente, existen aranceles sobre las importaciones chinas por valor de aproximadamente US$ 350.000 millones. Las rondas arancelarias anteriores estaban destinadas a ahorrar a los consumidores estadounidenses, y en su mayoría afectaron los bienes industriales y la maquinaria utilizada por los fabricantes, pero todavía incluían algunos bienes de consumo, como equipaje y gorras de béisbol. En septiembre, la ronda más reciente, los aranceles alcanzaron más del 80% de la ropa y los accesorios que Estados Unidos compra a China.

Un informe reciente dijo que los aranceles de Trump sobre los productos hechos en China podrían costarle al hogar estadounidense promedio US$ 600 al año o, si la ronda de diciembre entra en vigencia, hasta US$ 1.000 al año. No solo afectaría a dispositivos electrónicos y juguetes, sino también a una variedad de otros artículos como decoraciones navideñas, útiles escolares y de oficina, y filetes de abadejo de Alaska congelados.

Los aranceles son pagados por importadores estadounidenses, que pueden decidir asumir el costo o pasarlo a minoristas o consumidores. Los importadores estadounidenses han pagado US$ 42.000 millones adicionales en aranceles desde febrero de 2018, según un análisis de los datos del gobierno realizado por una coalición de libre comercio llamada Tariffs Hurt the Heartland.

Varios estudios han encontrado que la incertidumbre en la política comercial ha sido un lastre para el crecimiento económico. La Tax Foundation cree que los aranceles de Trump reducirán la producción económica, los ingresos y el empleo de Estados Unidos a largo plazo.