CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Donald Trump

Donald Trump

8 cosas muy buenas que le sucedieron a Donald Trump esta semana

Por análisis de Chris Cillizza

(CNN) — El presidente Donald Trump tuvo su mejor semana del año y una de las mejores semanas de toda su presidencia.

Considera cuánto le ha ido bien desde el lunes:

1) Las asambleas partidarias de Iowa del lunes fueron una debacle absoluta, al no informar NINGÚN resultado el martes por la tarde y no alcanzar el 100% de los recintos que informan hasta el jueves por la noche. Y en medio de ese caos, no hubo un ganador claro, pues el exalcalde de South Bend, Indiana, Pete Buttigieg, y el senador de Vermont Bernie Sanders están en un empate virtual. “Las asambleas demócratas son un desastre no mitigado”, tuiteó Trump el martes. “Nada funciona, al igual que cuando ellos manejan el país. Recuerden el sitio web de 5.000 millones de dólares de Obamacare, que debería haber costado el 2% de eso. La única persona que puede reclamar una gran victoria en Iowa anoche es ‘Trump'”.

2) A raíz de Iowa, hubo un sentimiento creciente dentro del Partido Demócrata —y entre los que analizan encuestas— de que Sanders era el candidato más probable contra Trump. Si bien la mayoría de las encuestas hipotéticas de elecciones generales muestran que Sanders lidera sobre Trump a nivel nacional, la Casa Blanca, y muchos demócratas que no respaldan a Bernie, creen que el senador socialista democrático sería el oponente más débil del partido contra el presidente.

3) El discurso del estado de la Unión de Trump fue alabado por los conservadores como una lista de sus logros económicos y una desgarradora evisceración de las políticas supuestamente socialistas del Partido Demócrata. (Los demócratas, uh, vieron las cosas de manera muy diferente.) En la cámara legislativa sonaron cánticos de “¡cuatro años más!” de los adoradores de Trump entre los miembros republicanos del Congreso.

4) Trump fue absuelto de ambos artículos de juicio político por una votación casi partidista. El presidente vociferó la absolución repetidamente, sosteniendo una copia impresa de la portada “Trump Acquitted” de The Washington Post en su “celebración” de la victoria.

5) Las nuevas encuestas de Gallup mostraron su aprobación de su gestión está en un 49%, la cifra más alta en la duración de su presidencia. El aumento en la aprobación general de su mandato se debió en gran parte al hecho de que el 94% de los republicanos ahora aprueba el trabajo que está haciendo. Esa mayor concentración de la base ya muy leal de Trump parece tener mucho que ver con la naturaleza partidista del proceso de destitución.

6) El viernes, un juez federal desestimó un caso presentado por los demócratas de la Cámara sugiriendo que Trump había violado la cláusula de emolumentos de la Constitución por su negativa a permitirles examinar sus registros financieros.

7) La economía de Estados Unidos agregó 225.000 nuevos empleos en enero, mientras que la tasa de desempleo se mantuvo bastante baja en 3,6%.

8) Un informe bipartidista del Comité de Inteligencia del Senado dijo que la respuesta de la administración Obama a la evidencia de la participación rusa en las elecciones de 2016 fue inadecuada. El The Washington Post escribió sobre el informe: “Las preocupaciones políticas, según el informe, desempeñaron un papel influyente en la respuesta ‘moderada’ de la administración Obama a la amenaza rusa, ya que el temor de los funcionarios a avivar una temporada electoral políticamente cargada con alertas vocales sobre Rusia la actividad creó un efecto de bola de nieve, permitiendo en última instancia que la campaña rusa proliferara relativamente sin control”.

Es una racha  notable de cinco días para cualquier político, pero especialmente uno como Trump, que tiene una tendencia muy fuerte a sabotear su propio impulso, generalmente con un tuit o una declaración descortés. Si bien Trump trató de hacer precisamente eso con su discurso desquiciado tras su absolución el jueves, incluso la locura de esos comentarios realmente no desaceleró lo que es una buena racha de noticias.

Por supuesto, todavía estamos a nueve meses de las elecciones de noviembre. Mucho puede pasar, y pasará, de vez en cuando. Presumiblemente, el caos total que ha envuelto la pelea de nominación demócrata en los últimos cinco días se disipará un poco, ya que Nuevo Hampshire vota el martes y la forma de la carrera se aclara un poco. Y con el juicio político ahora formalmente finalizado, queda por ver si los republicanos continúan manteniéndose tan firmemente detrás de Trump como lo están ahora. (Es difícil mejorar con un un 94% de aprobación partidista). Además, no se sabe si la economía, o la percepción de la economía, se desacelerará entre ahora y noviembre.

Son montón de “si”. Pero lo que sabemos en este momento es que Trump está sentado en la posición más fuerte para ser reelegido en noviembre en muchos meses. Y esa perspectiva tiene que hacer que los demócratas, que parecen estar en una pelea primaria extendida, estén muy nerviosos.