CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Inmigración

Inmigración

Estados Unidos está enviando migrantes de regreso a México; miles han perdido su cita en la corte

Por Priscilla Alvarez

Washington (CNN) — El paradero de miles de inmigrantes que esperan en México su próxima cita judicial en Estados Unidos es desconocido, según las cuentas de abogados y datos analizados por CNN.

Cerca de 55.000 migrantes, muchos de los cuales son de Centroamérica, han sido enviados de regreso a México como parte de una política del gobierno de Donald Trump que les exige esperar en ese país hasta la fecha programada para ir a una corte en Estados Unidos.

La presencia de un individuo en la corte en la fecha establecida es uno de los pocos mecanismos de contabilidad para la población de personas que han caído bajo esta política. Pero a medida que se acercan esas fechas, muchos migrantes, a menudo esperando en condiciones peligrosas en México, no aparecen, lo que destaca en parte las condiciones insostenibles a lo largo de la frontera sur.

La mitad de las personas que esperan en México para una cita programada en la corte no estuvieron presentes en su última audiencia, según datos del Centro de Información de Acceso a Registros Transaccionales (TRAC por sus siglas en inglés) de la Universidad de Syracuse, que rastrea los datos de la corte de inmigración.

Para comparar, casi el 90 por ciento de los inmigrantes que están en Estados Unidos asistieron a su audiencia en la corte, según TRAC.

Una abogada de inmigración en Texas, Norma Sepúlveda, recordó el caso de una joven mujer migrante que esperó en el norte de México durante unos tres meses antes de su primera audiencia judicial en Estados Unidos. Durante ese tiempo, fue agredida sexualmente dos veces, dijo Sepúlveda.

«Tenía tanto miedo que cada vez que estos hombres entraban por la puerta, se orinaba por miedo y ya no podía soportarlo más», le dijo a CNN, Sepúlveda, quien representó a la mujer, refiriéndose a uno de los refugios en los que estuvo ella.

La mujer, impulsada por el miedo, finalmente se mudó al interior de México y no pudo regresar a Estados Unidos para una audiencia de seguimiento. Su ausencia ahora le impedirá en gran medida poder solicitar asilo en Estados Unidos en el futuro.

Ella es una de las casi 17.136 personas a las que se les dijo que esperaran en México, pero no se presentaron en su última audiencia programada, según TRAC.

Las razones por las cuales alguien podría no regresar a Estados Unidos para su audiencia en la corte abarcan toda la gama. Es posible que algunas personas no tengan una manera de llegar a su punto de entrada respectivo para luego ser transportadas a los tribunales en Estados Unidos; algunos han sido secuestrados o agredidos mientras esperaban en México; y otros han optado por regresar a su país natal después de experimentar condiciones difíciles en los campamentos, según entrevistas con abogados y defensores de inmigrantes.

Cuando se le pidió un comentario sobre las cifras de TRAC, un portavoz de la Oficina Ejecutiva de Revisión de Inmigración del Departamento de Justicia, que supervisa los tribunales de inmigración de la nación, dijo que no podía comentar sobre lo que les sucede a las personas.

«El conjunto de datos que ponemos a disposición del público en forma de conjunto de datos sin formato se proporciona como un recurso y no es algo con lo que nuestra oficina pueda ayudar para informar», dijo el Departamento de Justicia.

La administración Trump implementó la llamada política de «permanecer en México» en medio de un aumento en la llegada de migrantes a la frontera sur, argumentando que disuadiría a los migrantes de hacer el viaje hacia el norte.

A pesar de los continuos desafíos legales, un tribunal federal de apelaciones permitió que la política continuara. Como resultado, la política se ha expandido a través de la frontera sur, sometiendo a más solicitantes de asilo a la política y, en muchos casos, devolviéndolos a condiciones peligrosas.

  • Mira: ¿Cuáles son los derechos de los inmigrantes indocumentados si ICE toca a su puerta?

Los migrantes enfrentan obstáculos para llegar a sus audiencias en EE. UU.

La administración Trump había dicho que planeaba acelerar las audiencias para los migrantes que cayeron bajo la política. Pero aun así, puede tomar semanas, si no meses, para que se resuelva el caso de un individuo. Y mientras tanto, los migrantes a menudo esperan en condiciones miserables e inseguras en México.

Algunas de las regiones donde los migrantes quedan en espera han sido consideradas peligrosas por el Departamento de Estado de Estados Unidos.

Human Rights First, una organización de defensa, ha identificado ataques violentos contra migrantes que han sido devueltos a México en informes regulares. En un informe de octubre, el grupo encontró más de 340 informes públicos de violación, secuestro y tortura, entre otros ataques contra migrantes que esperaban en México.

En testimonio ante un panel de la Cámara el mes pasado, Erin Thorn Vela, abogada del Proyecto de Derechos Civiles de Texas que trabaja con migrantes en Matamoros, México, recordó el secuestro de una madre y su hijo.

«Una madre y su pequeño hijo fueron secuestrados menos de una hora después de que el gobierno de Estados Unidos los devolviera por la fuerza a Matamoros», dijo Thorn Vela a los legisladores. «Fueron torturados durante 8 días».

El comisionado interino de Aduanas y Protección Fronteriza Mark Morgan ha defendido la política a pesar de las condiciones peligrosas.

«Continuamos trabajando con el gobierno de México. Les proporcionamos millones y millones de dólares para ayudar con su impulso humanitario que está ahí», dijo Morgan a periodistas a principios de este mes.

La administración ofrece una entrevista de seguimiento para los migrantes que dicen tener miedo de regresar a México, pero solo una pequeña parte cumple con el estándar, según los datos de CBP obtenidos por CNN.

Aún así, la inseguridad y, en ocasiones, las condiciones insalubres, han llevado a algunas familias migrantes a enviar a sus hijos solo a través de la frontera entre Estados Unidos y México. El Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU. (DHS) le dijo a CNN a fines del mes pasado que había identificado a aproximadamente 135 niños bajo su custodia que anteriormente llegaron a la frontera sur con su familia pero que ahora están solo en Estados Unidos.

«Las personas que se fueron pensaron mucho sobre por qué se fueron de América Central, tienen la capacidad de determinar en qué situación se encuentran», dijo Kelly Overton, fundadora de Border Kindness, que ayuda a transportar a los migrantes en México a las cortes de Estados Unidos en la fecha prevista. «Al final, ¿pueden llegar a algún lugar aquí donde puedan alimentar a sus hijos y sus hijos estén seguros mientras esperan?».

  • Mira: Empeoran las condiciones de campamentos de inmigrantes que buscan asilo en EE.UU.

‘Literalmente no puedes esperar’

Border Kindness ha realizado más de 2.500 viajes transportando a más de 1.100 personas de Mexicali a Tijuana para su corte de inmigración en San Diego. Los migrantes se reportan a los funcionarios estadounidenses en la frontera el día de su audiencia, donde son transportados a una sala del tribunal.

Pero los casos no se resuelven en una audiencia. Hay audiencias de seguimiento para argumentar los méritos del caso y el tiempo que toma entre audiencias puede desgastar a los migrantes. En el segundo o tercer viaje de regreso a Tijuana, cada vez más personas dejan de presentarse y deciden regresar a su país de origen o mudarse a otra parte de México, dijo Overton.

«Literalmente no puedes esperar», agregó Overton. «No ves un final a la vista».

Los abogados de inmigración han advertido que en algunos casos, los documentos proporcionados a los migrantes a veces contienen ubicaciones y direcciones de audiencias incorrectas y fechas incorrectas en la corte.

El Departamento de Justicia le dijo a CNN que «los tribunales de inmigración en todo el país pueden recibir presentaciones defectuosas por una variedad de razones», y dirigió preguntas sobre las presentaciones al Departamento de Seguridad Nacional, que no ha respondido a una solicitud de comentarios.

Los abogados también se han enfrentado a su propio conjunto de obstáculos al tratar de comunicarse con clientes que no se encuentran en Estados Unidos. Sepúlveda señaló la dificultad de comunicarse con la joven que representaba y que no tenía teléfono propio.

Los abogados que han cruzado a México para ayudar a los clientes han tenido que tener en cuenta su propia seguridad. Laura Peña, abogada pro bono de la Comisión de Inmigración de la American Bar Association, recordó durante una audiencia de la Cámara de Representantes en noviembre tomar precauciones al viajar a México para visitar a los clientes, incluido cruzar solo durante el día y la coordinación con grupos humanitarios u otros colegas en el área.

Si no fuera por la política, sus clientes probablemente estarían en Estados Unidos donde recibirían consejo legal en la oficina de un abogado u otro lugar privado.
Sin embargo, no todos los migrantes tienen un abogado, lo que los pone en desventaja. La investigación ha subrayado la importancia del acceso al asesoramiento para inmigrantes. La investigación ha demostrado que es más probable que los inmigrantes con abogados puedan ingresar a Estados Unidos.

Preocupaciones sobre la transparencia en el proceso de inmigración

Al expandir la llamada política de «permanecer en México» a principios de este año, la administración Trump construyó carpas en Laredo y Brownsville, Texas, para servir como tribunales improvisados para los inmigrantes que esperan en México hasta su fecha de tribunal. Los jueces en estos casos presiden por teleconferencia desde otros tribunales de inmigración a varios kilómetros de distancia.

Los funcionarios estadounidenses le dijeron a CNN en junio que los tribunales temporales permitirían a los migrantes tener sus audiencias cerca o en el puerto, en lugar de ser transportados a kilómetros de distancia.

Pero los defensores, los abogados de inmigración y los ex jueces de inmigración se han alarmado por el uso de las instalaciones de la tienda de campaña, argumentando que envuelve el proceso judicial en secreto, ya que el público no puede ingresar.

Esas preocupaciones se exacerbaron cuando la administración dijo comenzaría a usar uno de sus centros de adjudicación para escuchar casos. Hasta ahora, los observadores legales han podido observar los procedimientos que se llevan a cabo en las instalaciones de la tienda desde el tribunal donde se encuentra el juez. Pero los centros de adjudicación, que sirven como centro para que los jueces de inmigración ingresen a los casos de forma remota, no están abiertos al público.

Más de una docena de ex jueces de inmigración enviaron recientemente una carta al Director de la Oficina Ejecutiva para la Revisión de Inmigración, James McHenry, subrayando en parte la importancia del acceso público a los tribunales de inmigración, calificándola de «vital para las protecciones constitucionales de los encuestados que comparecen en la corte».