CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Oceanía

Cuando la búsqueda de la libertad sale horriblemente mal: la historia de un joven que huyó de los talibanes y terminó suicidándose

Por Hilary Whiteman

(CNN) — El doctor Sayed Mirwais Rohani quiso curar a la gente, pero murió como un hombre destrozado.

Entrenado en China, el joven médico afgano huyó de los talibanes en Kabul solo para quedar atrapado en el sistema australiano de detención de inmigrantes en alta mar.

Terminó con su propia vida en un hotel de la ciudad de Brisbane el 15 de octubre. Tenía 32 años.

La investigación de un forense sobre la muerte de Rohani se encuentra en sus primeras etapas.

El abogado de la familia, George Newhouse, dice que merece una investigación completa. «Su familia quiere llegar al fondo de lo que le sucedió a su hijo», dijo Newhouse, del servicio legal sin fines de lucro del Proyecto Nacional de Justicia.

publicidad

«Pero lo más importante es examinar las fallas sistemáticas en la provisión de atención médica que dejaron a un médico sano tan debilitado y en un estado en el que parece que se quitó la vida».

Rohani murió en Australia, pero su familia dice que sus problemas de salud mental comenzaron a miles de kilómetros de distancia en un centro de procesamiento australiano en la isla Manus en Papua Nueva Guinea (PNG).

Era uno de los miles de solicitantes de asilo enviados allí, a la pequeña nación isleña de Nauru, bajo una política de detención de inmigrantes en alta mar revivida por Canberra en 2012 para hacer frente a una avalancha de barcos migrantes que ingresan a aguas australianas.

El 19 de julio de 2013, el gobierno anunció un elemento disuasorio adicional: cualquiera que llegara después de esa fecha nunca sería reasentado en Australia.

Los que se consideren «refugiados genuinos» se quedarían en PNG o Nauru, o en un tercer país, si se llegara a un acuerdo.

Australia

Casi siete años después, la política ha tenido el efecto deseado.

Entre 2008 y 2014, más de 50.000 personas se embarcaron en el peligroso viaje por mar a Australia.

Ahora, pocos lo intentan.

La detención en alta mar puede haber hecho que disminuyeran los barcos, pero los defensores de los refugiados dicen que también ha creado una cohorte de personas traumatizadas.

Rohani fue uno de ellos.

«Es el peor caso de abuso y negligencia que he visto en 48 años de trabajo en la salud», dijo Gabrielle Rose, una académica jubilada que actuó como defensora voluntaria de Rohani en Australia.

«Todos los sistemas le fallaron a ese muchacho».

El Departamento de Asuntos Internos de Australia se negó a comentar sobre la detención o la atención médica de Rohani, citando problemas de privacidad para este último.

«Quizás te necesiten»

Rohani nació en Kabul en 1987. Era el segundo hijo mayor de seis niños, y pasó la mayor parte de sus años de juventud en la aldea de su padre, Tassan, en la provincia de Ghazni.

«Era muy activo, estaba sano y le gustaba estudiar», dijo su padre, Ahmad Tassangwal, a CNN por teléfono desde Newcastle en el Reino Unido.

Tassangwal huyó de Afganistán en 2001 después de que hombres armados talibanes llegaron a la casa de la familia para arrestarlo. No aprobaron su título universitario y su trabajo en agricultura, dijo.

«Dejé a mis seis hijos y a mi esposa, estuve unos ocho años solo en Inglaterra».

Afganistán

Rohani tenía 14 años cuando su padre se fue, pero cuando Tassangwal recibió permiso para permanecer en el Reino Unido, Rohani era un adulto y, a diferencia de su madre y sus hermanos menores, no era elegible para una visa de reunión familiar.

Los dos hablaban a menudo por teléfono, y cuando Rohani obtuvo buenas calificaciones en biología en su último año en la prestigiosa escuela secundaria Abdul Hadi Dawe de Kabul en 2006, su padre le ofreció pagarle para que estudiara medicina.

Juntos, encontraron un programa asequible en inglés en la Universidad de Medicina de Taishan en China.

Rohani

El padre de Rohani pagó su título de médico con el dinero que ganó en el Reino Unido.

No fue fácil. Tassangwal envió dinero que ganó trabajando en el Reino Unido para pagar el curso de su hijo y los gastos de subsistencia en un albergue estudiantil en Taishan en la provincia de Guangdong.

Milind Zade vivió en el mismo albergue durante la mayor parte de los cinco años y medio de su curso. Tassangwal le dijo a CNN que Rohani era «feliz y amigable».

Zade, ahora médico en un hospital de Nueva Delhi, India, dijo que Rohani habló sobre ir a trabajar al Reino Unido o incluso a Alemania después de graduarse.

«Estaba hablando de establecerse en algún país europeo … Nunca hablamos de Australia», dijo.

Rohani

Sayed Mirwais Rohani se graduó de la Universidad de Medicina de Taishan a fines de 2012.

Sin embargo, a un año de haberse graduado a fines de 2012, Rohani le pagó a un traficante que conoció en Kabul para que lo llevara en barco a Australia, dijo Tassangwal.

Era 2013. La guerra de Afganistán se había prolongado durante más de una década, y los militantes talibanes estaban intensificando sus ataques contra la capital. Sabían quién era y que había estudiado medicina occidental en el extranjero.

«Él me dijo ‘no estoy seguro en este país, tengo que irme de mi país, tengo que ir a algún país seguro'», dijo Tassangwal.

Tassangwal le dijo que no desperdiciara años de su vida, como lo había hecho él, tratando de obtener acceso al Reino Unido.

«Le dije que si iba a Australia, es un país de lengua inglesa, es un país grande sin problemas económicos … ya eres médico».

«Tal vez te necesiten».

Tassangwal reconoce que en ese momento sabía muy poco sobre la política de inmigración de Australia.

«Fue mi culpa. Fue mi culpa, él aceptó mi decisión, mi consejo», dijo Tassangwal.

En septiembre de 2013, el barco de Rohani fue interceptado por agentes de la Fuerza Fronteriza de Australia y, como «no-ciudadano ilegal«, fue detenido y enviado a la Isla Manus, donde permaneció durante casi cuatro años.

En la isla de Manus

Manus se encuentra al norte de la tierra firme de Papúa Nueva Guinea, un lugar que una vez, con su selva, jugó un papel importante durante la Segunda Guerra Mundial como base para la flota naval aliada.

Décadas más tarde, la destartalada Base Naval de Lombrum fue reutilizada como un Centro de Procesamiento Regional Australiano (RPC), que, en su máxima capacidad en 2014, tuvo hasta 1.353 detenidos. Muchos eran apátridas. Otros vinieron de Irán, Afganistán, Pakistán, Irak y otros países devastados por la guerra o empobrecidos.

Las condiciones eran calurosas, estrechas y básicas. Se impidió a los detenidos abandonar el recinto cerrado y protegido mientras se procesaban sus solicitudes de asilo. Tenían la opción de irse a casa, pero como muchos habían arriesgado sus vidas para huir de la violencia y la amenaza de encarcelamiento, pocos optaron por irse.

Rohani tomó la litera superior en una pequeña habitación en el complejo Foxtrot; el refugiado iraní Farhad Rahmati durmió abajo.

Rahmati dice que su compañero de litera pasaba la mayor parte de sus días leyendo libros de texto de medicina que cree que le habían prestado trabajadores de salud comprensivos. «Solía leer libros, durante 10, 12, 14 horas al día. Y cuando le pregunté (por qué), dijo que ‘tenía que mantenerme actualizado. En el futuro, en algún momento tendré que actualizarme en mi profesión», dijo Rahmati.

Rohani hablaba seis idiomas y era la persona a la que acudían las traducciones al inglés, dijo Shamindan Kanapathi, un hombre tamil que huyó de Sri Lanka y habló con CNN desde la capital de PNG, Port Moresby.

«Siempre dijo que quería comenzar su vida y trabajar para la gente pobre, ya sabes, para ayudar a la gente».

La solicitud de asilo de Rohani fue aceptada y le dijeron que podía unirse a los otros refugiados en el East Lorengau Transit Center (ELTC) cerca de la ciudad principal en la isla Manus.

Rohani

El Centro de Tránsito East Lorengau.

Había más libertad en Lorengau, pero no todos los refugiados querían ir.

En 2015, los refugiados dijeron a Human Rights Watch que temían ser atacados y robados por los lugareños.

Kanapathi recordó una conversación que había tenido con Rohani antes de irse.

«Dije, ‘no te vayas, si te vas te reubicarán en PNG permanentemente’. Él dijo: ‘No, no, no va a ser así’ «.

Rohani le dijo a sus amigos que le habían ofrecido un trabajo en el hospital local, dijo Kanapathi. Pero el trabajo no se materializó.

CNN no ha podido verificar si la oferta existía y, si es así, por qué se retiró.

De cualquier manera, una vez que Rohani dejó el recinto cerrado, sus amigos y familiares dicen que comenzó a cambiar.

Gabrielle Rose, su defensora en Australia, fue más contundente en su evaluación.

«Se volvió psicótico. Y se quedó psicótico, sin diagnosticar, sin tratamiento durante años», dijo Rose, que tiene un doctorado en salud pública internacional.

Rose dijo que el comportamiento maníaco de Rohani lo marcó como objetivo en Lorengau. Él le dijo que lo golpeaban regularmente.

Un video publicado en Twitter en 2015 muestra a un hombre que Rose identificó como Rohani, acosado y sacado del Centro de Tránsito East Lorengau.

En 2016, un informe del ACNUR descubrió que el 88% de los 181 refugiados y solicitantes de asilo entrevistados en la isla sufrían un trastorno depresivo o de ansiedad y/o trastorno de estrés postraumático, en gran parte debido a la «detención obligatoria indefinida».

La política de detención indefinida ha sido condenada rotundamente por grupos de derechos humanos y de ayuda, incluidos el alto comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), Amnistía Internacional, Human Rights Watch, Médicos para Refugiados (Doctors 4 Refugees) y Médicos Sin Fronteras (MSF).

Hasta que su contrato expiró en abril de 2018, los servicios de salud en la isla estaban siendo proporcionados por International Health and Medical Services (IHMS), una subsidiaria de la compañía global de salud y seguridad International SOS.

CNN contactó a IHMS para que hiciera comentarios sobre el caso de Rohani, pero remitieron el asunto al Departamento de Asuntos Interiores, que declinó hacer comentarios sobre casos individuales.

John Brayley, el ex director médico de la Fuerza Fronteriza de Australia que fue responsable de la salud de los detenidos de octubre de 2015 a 2017, también rechazó la solicitud de comentarios de CNN.

El gobierno australiano ha defendido reiteradamente su política de detención de inmigrantes en alta mar como una cuestión de seguridad nacional.

Dice que negar a los solicitantes de asilo la oportunidad de establecerse en Australia reduce el incentivo para que las personas hagan el viaje, evitando muertes en el mar y haciendo más seguras las fronteras del país.

Por favor, haz algo por él

En mayo de 2017, Tassangwal se preocupó tanto por la salud mental de su hijo que voló desde el Reino Unido a la isla de Manus en un intento de llevarlo a casa.

Rohani no tenía documentos de viaje y no podía irse sin el permiso de las autoridades de Australia y PNG.

Tassangwal asegura que le dijo a los funcionario de inmigración que su hijo necesitaba atención médica urgente.

«Las enfermeras y los médicos, no entendieron», dijo.

A regañadientes, Tassangwal se despidió de su hijo, con la promesa de que lo ayudaría.

Pero poco después de irse, Rohan tomó una sobredosis y fue transferido a Australia.

Allí, los médicos le diagnosticaron un trastorno afectivo bipolar, una afección que causa cambios de humor extremos y generalmente empeora sin tratamiento.

Entraba y salía del hospital, antes de ser puesto en detención comunitaria en Brisbane, donde vivía en una casa con otros refugiados, sus movimientos estaban limitados por toques de queda, no podía trabajar pero recibía una asignación semanal, dijo Rose, la defensora.

Una vez al mes, era supervisado por un agente de casos de ACCESS, un grupo comunitario sin fines de lucro que ayuda a los refugiados a establecerse.

«Necesitaba a alguien que supiera lo que estaban haciendo, no una visita mensual de cinco minutos por parte de un proveedor de servicios», dijo Rose.

Ella compartió un mensaje de texto de otro refugiado a su asistente social, quien usó la M para hablar de Rohan, pues sus amigos lo conocían como Mirwais:

«Hola M está mal, está cantando todo el tiempo, toda la noche está mentalmente enfermo. Te lo dije más de 20 veces. Por favor, haz algo por él».

ACCESS se negó a comentar sobre la supervisión de Rohani en Australia «debido a la confidencialidad».

El departamento de Asuntos Internos dijo en un correo electrónico: «Los servicios de atención médica para los detenidos en detención de inmigrantes en Australia son comparables a los disponibles para la comunidad australiana, bajo el sistema de salud pública australiano».

Mientras tanto, el padre de Rohani estaba consultando a abogados en el Reino Unido sobre las formas de llevarlo de regreso, y voló a Australia en septiembre de 2018 para llevar el asunto más allá.

Rohani

Ahmad Tassangwal voló a Australia nuevamente en septiembre de 2018 para ver a su hijo.

Por separado, Rose dijo que envió correos electrónicos al ministro del Departamento del Interior y Asuntos del Interior, Peter Dutton, con el apoyo de una carta del médico de Rohani.

«(Rohani) tiene un apoyo psicosocial limitado en Australia y tendría una mayor probabilidad de recaída que si se reuniera con su familia en el Reino Unido», decía la carta.

Rose dijo que la solicitud fue ignorada.

George Newhouse, el abogado de la familia, dice que merecen saber por qué.

«Estoy estupefacto de por qué el gobierno le negaría la oportunidad de estar con su familia y, al mismo tiempo, por lo que nos han dicho, no estaban cuidando adecuadamente de él», dijo.

«Esa crueldad innecesaria aceleró su declive».

Él dice que una investigación expondría las circunstancias que llevaron a la muerte de Rohani.

Cree que las investigaciones deberían ser obligatorias para todos los refugiados enviados a islas extranjeras según la política de inmigración en alta mar de Australia.

Actualmente, las muertes de personas enviadas a islas remotas no están sujetas al mismo escrutinio que en Australia, donde las investigaciones de muertes bajo custodia son obligatorias.

Hasta ahora, 13 refugiados han muerto, según una base de datos no oficial de muertes en la frontera de Australia.

Algunas han sido investigadas por las autoridades australianas, otras no.

En algunas se sospecha de suicidio. En otras se relacionan con fallas confirmadas y presuntas de atención médica.

Newhouse señaló el caso de Hamed Shamshiripour, un refugiado iraní de 31 años que murió en la isla Manus en agosto de 2017. La policía de PNG investigó su muerte, pero la familia de Shamshiripour no acepta su conclusión de que fue un suicidio.

Newhouse dice que la familia de Rakib Khan, un hombre bangladesí de 26 años que murió en Nauru mientras esperaba la evacuación médica a Australia, todavía está esperando respuestas casi cuatro años después de su muerte.

El abogado de derechos humanos no está solo en sus llamamientos para una investigación independiente de todas las muertes.

En julio de 2018, el forense del estado de Queensland, Terry Ryan, recomendó que el fiscal general de Australia «establezca y financie un marco legal para garantizar la investigación judicial independiente de las muertes de solicitantes de asilo transferidos por el gobierno australiano a los países de procesamiento regional».

Dieciocho meses después de su recomendación, todavía no hay un proceso formal.

En un correo electrónico a CNN, la oficina del fiscal general dijo que la recomendación «plantea dificultades prácticas y cuestiones legales complejas» ya que los centros regionales de procesamiento se encuentran en países extranjeros.

«Las investigaciones sobre muertes en estos centros, así como cualquier acuerdo contractual establecido son asuntos para los gobiernos de esos países», dijo.

«No sería apropiado que Australia implemente un marco legal para la repatriación e investigación judicial independiente sobre la muerte de solicitantes de asilo en países soberanos extranjeros. Sin embargo, el gobierno australiano está considerando opciones para desarrollar la capacidad de los países de procesamiento regional en respecto de su capacidad para realizar consultas forenses», decía el correo electrónico.

Newhouse dijo que la sugerencia de que Australia no tiene la responsabilidad de investigar la muerte de personas que han pasado largos períodos de tiempo en centros de detención en el extranjero «ignora la realidad de que personas como el Dr. Rohani dependen totalmente del gobierno australiano para su supervivencia».

«Pretender que otro gobierno es responsable de investigar sus muertes en las remotas islas del Pacífico es simplemente un subterfugio».

Además, dijo que «la propuesta para desarrollar la capacidad de los gobiernos extranjeros para investigar estas muertes es una distracción que desvía la atención de los oscuros secretos de la negligencia de nuestro gobierno y su interferencia política en la provisión de atención médica».

Una puerta cerrada

El día de su muerte, se pudo ver a Rohani en un circuito cerrado de televisión, entrando en un hotel en el centro de Brisbane, con una bolsa negra colgada de su hombro.

Hizo una última llamada a su madre, Hamisha Tassangwal, quien estaba en Australia para apoyarlo. Al día siguiente, la policía la llamó por teléfono para confirmar su muerte.

La semana siguiente, miembros de la comunidad afgana de Brisbane se reunieron alrededor de Tassangwal, una figura afligida con un pañuelo negro, en la mezquita de Kuraby en los suburbios de la ciudad.

Las luces de la mezquita se atenuaron cuando el cuerpo de Rohani fue llevado al estacionamiento en una camilla para las oraciones finales.

Rohani

Ahmad y Hamisha Tassangwal llevaron el cuerpo de su hijo a Kabul, donde fue enterrado el 1 de noviembre.

Fue enterrado en Kabul el 1 de noviembre, rodeado de familiares y amigos.

Ahmad Tassangwal dijo que seis años de detención migratoria le quitaron toda esperanza a su hijo.

«Es como cuando encierras un gato en una habitación y cierras la puerta. El gato corre hacia allá, hacia acá, hacia ningún lado», dijo Tassangwal.

«La inmigración le impidió viajar, la inmigración no le permitió trabajar y la inmigración no lo dejó unirse a su familia».

“El problema era este”.

 

Cómo obtener ayuda: en EE.UU., llame a la Línea de vida nacional para la prevención del suicidio al 1-800-273-8255. La Asociación Internacional para la Prevención del Suicidio y Befrienders Worldwide también puede proporcionar información de contacto para centros de crisis en todo el mundo.