CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Crisis EE.UU. - Irán

¿Cuál fue la lógica de EE.UU. para llevar a cabo el ataque contra Qasem Soleimani en Irán?

Por Nick Paton Walsh

(CNN) — El ataque con aviones no tripulados de Estados Unidos a Qasem Soleimani, jefe de la unidad de la Fuerza Quds del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán (IRGC por sus siglas en inglés), pudo haber sido un “objetivo de oportunidad”, pero claramente tenía autorización presidencial por más tiempo que la noche anterior. Estados Unidos quiere enviar la señal de que esto es deliberado. Pero es escalador y lleva a la región de nuevo al borde del caos.

Entonces, ¿cómo podrían las autoridades de Estados Unidos posiblemente calcular que esta era una buena idea?

Bueno, Irán ha estado atacando a Estados Unidos y sus aliados a través de representantes durante meses. Se les acusa de golpear los campos petroleros sauditas. Un dron estadounidense antes de esto. Petroleros en el Golfo Pérsico. Y esta semana dirigieron ataques contra la embajada de Estados Unidos en Bagdad, dice Estados Unidos.

Los funcionarios podrían argumentar que Estados Unidos ya está siendo atacado por las fuerzas pro iraníes, por lo que la lógica estadounidense podría ser que cualquier respuesta de Irán será un empeoramiento de los mismos golpes asimétricos que ya se están infligiendo.

Es cierto que Irán no tiene el poder militar para enfrentar a Estados Unidos en una guerra abierta convencional. Los funcionarios estadounidenses pueden argumentar que debían enviar una fuerte señal de que esta Casa Blanca no era tímida y que combatiría la violencia con violencia, independientemente de cualquier negativa de Teherán.

Es posible que hayan decidido que la fuerza de esta señal de resolución de EE. UU. —y la eliminación de la línea dura de Soleimani de la ecuación— valdría la pena el riesgo de las próximas semanas de caos y represalias.

Pero, como con todas las estrategias, hay un defecto. Los iraníes tienen un plan. Tenían uno para Iraq, donde continúan teniendo influencia a pesar de las protestas, mientras que Estados Unidos realmente no. Tienen uno para Siria, del que Estados Unidos sigue deseando retirarse. Tienen representantes en Yemen, Líbano y Siria, todos capaces de extraer un precio de los aliados estadounidenses. También pueden extraer un precio de Israel, donde Hezbollah del Líbano tiene cohetes dirigidos a este aliado clave de Estados Unidos, y una línea directa a Irán. Irán es estratégico y es paciente.

Irán también se enfrenta a una Casa Blanca donde el personal clave cambia anualmente. Hay poca experiencia iraní en torno al presidente Donald Trump en este momento: los funcionarios clave, a menudo se eligen simplemente por su postura de línea dura.

Brian Hook, el hombre clave de Trump en Irán, tiene una experiencia limitada en esto.

Existe una gran experiencia en el Departamento de Estado y otras agencias, pero su moral seguramente no está en su apogeo después de los recientes recortes y agitación.

Por lo tanto, nos queda una señal enfática y que cambia el juego de Estados Unidos, hecha con la creencia de que las consecuencias serán desconocidas, pero probablemente manejables. Una certeza será que Teherán buscará exigir un precio de tal manera que se rompa esa creencia.